Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El voto de los compromisarios del PP de Almería


Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

El Partido Popular de Almería ha estado representado en el XIX Congreso por 75 compromisarios. ¿Cuántos de estos compromisarios se ha decantado por Pablo Casado y cuántos por Soraya Sáenz de Santamaría? No es fácil saberlo. Cuando una papeleta se recoge en una cabina y se introduce en un sobre cerrado antes de depositarla en la urna resulta muy difícil, casi imposible, determinar el sentido de ese voto. Los organizadores del congreso han sido muy cuidadosos a la hora de preservar el anonimato, y creo que lo han conseguido.

Papeleta del compromisario Fernando Giménez

En esta situación, la cercanía al conocimiento del voto de un compromisario solo se puede tener si éste lo manifiesta públicamente o se dan las circunstancias precisas que conduzcan a una conclusión. A veces incluso hay que tener cierta cautela con estas premisas, pues no siempre las cosas  son como parecen o como nos dicen que son. Tengo guardada en la memoria una anécdota que me contó, hace muchos años, Adolfo Pérez López, el que fue alcalde de Garrucha por UCD. Posiblemente él ni la recuerde. Era el día de las elecciones municipales. Un elector acudió a votar, pero se presentó tarde en la mesa. Lógicamente, no lo dejaron ejercer su derecho al voto. El hombre, muy alterado, acudió en auxilio del alcalde. “¡Los rojos no me dejan votar, don Adolfo!”, clamaba. El alcalde sabía más o menos de qué pie cojeaba el señor y se sorprendió de que acudiera en súplica a él. Lo convenció tras hacerle ver que la admisión de su voto podría ocasionar la impugnación de la mesa y ser mayor el daño ocasionado que el beneficio de un solo voto. Al final, el hombre se fue conforme, pero quien entró en duda sobre el sentido del voto en cuestión fue el propio Adolfo. El susodicho traía el sobre preparado de casa y lo tiró a la papelera. Adolfo no se quiso ir esa noche a la cama con la duda: fue a la papelera, abrió el sobre en cuestión y dentro lo que había era una papeleta con un puño y una rosa.

Compromisarios del PP de Almería

¿Por qué cuento esta anécdota? En realidad, por nada (solo porque es graciosa), pues en el caso de las primarias del PP no creo que se dé una situación similar, por lo que no hay que dudar del sentido del voto de quien explícitamente lo manifiesta. En la primera fase de las primarias los inscritos almerienses dieron 804 votos a Cospedal, 407 a Sáenz de Santamaría y 178 a Casado.  Tras ser excluida del proceso, Cospedal ha unido sus esfuerzos a los de Pablo Casado, por lo que se podría determinar que Almería iba a estar –ha estado- con el exvicesecretario general. Además, de una manera holgada. ¿Ha sido así? "Los compromisarios almerienses que han votado a Cospedal no van a votar a Casado", escribió de forma rotunda en su carta semanal el director de ‘La Voz de Almería’, Pedro Manuel de la Cruz. Parece que ha fallado su visión de futuro. Su redactor Simón Ruiz, desplazado en el congreso, lo aclara: “Según distintas fuentes, de los 75 compromisarios más de 60 habrían escrito en su papeleta el nombre del exvicesecretario de Comunicación y menos de 15 el de la exvicepresidenta del Gobierno”. Los ‘signos externos’ apuntan a que los números de Simón Ruiz andan cerca de la realidad.

Nuevas Generaciones de Almería se felicita por la elección de Javier Aureliano García Molina

De los 75 compromisarios almerienses son pocos los que explícitamente han manifestado el sentido de su voto. A favor de Pablo Casado han declarado su voto Javier Aureliano García Molina (que ha entrado en el Comité Ejecutivo Nacional), Juan José Matarí, Carmen Navarro, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, Eugenio Gonzálvez y Maribel Sánchez. Por la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría han votado Ramón Fernández-Pacheco, Francisco Góngora, Carmen Crespo y Aránzazu Martín.

Tras el congreso, quien también ha declarado su voto por Pablo Casado –y, además, ha fotografiado su papeleta- ha sido el diputado provincial Fernando Giménez. “Mi voto fue para Pablo Casado, como todos sabéis, porque estoy seguro que es el mejor y lo va a demostrar”, ha dicho en Facebook.  La concejal de Roquetas Rocío Sánchez Llamas no lo manifiesta de forma tan explícita, pero se sobreentiende. Si hubiera que juzgar por la cantidad de compromisarios que han dado un ‘me gusta’ al comentario de Fernando Giménez, y ese símbolo de agrado fuera sincero, de lo que no hay por qué dudar, se puede concluir que las cifras que ofrece Simón Ruiz (60-15) andan cerca de la realidad. Tras este amasijo de cifras/votos se puede concluir que hace unas pocas semanas el Partido Popular de Almería era ‘cospedalista’ en primer término y ‘sorayista’ en segundo lugar. Hoy no es ni una cosa ni otra: es ‘pablista’. “O sea, como Arenas”, que diría una mente perturbada.

Adiós al marianismo, bienvenida al aznarismo


Pedro Manuel de la Cruz
Director de La Voz de Almería

➤➤➤Se lo escribí a Simón Ruiz mientras los más de tres mil compromisarios aclamaban a Rajoy durante su última intervención como presidente del PP: “La mayoría de los que esta tarde le aclaman hasta el delirio, mañana votarán lo contrario de lo que con tanta emoción sincera aplauden hoy”. No tenía datos objetivos, pero el ambiente que se respiraba en los salones del Hotel Marriot y el dibujo de la derrota presentida que se perfilaba en los rostros de Juanma Moreno, Antonio Sanz o Carmen Crespo delataba la bancarrota de su candidata.

Pablo Casado

Cuando sugerí a Crespo la situación de incomodidad en que quedaría el presidente andaluz si no ganaba Soraya, la portavoz del partido en el Parlamento andaluz solo atisbó a responder que no pasaría nada “porque Juanma y Pablo son amigos íntimos”. Cuando en una batalla alguien apela a la íntima amistad de los contendientes es que ya ha asumido la derrota. En política no hay amigos, solo Poder y lo alcanzas o lo pierdes. La amistad es un sentimiento efímero que solo se mantiene el tiempo que duran los intereses compartidos.
La expresión más cercana al desánimo que he observado en toda la campaña la encontré dibujada en Gabriel Amat, el político que menos se jugaba en la partida, el que, venciera Casado o Soraya, siempre sería ganador 
Sostienen los clásicos que la cara es el espejo del alma y quizá por eso la expresión más cercana al desánimo que he observado en toda la campaña la encontré dibujada en Gabriel Amat. El político que menos se jugaba en la partida, el que, venciera Casado o Soraya, siempre sería ganador porque no se decantó por ninguno y fue exquisito en el trato con todos, no ha podido durante estas semanas y no pudo el viernes evitar la sombra sutil del pesimismo. Ni horas antes de la votación decisiva, cuando (¡bueno es él!, ya había conseguido que dos de sus hombres de máxima confianza ocuparan puestos privilegiados en las dos candidaturas -Ramón Fernández en la de Soraya y Javier Aureliano en la de Casado- el rostro de Amat abandonó el perfil de la decepción ante la imposibilidad de una lista unitaria.

Portada de La Voz de Almería

La cultura tribal de las primarias no está en los registros políticos del PP y esa es una carencia de la que todos son conscientes, aunque no se atrevan a decirlo. Acostumbrados al cesarismo de Fraga y Aznar, la batalla de Valencia en 2004, en la que salió vencedor Rajoy frente al aznarismo de Esperanza Aguirre, solo fue un ensayo, casi un juego floral comparado con la guerra sin cuartel librada en las ultimas cuarenta y ocho horas en Madrid.

De estas semanas de enfrentamiento a campo abierto pueden sacarse varias conclusiones y, casi todas, poco alentadoras para el principal partido del país. La primera conclusión es la certeza, ya indisimulable, de que el PP no estaba preparado para gestionar con inteligencia su paso a la oposición. Durante los gobiernos de Zapatero los populares supieron adaptarse, aunque con alguna patología obsesiva por las teorías extravagantes, a la salida abrupta del poder tras su impúdica gestión del 11 M. Rajoy, que hasta la mañana de las elecciones sostuvo la autoría etarra (¿obligado por Aznar y su periodista de cabecera?, no lo descarten) fue imponiendo un nuevo estilo para gestionar con los menos daños posibles aquella debacle electoral tan inesperada.
Solo el desconcierto y la desorientación explican la enmienda a la totalidad que supone la elección de Casado frente a Soraya 
Catorce años después, el desalojo del poder tras la moción de Sánchez les ha acercado, más allá de los llamamientos protocolarios de ayer, al riesgo cierto del desconcierto y la refundación. Porque solo el desconcierto y la desorientación explican la enmienda a la totalidad que supone la elección de Casado frente a Soraya apenas veinticuatro horas después de haber aplaudido hasta la desmesura los logros del gobierno en el que ella fue vicepresidenta.

En el umbral que separa un atardecer de un mediodía, centenares de compromisarios olvidaban los últimos siete años de gestión en los que el gobierno -su gobierno- ha sacado al país de una de las crisis más graves que se recuerdan y ha plantado cara (aunque a destiempo y tras una pasividad cercana al bochorno) al desafío independentista. Llegados a este punto, la pregunta es inevitable: ¿Por qué esta contradicción entre lo que se aplaude (la gestión de Rajoy, el marianismo, en suma) y lo que se vota (el regreso del aznarismo y el aguirrismo)?
En medio de la desorientación, entre el pragmatismo de una tecnócrata y la épica de un ilusionado, la tropa siempre sigue al guerrero
El porqué de este por qué quizá pueda encontrarse en que, mientras Soraya personificaba el posibilismo de quien ha gobernado en medio de la tormenta, Casado encarnaba el rearme ideológico y el regreso a las esencias de quien nunca se ha visto obligado a tomar una decisión de gobierno. Y ya se sabe: en medio de la desorientación, entre el pragmatismo de una tecnócrata y la épica de un ilusionado, la tropa siempre sigue al guerrero. Aunque corra el riesgo de que, en medio de la batalla, la bala incontrolable de un máster acabe derribándolo.

El PP de Almería, con Casado


Simón Ruiz
Enviado especial

➤➤➤Acabó el misterio y se deshojó la margarita por completo en la clausura del congreso nacional extraordinario del Partido Popular. Los almerienses se volcaron de manera mayoritaria con el triunfador de la contienda, Pablo Casado Blanco, nuevo presidente. La delegación almeriense la formaban más de 70 compromisarios entre electos y natos. Había quienes apoyaban a Soraya Sáenz de Santamaría y quienes optaron por Pablo Casado, dentro de la libertad de voto pregonada desde la dirección provincial (Gabriel Amat) y de la aspirada neutralidad. Ganaron estos últimos.

Javier Aureliano García, con Casado, y Ramón Fernández-Pacheco, con Sáenz de Santamaría

Según distintas fuentes, de esos compromisarios más de 60 habrían escrito en su papeleta el nombre del exvicesecretario de Comunicación y menos de 15 el de la exvicepresidenta del Gobierno de la Nación. El voto en el congreso nacional extraordinario del PP era secreto. En eso se ha insistido mucho en estos días. Por eso, siempre será arriesgado atestiguar al cien por cien que Casado tuvo esos apoyos de Almería. Pero hay un dato más que relevante. En las recientes primarias, María Dolores de Cospedal dobló en votos en territorio almeriense a Soraya Sáenz de Santamaría. O, lo que es lo mismo, los ‘cospedalianos’ llevaron a Madrid el ‘mandato’ de apoyar a Pablo Casado porque la exsecretaria general no pasó el corte de las primarias. Entre ellos había indecisos, pero todo indica que fueron convencidos en la segunda visita de Pablo Casado a Almería (ayer sábado hizo una semana) y en los pasillos del cónclave en el Hotel Marriot de Madrid.
Casado ha recompensado el apoyo del PP de Almería con la inclusión de Javier Aureliano García Molina en el Comité Ejecutivo Nacional
Casado ha recompensado el apoyo del PP de Almería con la inclusión de Javier Aureliano García Molina en el Comité Ejecutivo Nacional. Como se ha publicado en los últimos días, la delegación almeriense viajó dividida a la capital de España, y con los apoyos más claros hacia Soraya Sáenz de Santamaría. La exvicepresidenta del Gobierno con Mariano Rajoy encontró en estas tierras del Sur el respaldo de dos alcaldes de grandes ciudades, el de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, y el de El Ejido, Francisco Góngora, así como de la portavoz parlamentaria en la Cámara andaluza, Carmen Crespo, y la diputada autonómica Aránzazu Martín. Fernández-Pacheco fue incluido en la propuesta de Comité Ejecutivo de Soraya.

Conocido el resultado de ayer, el regidor almeriense puso en valor el perfil político de Pablo Casado para ocupar la presidencia nacional. A esos nombres propios hay que sumar los de los diputados Juan José Matarí y Carmen Navarro y los tres senadores electos, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, Eugenio Gonzálvez y Maribel Sánchez. Apoyaron primero a Cospedal y ahora a Pablo Casado. Y, al margen de ellos, hay quien se ha situado en la llamada ‘neutralidad’. No han desvelado a quién iban a votar. Son los casos de la senadora autonómica Rosario Soto y el parlamentario Pablo Venzal Contreras.


Se equivocó Pedro Manuel de la Cruz
Emilio Ruiz

El director de La Voz de Almería, Pedro Manuel de la Cruz, es un excelente analista de la situación política en la provincia. Sus previsiones raramente no se cumplen. Pero esta vez no ha acertado. Nunca pensó que quienes en Almería habían apoyado a Cospedal, quince días después iban a elegir la papeleta de Pablo Casado.



Hace dos semanas, una vez finalizada la primera fase del proceso de primarias, en su artículo dominical, manifesto: "Quienes optaron el jueves por Cospedal no van a tener mucha dificultad en votar a Soraya en el momento decisivo. Y no lo van a tener porque con su apoyo a la exvecepresidenta recuperarán el camino del reencuentro de aquellos -Juanma Moreno, Javier Arenas- con dolor se alejaron. Los compromisarios almerienses que han votado a Cospedal no van a votar a Casado". Pues, sí, parece que sí, que han votado a Casado, tal como informa desde Madrid Simón Ruiz.

Teresa Rodríguez gana el pulso a Pablo Iglesias


Emilio Ruiz

➤➤➤La segunda Asamblea Ciudadana de Podemos, celebrada en febrero de 2017, conocida como Vistalegre-II, se clausuró al grito de "Unidad, unidad, unidad". Ocho mil gargantas clamaban por poner fin  a una lucha cainita entre los dos sectores más importantes del partido, los encabezados por Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Ciertamente, pablistas y errejonistas firmaron la paz, pero se dejaron un cabo suelto: Podemos Andalucía, dominado por los Anticapitalistas. Teresa Rodríguez fue a aquel cónclave con el encargo de la asamblea regional de “alcanzar un Podemos andaluz con más autonomía política, financiera y organizativa”. Ni la escucharon. Es más, cuando se redactaron los estatutos los ‘anticapis’ observaron que el grado de centralismo de la organización sobrepasaba con creces lo acordado en Vistalegre. Para que no hubiera equívocos. La ejecutiva andaluza mostró su “indignación y malestar”, pero la cosa no fue a más.

Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias (Foto: Confidencial Digital)

Teresa Rodríguez se vino de Vistalegre con el rabo entre las piernas, dicho sea de forma vulgar. Pero la gaditana tiene como lema de cabecera, desde que está en política, la máxima de Persio, de la que quiso apoderarse Cela, “Qui resistit, vincit”. Y desde aquel mismo día empezó a buscar fórmulas para llegar, por la vía de los hechos, al destino que Pablo Iglesias le negaba.  Sus aliados fueron Antonio Maíllo, coordinador de IU Andalucía, y unos cuantos andalucistas huérfanos de partido. El Partido Comunista de España dio el ok. Crearon ‘Adelante Andalucía’, algo que aún no se sabe si es una confluencia, un manifiesto, una organización, un movimiento o un partido político. Puede ser cualquiera de estas cosas, o cualquier otra, según avancen los acontecimientos. Para ver más o menos por dónde van los tiros hay que entretenerse en analizar las palabras de Enrique Santiago, secretario general del PCE: “Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo están demostrando gran altura de miras al anteponer los intereses del pueblo andaluz a cualquier interés particular. El núcleo de la confluencia andaluza es Andalucía, no Podemos, ni IU”. Interprétense estas palabras como se desee.
Teresa Rodríguez se ha hecho con el primer puesto en las ocho provincias, además del segundo en siete –incluida Almería- y el tercero en seis. O sea, victoria por goleada
Viendo la bola de nieve que se les venía encima en las primarias para la Junta de Andalucía, Pablo Iglesias y Pablo Echenique han pretendido pararla creando la candidatura ‘Defender Podemos Andalucía’, avalada por un desfasado Cañamero y una voluntarista Isabel Franco. Los pablistas se han tenido que conformar con un solo voto de cada cuatro. Teresa Rodríguez se ha hecho con el primer puesto en las ocho provincias, además del segundo en siete –incluida Almería- y el tercero en seis. O sea, victoria por goleada.
Teresa Rodríguez tiene engrasados ya todos los engranajes. Incluso ha inscrito su propia Marea Andaluza en el registro estatal de partidos políticos. Pero ‘los pablos’ aún no han dicho la última palabra
Aún no se sabe cuándo convocará Susana Díaz las elecciones en Andalucía. Sean cuando fueren, Teresa Rodríguez tiene engrasados ya todos los engranajes. Incluso ha inscrito su propia Marea Andaluza en el registro estatal de partidos políticos. Pero ‘los pablos’ aún no han dicho la última palabra. Ellos, de estrategia, entienden, y lo menos que desean es oír aquella frase que la sultana Aixa dijo a su hijo Boabdil: “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre” (¡habrá frase más machista!). O sea, que hay partido.

Una aproximación a AFAL: donación Autric-Tamayo


Nuria Torrente
@opinionalmeria

➤➤➤El Museo Reina Sofía, de Madrid, presenta estos días la exposición Una aproximación a Afal: Donación Autric-Tamayo, que se nutre de una selección de la donación de 650 fotografías realizada al Reina Sofía de la familia Autric-Tamayo. Esta donación se suma a las realizadas por Carlos Pérez Siquier, la Fundación Alberto Schommer, Agustín Pániker, Aurora Ontañón, Gonzalo Juanes Asensio y de los hermanos Terré Alonso. La llegada de estas fotografías de la mano de Autric-Tamayo a la Colección va a permitir completar y reforzar el núcleo de fotografía española de mediados del siglo pasado y convertir a la institución en una referencia para el estudio e investigación de la obra de AFAL, colectivo al que se dedicará una sala permanente con el nombre de los donantes Autric-Tamayo, en la cuarta planta del edificio Sabatini.


La exposición reúne la obra de 13 reconocidos fotógrafos: Joan Colom (Barceloºna 1922 - 2017) Gabriel Cualladó (Massanassa, Valencia 1925 - Madrid 2003), Francisco Gómez (Pamplona 1918 - Madrid 1998), Gonzalo Juanes (Gijón 1923 - 2011), Ramón Masats (Caldes de Montbui 1931), Oriol Maspons (Barcelona 1928 - 2013), Xavier Miserachs (Barcelona 1937 - 1998), Francisco Ontañón (Barcelona 1930 - Madrid 2008), Carlos Pérez Siquier (Almería 1930), Leopoldo Pomés (Barcelona 1931), Alberto Schommer (Vitoria 1928 – Madrid 2015), Ricard Terré (Sant Boi de Llobregat, Barcelona 1928 - Vigo 2009) y Julio Ubiña (Santander 1922 - Barcelona 1988).

A partir del relevante conjunto de fotografías de este grupo reunido durante más de veinte años por Adolfo Autric y Rosario Tamayo, Laura Terré, hija de Ricard Terré y comisaria de esta muestra, propuso al Museo en 2016 reunir un conjunto representativo de obras de Afal como respuesta al interés que en los últimos años el Reina Sofía ha demostrado por la fotografía española de mediados del siglo XX y en particular por estos fotógrafos. Buena cuenta de ello es que a partir de 2009 se dedica una sala dentro de la Colección permanente a la fotografía de ese momento, se presenta la exposición Libros que son fotos, fotos que son libros y se publica el volumen fotos & libros. España 1905-1977.

FECHAS:                   13 de junio de 2018 – 19 de noviembre de 2018
LUGAR:                     Museo Reina Sofía. 4ª planta
ORGANIZACIÓN:      Museo Reina Sofía, Madrid
COMISARIADO:        Laura Terré
DIRECTORA DEL PROYECTO: Rosario Peiró
COORDINACIÓN:     Carolina Bustamante y Concha Calvo

Lío en Cuatro Vegas


Antonio Fernández
Periodista

➤➤➤ Si el proceso electoral en la Comunidad de Regantes Cuatro Vegas de Almería ya venía caliente, la decisión de la actual directiva y de su presidente de dar de baja en el censo al candidato alternativo, Vicente Serrano, y a otros 250 comuneros, la mayoría de ellos alineados con la candidatura de Serrano, ha descolocado a los opositores. Esa decisión les fue comunicada por carta durante el día de ayer, lo que ha desatado la indignación de los excluidos porque se produce apenas cuatro días antes de que se celebren las elecciones, previstas para el próximo martes, lo que imposibilita la opción de presentar recurso contra la medida.

Los excluídos del censo no lo entienden

La posibilidad de que se procediera a dar de baja a este grupo de comuneros ya había sido insinuada días atrás por el propio presidente de la comunidad, José Antonio Pérez, cuando comentó que muchos de los ‘opositores’ estaban fuera de la zona regable de Cuatro Vegas. Pero lo que ha llevado a la indignación de Serrano y sus compañeros de lista es que, según explicó ayer, “cuando presentamos la candidatura el pasado día 9 de julio estábamos dentro del censo y ahora, a falta de cinco días para las elecciones, no se puede cambiar ese censo, coincidiendo además, casualmente, con el día en el que se cierra el plazo para presentar candidaturas y a escasos cinco días de la celebración de la asamblea para las elecciones”.
Los integrantes de la candidatura de Vicente Serrano creen que de esta manera Pérez Sánchez “se asegura que nadie se presenta a las elecciones y se queda él como candidato único
Los integrantes de la candidatura presidida por Vicente Serrano ven una clara intencionalidad y un único objetivo con la decisión adoptada por la directiva de la comunidad de regantes y es que de esta manera Pérez Sánchez “se asegura que nadie se presenta a las elecciones y se queda él como candidato único”. La valoración que hacen es que la exclusión de este numeroso grupo de comuneros del proceso electoral, que al mismo tiempo inhabilita Serrano a presentarse a las elecciones, al no tener ni derecho al voto, “representa un atentado a la democracia y a la transparencia de este proceso electoral”.
Los 250 comuneros excluidos han pedido a la Consejería de Medio Ambiente que proceda a la suspensión de la asamblea
Los regantes excluidos de esas elecciones no han dudado en recurrir a la Junta de Andalucía a la que piden que intervenga la comunidad de regantes Cuatro Vegas ante lo que califican como “graves irregularidades” promovidas por el actual presidente y candidato a un nuevo mandato. En representación de los 250 comuneros excluidos, que suman más de 300 hectáreas de superficie de cultivo, los integrantes de la candidatura de Serrano han pedido a la Consejería de Medio Ambiente que les preste amparo y que proceda a la suspensión de la asamblea del próximo martes 24 de julio, al no existir garantía de que sean unas elecciones “ni limpias ni transparentes”.

Serrano afirma que, a pesar de haber sido dado de baja en la comunidad, mantiene la intención de presentarse a las elecciones y anuncia que se presentará el próximo martes en la sede de Cuatro Vegas para tratar de ejercer su derecho al voto, junto con sus compañeros de candidatura. Espera que para entonces la Junta haya tomado medidas que “garanticen la normalidad democrática y considera que hay precedentes en otros casos por lo que pide la adopción de medidas. Teme Serrano que el martes se puedan producir tensiones y pide un dispositivo de seguridad.

El PP de Almería no puede dar lo que no tiene: el voto es de los compromisarios


Tania Artajo
@opinionalmeria

➤➤➤La portada de la edición de papel de La Voz de Almería ha sorprendido esta mañana a sus lectores con este titular: "El PP de Almería da libertad de voto a sus 75 delegados". Y ha sorprendido por una simple razón: el PP de Almería, entendiendo como tal a la dirección provincial, no puede dar lo que no tiene. El voto de los delegados es personal y por esa misma razón también es secreto. Cada uno de los 75 compromisarios almerienses y, así como cada uno de los 3.000 restantes, son libres de votar a cualquiera de los dos candidatos, a la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, o al exvicesecretario de Comunicación, Pablo Casado.

Portada de hoy de La Voz

En la primera vuelta de las primarias los votantes almerienses del Partido Popular otorgaron a la exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, alrededor de 800 votos, el doble que a Soraya Sáenz de Santamaría. Pablo Casado se tuvo que conformar con menos de 180 votos. En la elección de compromisarios, también son mayoritarios los seguidores de Cospedal, que ayer hizo piña con Pablo Casado.

Lista de compromisarios que publica La Voz de Almería

Finalmente, ha llegado el momento del cónclave popular sin que se produzca un debate entre los dos candidatos por la negativa de Soraya Sáenz de Santamaría. Tanto la exvicepresidenta como Pablo Casado han dado un largo poseo de declaraciones por la mayoría de medios de comunicación, tanto audiovisuales como escritos. Con alguna excepción: Sáenz de Santamaría ha vetado a la emisora de radio y al periódico con más audiencia, la Ser y El País. Tampoco ha querido dar una entrevista al programa Al rojo vivo, de Antonio García Ferreras.

Las primarias de Podemos en Andalucía


Javier G. Pulido
Profesor de Secundaria de Geografía e Historia
Revista de Pensamiento Andaluz

➤➤➤Veamos primero el contexto. Podemos obtuvo en Andalucía en las ultimas elecciones autonómicas 590.011 votos, que le reportaron el 14,8% y 15 diputados. Declara en Andalucía un censo de 14.241 inscritos. Es decir, las personas apuntadas en Podemos suponen el 2,41% de su electorado. De estos han participado en las primarias 11.531 personas, el 81% de su censo de inscritos -o lo que es lo mismo- lo que representaría el 1,95% de su anterior electorado. El recordatorio de esta relación es pertinente porque ser o estar en el censo de Podemos no significa coste, compromiso e implicación alguna más allá de haber realizado en su momento una facilísima inscripción digital, que sólo implica una media hora de dedicación. Todo el que quiera puede inscribirse en Podemos (hasta el que esto escribe lo podía haber hecho de haberlo querido) y todos los votos valen igual; sean cuales sean las ideas y los actos (o su ausencia) de quienes los quieran ejercer.

Isabel Franco y Teresa Rodríguez

Podemos no tiene nada que ver con una organización política militante; más bien es su antítesis (aunque pueda haber militantes que estén también en Podemos y que traigan a Podemos su militancia, lo que es muy distinto). Podemos ha llevado al ultimo extremo la disociación entre representación política orgánica e institucional y compromiso militante (programático y organizativo); cuestión que en su momento histórico fue uno de los elementos principales de diferenciación entre la socialdemocracia reformista y las organizaciones militantes revolucionarias. Incluso organizaciones reformistas españolistas de hoy como IU o el PCE si las comparamos con Podemos, mantienen y requieren un mayor grado de implicación y vinculación.

¿Qué es pues hoy Podemos? A la vez, un síntoma social, un estado de opinión y un nivel de conciencia y dándole cobertura y expresión, una representación institucional y una parcela mediática. De ahí la importancia crucial del control de su representación institucional -que son quienes van a desarrollar y concretar la política real de Podemos y dan acceso a los medios de comunicación- y de ahí también las formas y niveles en que se sustancian y dilucidan sus debates y enfrentamientos. Sin estructura o practica militante la discusión es y tiende a ser forzosamente genérica, propagandística, simplificada, personificada… y es lógico y normal que en consecuencia -y ubicados en el siglo XXI -tenga como escenario clave y principal las llamadas “redes sociales” y no unos círculos internos política y orgánicamente irrelevantes para el curso de su organización.

Podemos (o IU) es, en resumen, una estructura pensada y funcional para la gestión del malestar social pero no para su organización y desarrollo y mucho menos para transmutarlo en conciencia rupturista y convertirlo en movilización extrainstitucional con una perspectiva de enfrentamiento y ruptura con España (en su doble naturaleza de Estado y orden político-social). 
Las elecciones primarias en Andalucía han supuesto una victoria política aplastante de Teresa Rodríguez y Anticapitalistas frente a Pablo Iglesias y Diego Cañamero
Los vencedores internos. Las elecciones primarias en Andalucía han supuesto una victoria política aplastante de Teresa Rodríguez y Anticapitalistas. Su candidatura ha obtenido el 75% de los votos a nivel nacional (8.582 votos) frente a la de Pablo Iglesias y Diego Cañamero que llevaba en su numero 1 a la diputada Isabel Franco (un 21,65% y 2.480 votos). Han vencido a nivel nacional y en todas las circunscripciones provinciales y se llevan todos los puestos de salida; los números 1 y los números dos en Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Málaga y Sevilla y también los tres en Cádiz, Córdoba, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla.

Desde el punto de vista político más de fondo -y como se decía en el articulo Adelante Andalucía, la bronca en Podemos y otros derivados- han ganado asumiendo y defendiendo el marco político y el texto estatutario y el respeto a los procedimientos constitucionales que mantienen sujeta y dominada a Andalucía (lo que hace que sus ocasionales referencias retóricas a la demanda de soberanía para Andalucía sólo puedan catalogarse como ejercicios de consciente hipocresía y cinismo político en grado superlativo)”. Su discurso se ha centrado en el ”quien” y no en el “qué”, aceptando sin reservas y repetidamente que mantenían y defendían idéntico programa que sus oponentes.
Teresa Rodríguez ha encarnado perfectamente y con habilidad ese andalucismo desvaído que ha resumido e impregnado la trayectoria de Podemos en Andalucía y que conecta con la trayectoria anterior de IU, concretándose en el manifiesto Adelante Andalucía
Aún así, han ganado porque tanto en el discurso de Teresa Rodriguez como en su gestión del conflicto han sabido adecuarse mejor al nivel de conciencia existente en su ámbito y además han desarrollado a lo largo del enfrentamiento con la dirección pablista española una gestión táctica superior. Teresa Rodriguez ha encarnado perfectamente y con habilidad ese “andalucismo” desvaído que ha resumido e impregnado la trayectoria de Podemos en Andalucía y que conecta con la trayectoria anterior de IU, concretándose en el manifiesto “Adelante Andalucía” y en la operación electoral que ampara. Un “andalucismo” compatible con la españolidad e identificado con el Estatuto -tan declarativo como impotente- funcional a un proyecto político españolista inserto dentro del marco neoliberal.

A su alianza previa ya establecida con el PCE-IU de Maillo y a la incorporación subordinada en la operación de dos pequeñas organizaciones surgidas de la implosión del Partido Andalucista (Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza) -a modo de floreros avalistas de su imagen andaluza- la fracción de Anticapitalistas supo sumar nuevos aliados internos con los que sustentar y dar credibilidad a su relato de portadores de un pretendido “proyecto andaluz” atacado desde Madrid. De entrada, supo aprovechar con inteligencia la crisis larvada del SAT -provocada por la gestión política y organizativa de Cañamero y sus adláteres en los últimos años- para incorporar simbólicamente a su plataforma a la diputada Mari Garcia, destacada militante histórica del SAT y del mismo pueblo que Cañamero.

Dividido el SAT y destruido así de antemano buena parte de la pose y el discurso demagógico habitual de Cañamero, añadió además a su lista a antiguos errejonistas y a diversas figuras locales -procedentes incluso del PCE o de IU- con lo que consiguió combinar y conciliar los intereses políticos de Anticapitalistas con una red de alianzas que recogían casi todo de lo existente con una mínima entidad en las estructuras andaluzas de Podemos; anulando así buena parte de los efectos de la campaña de feroces ataques contra Anticapitalistas lanzados desde Madrid y desde sus súbditos en Andalucía. 
Inolvidable la diputada Franco recitando de memoria frases de corrido, notoriamente mal aprendidas, que pretendían copiar el discurso de Rodríguez
A la manera de los judokas, Rodriguez y los suyos han vuelto contra sus atacantes sus propios argumentos y sus propias jugadas, convirtiéndolas en munición propia. Así, de entrada y y desde la misma presentación pública inicial de la lista Franco-Cañamero, nada más empezar la campaña, Rodriguez ya obligó a situarse en su nivel de discurso a sus oponentes: inolvidable la diputada Franco recitando de memoria frases de corrido -notoriamente mal aprendidas- que pretendían copiar el discurso de Rodriguez, reivindicándose tan “andalucista” y “andaluza” como la otra y el papel de “aval-protector” de Cañamero, su eco e inseparable acompañante.

Posteriormente, el patético nivel político de la diputada Franco mostrado en sus sucesivas intervenciones publicas y evidenciado en el debate cara a cara con la diputada Rodríguez o la propaganda emitida desde Madrid -entre falaz y ridícula y claramente mal planteada por los presuntos “profesionales” que la diseñaron- han ido paradójicamente fortaleciendo paso a paso a Rodriguez, según avanzaba la campaña en redes sociales. 
Las intervenciones inquisitoriales de Echenique, las filtraciones a la prensa amenazando con la disolución desde Madrid si ganaba Teresa, los cartelitos en redes poniendo de traidores para arriba a los de Anticapitalistas... han sido hitos sucesivos que han terminado por endosar a Rodríguez la imagen de portar consigo el mínimo de calidad política necesaria para permitir la supervivencia electoral de Podemos
Las intervenciones inquisitoriales de Echenique, las filtraciones a la prensa amenazando con la disolución desde Madrid si ganaba Teresa, los cartelitos en redes poniendo de traidores para arriba a los de Anticapitalistas o esos videos pretendidamente “humanos” de Franco que junto a las soflamas para simples de Cañamero competían en quien provocaba más vergüenza ajena, han sido hitos sucesivos que han terminado por endosar a Rodriguez la imagen de portar consigo el mínimo de calidad política necesaria para permitir la supervivencia electoral de Podemos frente a la indiscutible incompetencia, el “cuñadismo” y la imagen de irresponsabilidad, dependencia y tácticas de “tierra quemada”, que se han ido creando a pulso sus adversarios.

En el lado de Iglesias/Cañamero, sólo el diputado de Manuel mostró alguna habilidad para intentar vender en público su producto intentando enhebrar algo parecido a un relato propio, aunque sin emoción; empeño desactivado y anulado ante el insalvable y pesado lastre de tener que terminar vinculándolo obligadamente con el apoyo al discurso vacío de tan notorios inútiles políticos como Franco y Cañamero y al hecho inocultable de estar sosteniendo una operación decidida y diseñada en y desde Madrid.

Los vencidos internos. La fracción pablista -es decir la dirección política y el aparato profesional de Podemos en Madrid- han sido claramente derrotados.  
Si asumen y tragan con los resultados y no disuelven desde Madrid “manu militari “tendrán que convivir en adelante con el hecho de que Anticapitalistas como proyecto español ha conseguido construir en Andalucía una especie de “base de Yenan”, donde replegarse política y organizativamente hasta mejores tiempos.
Habiéndolo intentado Pablo Iglesias y sus apparatchiks no han conseguido evitar que les surja al sur de Despeñaperros una especie de “neoPSUC”
Habiéndolo intentado Pablo Iglesias y sus apparatchiks no han conseguido evitar que les surja al sur de Despeñaperros una especie de “neoPSUC”, es decir, una organización territorial que aunque comparta su estrategia española y españolista y su discurso, tenga de hecho una parte de imagen externa propia y sobre todo cierta autonomía orgánica para modular y adaptar a la andaluza sus orientaciones. Por ejemplo, este resultado pone bien difícil a Madrid imponer a la sucursal andaluza una suicida coalición de gobierno con el PSOE en Andalucía de darse hipotéticamente las circunstancias posteletorales que la hicieran factible.

Lo aplastante de la derrota deja también muy difícil la constitución de un sólido núcleo de fieles, salvo fanáticos o quemados. Los “trepas” se pensaran si les sigue trayendo cuenta a corto-medio plazo seguir ejerciendo de candidatos a procónsules, más aún teniendo en cuenta que las listas al parlamento español no dan para tanto y que el cupo de liberados en el aparato no se puede extender indefinidamente. La forma en que se ha planteado el enfrentamiento también les dificulta su mantenimiento y homogeneidad. Como no ha habido debate político alguno sobre cuestiones de fondo -porque estaban de acuerdo- y se han centrado exclusivamente en exégesis juridico-organizativas, si no utilizan la fuerza estatutaria interna de inmediato se quedan sin qué decir y sin nada con qué justificar ni sus criticas ni sus peticiones o demandas. 
Diego Cañamero, llegado el momento, decidió escoger el puesto de primer manijero de Pablo Iglesias en Andalucía
Junto a Pablo IglesiasDiego Cañamero es otro de los grandes derrotados. Su discurso y practica políticas ambiguas e insustanciales le situaban en abstracto de antemano en buena lógica del lado de su anteriormente aliada y antaño tantas veces alabada Teresa Rodriguez. Sin embargo, llegado el momento, decidió escoger el puesto de “primer manijero” de Pablo Iglesias en Andalucía.  Creía seguramente contar a su favor con su imagen pública -construida gracias a la utilización en su provecho político del trabajo y esfuerzo de tantos años de tantos militantes del SOC y del SAT- y también con el peso propio del SAT, utilizado en su personal beneficio en la interna de Podemos. En ambos aspectos erró.

De una parte se ha comprobado que aún en el reducidisimo espacio de los inscritos en Podemos una cosa es considerarlo o admitirlo como acompañante segundón que hace alarde de su biografía social para ponerla al servicio del Jefe español de turno -como antes hizo en IU- y otra muy distinta considerar que sus lugares comunes, sus generalidades y sus análisis inconexos y desprovistos de coherencia política, conocimiento y fundamentos sirven para convencer a alguien fuera de los ya convencidos o fanatizados, en especial fuera de las contadas comarcas o localidades donde a su figura como personaje aún se le confiere alguna conexión mítica con el pasado.
Cada vez que se veía y escuchaba a Cañamero hablando como si hablara en una asamblea del SAT de El Coronil, disminuía su capacidad de influencia política, se deterioraba su imagen y en consecuencia transfería credibilidad a Teresa Rodríguez y su gente.
Haber sido pobre desde niño -como tantos y tantas- o haber estado en muchas movidas -otra cosa es cómo y para qué y con qué resultados- o no haber robado individualmente -como otros muchos- no es suficiente para traspasar los limites que su trayectoria y posiciones -de un lado- y la evolución de la realidad social andaluza -de otro- han terminado por imponerle. Cada vez que en los videos distribuidos por el pablismo se veía y escuchaba a Cañamero -pegado a Franco como una lapa- pretender argumentar, hablando como si hablara en una asamblea tensa del SAT de El Coronil, disminuía su capacidad de influencia política, se deterioraba su imagen y en consecuencia transfería credibilidad a Teresa Rodriguez y su gente.

De otra parte, Cañamero fue incapaz de mantener controlado, totalmente callado y detrás suyo a todo el SAT. Tras decir que estaba con el, no pudo conseguir mantener a la diputadaLibertad Benitez en sus filas, que abandonó el escenario de combate anunciando su retirada a su puesto de trabajo (que para eso lo tiene). Y a continuación -en no se sabe qué orden- pergueñó la lista que le hacían a Franco metiendo amistades, asistentes y familia por aquí y por allá, al tiempo que la histórica Mary Garcia -diputada ya hoy en el Parlamento andaluz- se unía a Teresa Rodriguez. Hoy Mary Garcia tiene tras de sí el primer puesto en las listas de Sevilla con 1.861 votos mientras el mesiánico líder se ha de conformar con un inútil 6º puesto y 481 votos a los que acompaña el fracaso generalizado de todos sus propuestos en todas las provincias donde lo intentó.
Esta derrota de Cañamero no es sólo suya, es también la de toda una trayectoria que ha hecho del SAT en la practica el Sindicato de Cañamero
Esta derrota de Cañamero no es sólo suya. Es también la de toda una trayectoria que ha hecho del SAT en la practica el “Sindicato de Cañamero”, dejando detrás de si un reguero de expulsados y de abandonos y una imagen de incoherencia política, autoritarismo interno y mercantilismo que ha afectado de forma extrema a todo el Sindicato, dado el aplauso expreso o el silencio complice con que se ha acompañado esta deriva. Es la derrota del caudillismo, de la ausencia de transparencia, de la hipocresia, de la apología de la falta de organicidad y debate político y sindical. Se equivocarían en el SAT quienes piensen que esto “no va con ellos” porque no se enmierdaron directa y personalmente en este ultimo charco; porque este episodio político no se puede explicar ni comprender sin todos los anteriores que lo hicieron posible. También se equivocaran si creen que tras todo lo ocurrido basta un enésimo “cierre de filas” o un pacto de las alturascon amnesia y amnistía mutuas para volver a un “pelillos a la mar” y “aquí paz y después gloria” y seguir yendo de “soberanistas andaluces” en días de feria cuando cotidianamente se trabaja políticamente  para provecho de España (y además algunos viven de ello). Todo esto -y lo que lo ha precedido- lo ha visto y vivido demasiada gente.

En lo externo. A corto y medio plazo, España sale vencedora de este envite, dado el nivel de alienación y dominación del pueblo andaluz. SPodemos España traga de momento, tendremos aquí una reedición de Convocatoria por Andalucía” que pilotada desde Podemos por una fracción como Anticapitalistas que también tiene su dirección en Madrid -no lo olvidemos- intentará reverdecer el discurso “españolista de izquierda”. No es probable que con esos débiles e incoherentes mimbres pueda con el Régimen del PSOE y aún menos con la derechización creciente de la sociedad andaluza (que avanza al paso de su precarización y pauperización). SPodemos España dinamitara su sucursal andaluza, tendríamos aquí no una sino dos versiones de esa “neoConvocatoria” -a la manera en que en Cataluña tuvieron IpC y EUiA- y dos (sino tres) versiones de ilusiones y confusionismo en competencia.

Cuestión distinta sería -como ya se apuntó en su momento- que Anticapitalistas de Andalucía abriera un proceso político de refundación nacional y rompiendo con Anticapitalistas de España se reconvirtiera en una fuerza de izquierda nacional realmente andaluza, dando lugar a una nueva constelación de fuerzas y factores. Nada indica de momento que esto este ni en camino ni en proyecto y además cabe recordar la historia de Anticapitalistas (que inicio su andadura en Podemos expulsandovía wassap de su seno al 40% de su organización por “molesta”) para entender que -incluso de plantearse el caso- no sería precisamente un camino de rosasQueda pendiente lo que ocurra o no ocurra en el SAT y en su espacio político para acabar de clarificar cual es su situación y su ubicación.
El movimiento nacionalista andaluz no puede detenerse. Debe fortalecer sus organizaciones políticas y sociales actuales
En cualquier caso, el movimiento nacionalista andaluz no puede detenerse. Debe fortalecer sus organizaciones políticas y sociales actuales, sí, pero también debe plantear con valentía y decisión iniciativas de convergencia soberanista que vayan ampliando espacios y afrontando nuevas tareas.  Aún siendo los que somos y aún sabiendo la dificultad de la tarea, el objetivo de la liberación nacional y social de Andalucía merece el esfuerzo.