Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El caso Tres Reyes destapa presuntas extorsiones a seis empresarios


La Voz de Almería
Redacción

La investigación judicial que arrancó por la denuncia de un empresario al que habrían intentado estafar –y posteriormente coaccionar para que pagara 200.000 euros- en una ficticia operación de compra de dinares iraquíes ha acabado por destapar la actividad continuada de un presunto grupo delictivo que extorsionaba a empresarios a los que amenazaban haciéndose pasar por agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). 

La rama almeriense: Carmona, Vargas y Morales
El sumario de la operación ‘Tres Reyes’ tiene documentados hasta cuatro casos en los que, de acuerdo con las imputaciones que constan en las diligencias policiales, se han visto involucrados seis empresarios (tres de Almería, dos de Murcia y uno de Málaga), a los que exigieron fuertes cantidades de dinero bajo amenazas, bien desde un primer momento, bien tras un intento fallido de estafa.

Según la investigación, en la actividad del grupo, perfectamente organizado y con una estructura piramidal, participarían con distintas funciones las siete personas imputadas en el sumario, las mismas que fueron detenidas los días 17 de abril en Málaga y Madrid (José Antonio Mateos, Ignacio Flores, Luis Miguel Graña) y el día 18 en Almería (José Abad, Rogelio Vargas, Ángel Morales y el exabogado jefe del Estado en Almería Demetrio Carmona). De ellos dos están en prisión, Abad y Mateos.

El ‘núcleo duro’ del grupo lo constituirían los cuatro primeros, mientras que los tres segundos aparecen identificados como quienes facilitaban la información de las posibles víctimas y la capacidad económica de éstas, valiéndose, sobre todo, del perfil de Demetrio Carmona, quien, por su posición de alto funcionario durante 25 años, poseía buena información y contactos del mundo empresarial de Almería, siempre según la investigación. 

Edición de hoy de La Voz
La actividad en la provincia se retrotrae a unos seis meses, a finales de 2012, cuando el grupo inicial, cuyos componentes residen en Madrid y Málaga, contacta con Demetrio Carmona, Vargas y Morales a través de antiguas relaciones de este último. Ante ellos se hacen pasar como agentes del CNI, engaño que estos creen hasta el final.

Acuerdo de reparto

A partir de ese momento –señalan los informes de la Policía Judicial de la Guardia Civil- y en base a la información que aportan los almerienses del grupo, da inicio la actividad delictiva “previo acuerdo de reparto del dinero que logren conseguir”.

Las víctimas eran empresarios que, o bien mantenían deudas o litigios con Demetrio Carmona y su entorno, o bien poseían algún bien (caso de los dinares) con el que intentar un engaño. La investigación determina que las acciones delictivas “se apoyan en la persona de Demetrio Carmona, el cual realiza un primer contacto con las víctimas y presenta a los otros miembros del grupo o a uno de ellos, dependiendo del hecho”.

Desde ese momento, los falsos agentes del CNI entran en acción exigiendo cantidades de dinero bajo amenazas de detener y encarcelar a las víctimas, ante las que alardean de tener información privilegiada de su actividad, pleitos y patrimonio por trabajar para La Casa (como es conocido el CNI en el argot de las fuerzas de seguridad).

Siete personas han prestado declaración en las últimas semanas ante la Guardia Civil y en el juzgado como perjudicados/testigos en este proceso. Además de los seis empresarios, figura un inspector de Hacienda de Málaga al que uno de los falsos agentes engañó para conseguir información de uno de los presuntamente extorsionados.

- Manuel Rodríguez Lozano es quien presentó denuncia después de que los falsos agentes de inteligencia le reclamaran 200.000 euros bajo amenaza de detenerlo cuando este percibió un intento de engaño en la propuesta de comprarle billetes de dinares iraquíes propiedad de una sociedad en la que este participa.

- Los empresarios murcianos Antonio Subiela (antiguo socio de Demetrio Carmona) y José Antonio García Subiela denunciaron haber recibido amenazas continuadas reclamándole una deuda de 6 millones de euros que estos mantendrían con Carmona por las antiguas sociedades en común. Las presiones, ejercidas por uno de los falsos agentes, concretamente José Abad, habrían llevado a exigirle que pusiera acciones del negocio de un manantial a nombre de uno de los miembros del grupo.

- Los empresarios de Tíjola Estanislao Berruezo y Javier Berruezo declararon haber recibido amenazas continuadas reclamándoles ingentes cantidades de dinero por parte de José Abad en nombre de Demetrio Carmona. Los Berruezo habían tenido negocios con Carmona y se habían enfrentado en litigios por desacuerdos con las sociedades. 

- El malagueño José Morales reconoció haber pagado grandes cantidades de dinero al grupo fruto de un engaño continuado, a raíz de haber conocido a sus integrantes por Rogelio Vargas, llegando –según su declaración- a sufrir amenazas cuando quiso dejar de aportar dinero.

La investigación se amplía

La denuncia del primero de todos ellos fue la que dio origen a unas diligencias de investigación de la Guardia Civil a finales de enero.

Los primeros datos obtenidos, identificaciones y averiguaciones llevaron a los agentes a deducir que no se trataba de un caso puntual ni casual, sino que las personas que estaban detrás del presunto delito podían participar de una trama delictiva organizada, por lo que solicitaron la interceptación de teléfonos, autorizada por el Juzgado de Instrucción número 1 a mediados de marzo. Las escuchas telefónicas y los seguimientos (con fotografías) de las reuniones de los implicados fueron destapando el alcance real de su actividad. Una actividad que, en resumen, consistiría en “adquirir información económica y patrimonial de personas con alto poder adquisitivo de la provincia y hacer uso de la misma para su lucro personal, intentando en algunos casos ejecutar delitos de estafa y acudiendo a la extorsión en caso de que no se pudiera llevar a efecto, o en otros casos acudir directamente a la extorsión, haciéndoles creer  que eran agentes del CNI”.

Cómo funcionaba el presunto grupo criminal
según la instrucción

Estructura

Los informes policiales que obran en la causa judicial dibujan un grupo de funcionamiento piramidal, con un reparto definido de funciones:

■ José Antonio Mateos era quien dirigía, coordinaba y dinamizaba el grupo desde una posición distante, pero en continuo contacto. Se hace pasar por capitán del CNI.

■ Ignacio Flores, Nacho, era la mano derecha de Mateos, quien transmitía sus instrucciones al resto e intervenía directamente en algunos casos.

■ Luis Miguel Graña, acompañaba siempre al segundo.

■ José Abad, Giuseppe, era quien contactaba con las víctimas, amenazaba con utilizar información privilegiada y exigía dinero. Controlaba también a los miembros almerienses del grupo. Se instaló en Almería y entabló una relación más personal con ellos.

■ Demetrio Carmona y Rogelio Vargas eran quienes aportaban toda la información sobre las víctimas y la capacidad económica de las mismas.

■ Ángel Morales realizaba funciones de enlace de Ignacio Flores y era la segunda vía de ‘control’ de las personas de Almería (Carmona y Vargas) para evitar que cobraran dinero de las actividades sin informar al resto.


Desde cuándo

La investigación establece que el presunto grupo criminal llega a Almería hace unos seis meses, a finales de 2012, si bien la relación entre ellos parte de años atrás. Es a través de los contactos con Angel Morales como acceden a este y a su círculo de amistad en Almería, que son Demetrio Carmona, quien ha ejercido durante 25 años como abogado del Estado en Almería, y Rogelio Vargas, abogado ejerciente en la provincia y amigo de Carmona. La relación la obtienen a través de Nacho Flores, quien se identifica ante ellos como agentes del CNI. Es quien les presenta al resto en distintos viajes a Madrid y Málaga. Se ofrecen para solucionar los problemas de Demetrio Carmona, cesado por esos días como abogado jefe del Estado. El engaño se mantiene hasta el final.

Modus operandi

La información del sumario describe una forma de actuar muy similar en todos los casos, que se resume en:

1.- Una primera entrevista con la víctima por parte de Demetrio Carmona o de una persona que viene en su nombre.
2.- Una relación comercial anterior con Carmona o un conocimiento de este de las actividades comerciales que realiza el empresario.
3.- La entrada posterior de otras personas distintas que se identifican como miembros del CNI e informan a la víctima de que poseen información por la condición y el cargo que ocupan.
4.- La exigencia de una cantidad de dinero por parte de esas personas, bajo amenazas de ser detenidos en caso contrario.

Falsos documentos. Placas y carnés.

A los integrantes del grupo que se hacían pasar por agentes se les incautaron placas y documentos falsos del Centro Nacional de Inteligencia y del Centro de Inteligencia de la Defensa.

La rama almeriense

Demetrio Carmona del Barco, exabogado del Estado. La investigación le señala como la persona que, dado su conocimiento, proporciona información al grupo sobre  empresarios (situación, patrimonio etc). En dos casos se trata de personas con las que tiene conflictos de dinero, a quienes el grupo intenta cobrar.

Rogelio Vargas Carmona, abogado. Al igual que el anterior, los informes policiales le señalan como persona que facilita información. Es asesor jurídico de Carmona en algunos de los pleitos que este mantiene con antiguos socios.

Ángel Morales. Empresario.
(Publicado en La Voz de Almería, edición de papel. Autorizada su reproducción)

7 comentarios:

  1. Los cuatro supuestos extorsionados son unos empresarios de muy dudosa reputacion. No me creo nada. Investigarlos y Os echais a correr.

    ResponderEliminar
  2. Mirar una empresa que de llama wayne consulting sl. Un extorsionado menos.... Que sin verguenza

    ResponderEliminar
  3. En Mazarron todos conocemos a Antonio Subiela, a su hermano, padre y etc, estos venden por un duro, no por un Euro a su padre no por que ha sido extorsionado, esto no se lo cree nadie, esto es lo que ha investigado la Guardi Cvil, para esto que se pongan con el radar, donde esta el subdelegado del gobierno, el alcalde de Almeria, etc y los siguientes cargor. No nos consteis mas cuentos.

    ResponderEliminar
  4. Sobre Estanislao Berruezo: "...el furgón blindado de una entidad bancaria de Molina de Segura trasladó a la notaría un total de 8.660.000 euros en billetes de 500 euros..."

    Ahi dejo enlace por si alguien le interesa:

    http://www.laverdad.es/murcia/v/20100612/region/imponen-fianza-record-promotores-20100612.html

    ResponderEliminar
  5. El Berruezo el baza y Guadix conocido como el millonario sus negocios q los investige
    La guardia civil, en Almería y Murcia conocido como el Beruso q la benemérita lo investige un poquito, no sera q a algunos le gusta muchos frecuentar los negocios del Beruso.

    ResponderEliminar
  6. Todavía no e sabe nada de las reuniones del subdelagado del gobierno con el exabogado del estado, porque este ya no estaba es su cargo, diremos como Mouriño porque, porque, porque, porque, porque...............................

    ResponderEliminar
  7. Rogelio Vargas alias en Adra el cojo de ADra, por lo bien que baila las sevillanas

    ResponderEliminar