Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Y de repente el mundo se paró


Gerardo Vázquez
Abogado

⏩ Doy gracias de que mi hija haya insistido en comprar un perro. Me ha salvado, aunque, y no sé el motivo, pero el perro me rehúye. Se escapa y busca refugio en su caseta cuando me ve. Si me acerco me mira de reojo, fingiendo que no me ha visto. Pero la condena es inexorable; toca paseo en época de Coronavirus, es el momento del Corona Walk.

Confinados (Foto: El Comercio)

Los paseos siempre me sorprenden, a pesar de ser los mismos. No sé por qué, pero siempre subo la misma cuesta, desde cuya cima veo el tráfico de la autovía, y siempre pienso lo mismo: pienso que ha venido el zombi apocalipsis, y por eso no hay ni un alma en la carretera.
Los camioneros de hoy se han convertido en los nuevos caballeros andantes
Bueno, miento, sí veo algún que otro camionero intrépido que se ha escapado de los zombis. Los camioneros de hoy se han convertido en los nuevos caballeros andantes. Da igual que no puedan recitar poesía, son los nuevos héroes, los nuevos centauros del desierto, los que llevan esa diligencia que asegura que sigamos pudiendo comer.

Pero aparte de esos solitarios camioneros andantes tengo la sensación de que el mundo se ha parado. Y no me gusta la sensación. Vale, las cabras montesas invaden los jardines y aumentan su prole, son muy bonitas, y eso está bien; lo que no está bien es el miedo. La gente atrapada en sus casas, y la falta de contacto social, añadido a la incertidumbre sobre lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer, pues nadie realmente lo sabe. Nadie lo sabe porque la normativa cambia cada pocos días, y porque es ambigua, y no siempre se aplica correctamente.

Y aparte del miedo, debemos añadir bastante malestar y mucha división en la sociedad, pues han vuelto las dos Españas. Se han desenterrado, han salido de su tumba, y no se llevan nada bien.  Habían aprendido a convivir, a entenderse, pero parece que hay gente que se empeña en resucitar el pasado a mazazos, como ese cuadro de Goya. Y me pregunto ¿nunca vamos a aprender? Y me respondo, parece que no. Personalmente he pensado en poner mi granito de arena en época de coronavirus, para que la gente viese mi nombre en un pie de página de un pie de página, y pensase “oye, este tío no era una mala persona”, pero los momentos no son propicios para meterse en polémicas. Existe demasiada crispación, y oigo esos mazazos y no me gustan, y he decidido esperar hasta se tranquilicen los ánimos.
Mucho me temo que esas dos Españas van a estar cada vez más enfadadas cuando salgamos de nuestras casas, y veamos el panorama desolador que se nos presentará
Y tengo que decir que lo que ha pasado en esta Gran Reclusión ha sido terrible, y lamentable, y traerá consecuencias. Y mucho me temo que esas dos Españas van a estar cada vez más enfadadas cuando salgamos de nuestras casas, y veamos el panorama desolador que se nos presentará, un panorama donde no cabrá ese buenismo que ha imperado recientemente, donde salimos al balcón, pero somos el primer país de muertos por habitante. Será un mundo donde habrá que tomar decisiones difíciles, duras. Los días de vino y rosas serán una memoria distante. La barra libre de dinero, deuda perpetua, lo de pedir más dinero prestado, suena muy bien, pero nunca se come gratis en un restaurante. Llega la factura y la resaca, y parece que el restaurante de la Unión Europea nos conoce y sabe que nunca dejamos propina.

La única esperanza sería dejar a los innovadores, a los empresarios, buscarse la vida, para que creasen bienestar, empleo, dinero y riqueza para este país. Pues es increíble la capacidad del ser humano de buscarse sus habichuelas, si no les dices qué habichuelas tienen que coger, y si no les exiges que solo quieres las de un cierto color y tamaño; si no les exiges que, de cada 10 habichuelas tienen que dar 7 habichuelas a unos Señores que les aseguras van a administrarlas por el bien común, pero que muchas veces los ves comiendo habas con chorizo.

Dudo que se permita la búsqueda libre de habichuelas a corto plazo. A largo plazo, creo que no habrá otro remedio, pues el mundo que hemos conocido hasta ahora se ha parado y es hora de bajarse del mismo y de construir uno nuevo. O por lo menos eso pienso yo.

Lealtad con Andalucía


Juan Carlos
Pérez Navas

⏩ Mientras aún resuena en nuestra cabeza la sonrisa de los niños y niñas desde este domingo, fecha en la que iniciaron sus cortos paseos desde que se decretó el estado de alarma, no debemos olvidar que la batalla sigue siendo la salud y preservar vidas. Además, hay otra muy importante, como es la de reconstruir todo lo que se está llevando por delante esta crisis y garantizar un futuro en el que nadie se quede atrás.


Es esa batalla la que, precisamente ahora, genera más declaraciones y noticias ante la falta de voluntad política del principal partido en la oposición que se niega, sistemáticamente, a remar a la par del gobierno y que se opone a un gran pacto nacional con el que afrontar con mayor solvencia y fortaleza este duro momento que no ha hecho más que empezar.
Se ha hablado mucho sobre la necesidad de pactar y sería una oportunidad para demostrar que el interés general prevalece sobre el interés partidista
Se ha escrito y hablado mucho estos días sobre la necesidad de pactar y de tener altura de miras y sería una oportunidad para demostrar que el interés general prevalece por encima del interés partidista. Sin embargo, esto es algo que el PP y la derecha más radical son incapaces de demostrar.

A diferencia de esta demostración de insensatez, allí donde el PSOE no gobierna y es oposición los socialistas sabemos estar a la altura del momento crítico que nos ha tocado vivir. En Andalucía, por ejemplo, nos hemos ofrecido para apoyar un gran pacto a través de una mesa parlamentaria para la reconstrucción social y económica de la región tras la pandemia y pedimos contar con quienes serán los protagonistas en la desescalada, los municipios.

Susana Díaz, en representación del PSOE de Andalucía, entendía hace unos días la necesidad de impulsar un gran acuerdo que trabaje para que la sociedad que surja de la pandemia pueda salir adelante y que, esa sociedad, sea mejor aprendiendo que cuando las amenazas son comunes, las respuestas deben ser comunes. Se ha de pronunciar un diálogo sincero y comprometido cuyo principal objetivo sea el interés de los andaluces y andaluzas.

Si el Gobierno de Pedro Sánchez defiende que la salida de la pandemia debe estar guiada bajo el principio de fortalecer nuestro compromiso como estado con los más débiles, en Andalucía, Susana Díaz, ha dado un paso al frente y se ha anticipado al Gobierno andaluz de las derechas, a quien ha tendido una mano con el ánimo de fortalecer Andalucía preservando eso sí, lo público, lo común y que lo colectivo tenga más valor que lo individual, además de blindar la sanidad pública, ampliar la protección social y fomentar el empleo.

En eso se basan las diez medidas para Andalucía propuestas por el PSOE en las que se reconoce, especialmente, el trabajo del personal sanitario con una paga extraordinaria por su peligrosidad y productividad. Se promueve el reparto de mascarillas gratuitas en las farmacias, además de un plan de choque por el empleo, el apoyo decidido a los autónomos,  un plan especial para el sector turístico y otras propuestas que esperamos tenga en cuenta el Gobierno andaluz de las derechas que, de momento, tan sólo ha vendido marketing.

Las portadas de los periódicos de Almería (30-04-20)

Aarón Rodríguez
@opinionalmeria

La Voz de Almería abre su edición con este titular: "La Junta pide abrir tiendas y bares en Almería el lunes". Diario de Almería dice: "La provincia parte con buenos datos para iniciar el proceso de desescalada". Ideal destaca: "La mayoría de bares y hoteles asegura que con estas condiciones no se puede abrir".




Los robos en vehículos, la cara B del confinamiento


Águeda A. Llorca
Directora de Comunicación

Hace tan solo unas horas el gobierno daba a conocer su plan de desescalada. Unas medidas que empezarán a implementarse por fases y de manera escalonada, y que nos permitirán recuperar la “normalidad”, como mínimo, dentro de mes y medio. Mientras tanto, nuestros patrones continuarán cambiando. Y uno de los más importantes tiene que ver con la delincuencia.


Y es que, según los datos que maneja Acierto.com, si bien los delitos han bajado durante el confinamiento de manera generalizada, no ha ocurrido lo mismo con los atracos en farmacias, robos en segundas residencias y robos en vehículos parados. El comparador se ha centrado en estos últimos y cómo evitarlos. Porque, ¿cuáles son los vehículos más afectados?, ¿qué podemos hacer para atenuar el riesgo?

Los modelos de coche y ciudades con más riesgo de robo
Así, los robos con fuerza en vehículos han continuado durante la cuarentena. Las calles desérticas y la paralización de los coches durante semanas ha facilitado la tarea de los delincuentes. Teniendo en cuenta que solo el año pasado se robaron en España 135.000 vehículos y que cada 4 minutos se produce un percance de este tipo, merece la pena tomar medidas.

Las cifras apuntan a que los vehículos de mayor riesgo son los turismos (8 de cada 10 vehículos sustraídos son turismos) y las furgonetas, sobre todo si tienen más de 10 años de antigüedad. En cuanto a los modelos más afectados en términos absolutos, encabezan la lista el Seat Ibiza, Seat León, Volkswagen Golf, BMW Serie 3 y Citroën Xsara. También el Peugeot 206, Renault Megane, Citroën C4, Volkswagen Polo, el Passat y el Audi A4.

Las ciudades en las que más probabilidad de robo existe –si bien es posible que cambien los datos durante las distintas fases de desconfinamiento– son Melilla, Sevilla, Dos Hermanas, Parla y Fuenlabrada. Por comunidades, lideran el ranking Madrid, Cataluña, Andalucía, la Comunidad Valenciana y Canarias.

Cómo evitar robos en vehículos parados
Por fortuna, atenuar los riesgos de robo es posible. Lo primero será evitar dejar objetos a la vista dentro del vehículo. Nos referimos a gafas de sol o su funda, mochilas (incluso vacías), etc. Esto incluye, por supuesto, los elementos como la radio y el GPS, e incluso desconectar el cargador del móvil o del navegador del mechero.

Si durante estos días nos vemos obligados a utilizar el coche para desplazarnos al supermercado o al trabajo, a la vuelta evitaremos estacionar en zonas poco iluminadas o apartadas. Fijarse en si hay cristales en las aceras también es conveniente, puede ser un síntoma de que han abierto otro vehículo por la zona.

Otro punto clave será mantener el vehículo lo más limpio posible para evitar la sensación de abandono. Quitar las hojas de los árboles que hayan caído encima, el polvo y otros es conveniente. Así como dejar la barra antirrobo puesta, la alarma conectada y aparcar en línea (si pasa una patrulla tiene mayor ángulo de visión). Otras propuestas son montar un localizador (pueden conseguirse desde los 20 euros), dejar la guantera vacía y abierta, y desconectar la batería para que el coche no arranque.

La cobertura de robo en los seguros de coche
También será de gran ayuda contar con la cobertura de robo en el seguro de coche, habitualmente incluida en los seguros a todo riesgo y en algunos seguros a terceros ampliados. No obstante, solo 6 de cada 10 vehículos cuentan con ella.

Esta cobertura protege al asegurado –y le indemniza– en caso de robo (apropiación indebida con fuerza) o hurto (sustracción ilegal sin fuerza) del vehículo asegurado. También protege al asegurado de los daños que se produzcan en su coche en caso de tentativa de robo. Por ejemplo, si un ladrón intenta forzar la cerradura de tu coche, pero desiste y la deja inservible.

El comparador de seguros de coche Acierto también recuerda que el seguro sí se hará cargo de cualquier siniestro acaecido durante el estado de alarma, independientemente de si transcurre durante un desplazamiento contemplado por la ley o no.

Otras de las recomendaciones de Acierto.com son revisar la presión de los neumáticos, encender el motor de vez en cuando, comprobar los líquidos del vehículo (inclusive la gasolina), desconectar la batería, verificar el estado de las correas y los elementos electrónicos, y colocar un trapo en el tubo de escape.

El nuevo periodismo


Antonio Felipe Rubio
Periodista

Se suele decir que de las crisis surgen nuevas oportunidades. Algunas se refieren a nuevas oportunidades de negocio, comportamientos antes impensables o nuevas actitudes antes desacostumbradas. Abundando en el general reconocimiento a los abnegados y sacrificados servidores de los sectores públicos esenciales, así como ejemplarizantes gestos de la iniciativa privada e innumerables heroicidades anónimas, esta crisis también nos ha provisto unas cauciones ante un sector de universal consumo durante el largo periodo de confinamiento: el periodismo.


Los medios de comunicación (prensa, radio, televisión, publicaciones electrónicas y redes sociales) suponen el bien de mayor aceptación por parte de una sociedad ávida de conocimiento en tiempos de inusitada zozobra.

Antes de la crisis existía un público desafecto a los cansinos enredos de la política. En todo caso, hubo un momento de cierto interés por conocer las políticas de okurrencias: a ver a quién exhuman hoy; qué edificio “fascista” quieren derribar; a quién quieren freír a impuestos; qué viviendas van a arrebatar a multipropietarios; qué propiedades arrebatan a la Iglesia católica; cuántas corporaciones empresariales se deslocalizan; qué nuevo argumento guerracivilista y de confrontación se acuña… en fin. Este tipo de cosas ha permitido mantener cierta atención a los medios de comunicación, los cuales han mantenido un evidente distanciamiento en sus líneas editoriales, reforzando sus recursos con notables fichajes de analistas, tertulianos y equipos técnicos para dar respuesta rápida y potente que pudiese ensordecer y minorar el efecto de los medios de la competencia ideológica.

En países de larga tradición democrática existe cierto equilibrio entre los medios de distintas tendencias. En Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania… las grandes corporaciones dedicadas a la comunicación se distinguen por una permanente contienda utilizando un armamento muy igualado. En España, sin embargo, la izquierda ha sabido fomentar y nutrir -sobre todo nutrir- a los medios afines a su ideología, y ha utilizado -como nunca se le podría ocurrir a la derecha- los medios públicos cuando ostenta y, ahora, detenta el poder. La derecha, además de maltratar a veces a los medios afines, ha podido participar, al soslayo, en el fomento de medios de su ideología consiguiendo algunos altavoces de escasa potencia, reducida audiencia y ajustadísima cuenta de explotación. Por el contrario, la izquierda ha desbordado cariño, afecto y generosos presupuestos a mayor número de antenas, licencias, campañas y convenios que han reducido a la oposición mediática a la casi indigencia comunicacional y una influencia limitada por el escaso alcance técnico. Incluso, algunos medios en manos del PP han dirimido en escenarios rayanos en la cutrez y puramente testimoniales.

Decía anteriormente que una faceta -podría decir positiva- de esta crisis es el cambio de actitud de la audiencia entregada a un consumo masivo de información. También es cierto que la audiencia ha dejado de ser objeto pasivo de la información. El lector, espectador y oyente ya no confía plenamente en el periodismo y ha tomado una inesperada iniciativa: se ha convertido en periodista desde la resistencia.

Hace muy poco tiempo las noticias de los medios tradicionales y “profesionales” se daban por ciertas. Los sobacos ilustrados llevaban siempre su ejemplar del diario en cuestión para pasear su tendencia y refutar cualquier argumento citando la incontrovertible letra impresa y, en su defecto, “ha salido en la televisión” o “lo ha dicho la radio”.

Pedro Sánchez, una vez desvelado el embeleco de la OCDE, percute en la falacia corrigiendo y aumentando la mentira. Ahora no sólo dice que estamos en Top-ten de países con mayor número de test practicados (puesto octavo) ¡por delante de Alemania! Además, nos sitúa en el puesto quinto, según no sé qué instituto de no sé dónde. Miente, aun desbaratado el enredo. La técnica es fácil: tantos millones de audiencia en la cadena gubernamental, más los de medios afines estipendiados suman cinco octavos de la audiencia total, incluida la audiencia de los medios que consideran residuales y que sólo concitan a los más cafeteros, pero esos los damos por amortizados.

Lo importante es mantener engañados a los menos avisados o poco involucrados en el contraste y verificación de los hechos. Siempre existe una atractiva y aprovechable porción de la población candidata a prosélito ante la llamada de estos muecines que se encaraman a sus prominentes alminares populistas. No olviden que cuánto más alto es el campanario y mayor la campana, más eficaz es la llamada a los fieles.

Las continuadas boiras de mentiras del Gobierno de España han velado la nítida transmisión informativa. Aclarar esta densa niebla recae en los propios receptores de la información, que se han convertido en activos verificadores, así como amplificadores de los infames bulos del gobierno.

Unos pocos medios profesionales, aún dignos de merecer la audiencia que les secunda, y la amplia legión recluida en la ergástula de las redes sociales que el Gobierno de España persigue, monitoriza y reprende es lo poco que va quedando para acceder a la verdad.

Al Gobierno no le preocupa tanto los bulos en Internet como que corra como la pólvora el desmontaje de sus mentiras. Y si no los puede estipendiar para plegarlos a su regazo ideológico, los amenaza, criminaliza… y, de uniforme, les saca al general Santiago.

Todo el poder para Guti


Rafa Góngora
Periodista

⏩ Tras superar la peor racha de la temporada con una goleada al Deportivo de La Coruña (4-0) en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, todo ha cambiado para Guti en el Almería este año. Dejaba claro Mohamed El Assy que terminaría la temporada y ahora se ha visto reforzado por el ministro y por el CEO de la entidad. Para jugadores, afición y toda la Segunda División ha quedado claro que no hay otra alternativa al banquillo. La Liga la acabará Guti.

Todo el poder para Guti (Felipe Ortiz, para La Voz)

Esto es un plus de motivación muy grande para un míster que espera triunfar en su primer año como entrenador en un banquillo de la Liga de Fútbol Profesional (LFP). Las exigencias son máximas en el proyecto rojiblanco de Turki Al-Sheikh, pero esto a José María Gutiérrez, acostumbrado a las exigencias que tuvo en su época de futbolista en el Real Madrid, ni le asusta ni le preocupa. Las exigencias y la presión para el entrenador rojiblanco va en el sueldo.
Le gusta trabajar con presión, y cuando se reanude la competición, pondrá todos sus esfuerzos para conseguir el gran sueño del ministro saudí: el ascenso a Primera
Al técnico del equipo rojiblanco le gusta trabajar con presión, y cuando se reanude la competición en Segunda, pondrá todos sus esfuerzos para conseguir el gran sueño del ministro saudí: el ascenso a Primera División que se había planificado para los tres próximos años, pero Turki Al-Sheikh lo quiere ya.

Mohamed El Assy salía al paso en el peor momento de la temporada para ratificar a Guti. El entrenador superó el trago con una goleada salvadora en casa antes del parón liguero por la crisis mundial del coronavirus y espera con mucha ilusión que la competición se reanude en el fútbol de plata para cumplir con su presidente subiendo a Primera División en el primer año de vida del nuevo proyecto en el fútbol español. Guti tiene el poder y la gloria para llevar al equipo rojiblanco a la máxima categoría del fútbol nacional. El consejero delegado y director general del Almería exige a Guti porque el presidente pide el máximo esfuerzo al CEO de la entidad.
La inversión económica que ha hecho el presidente en su primer año en el club rojiblanco debe tener la recompensa del soñado ascenso a la élite del fútbol español
El presidente y propietario del Almería le ha transmitido su pleno apoyo para que les lleve a Primera División porque la inversión económica que ha hecho el presidente en su primer año en el club rojiblanco debe tener la recompensa del soñado ascenso a la élite del fútbol español. La inversión ha sido muy grande y subir a la máxima categoría es clave para el proyecto de Turki.

En el área deportiva rojiblanca se trabaja en un Almería de Primera con Guti al frente, por lo que las ideas están muy claras en el Almería del presente y también en el del futuro. La apuesta es Guti, él lo sabe, el presidente Turki Al-Sheikh se lo ha transmitido y Mohamed El Assy se lo dijo, en su día a la plantilla. Con Guti hay que ir a por la Primera.

Las portadas de los periódicos de Almería (29-04-20)

Aarón Rodríguez
@opinionalmeria

La Voz de Almería abre su edición con este titular: "Así será la desescalada: por provincias y en fases". Diario de Almería dice: "Almería aspira a abrir los comercios y las terrazas a partir del 11 de mayo". Ideal destaca:"Seis semanas de desescalada".




Dos pandemias (1918-2020) y una reflexión


Arturo
Ortiz Alarcón

⏩ La pandemia mundial de 1918, la mal llamada gripe española, provocó en Almería más de 6.000 muertes con un índice de letalidad en nuestra provincia del 1,65%. En Andalucía ese índice fue 0,75% y a nivel nacional fallecieron más de 200.000 personas, un 1% de la población española de la época, aunque las cifras oficiales afirmaban que eran unas 147.000 personas las que murieron.


¿Que propagó el virus? Posiblemente el tren y la primera guerra mundial, un mundo que se abría y multiplicaba sus desplazamientos con respecto al siglo XIX. Nuestra tierra tuvo para colmo unas condiciones sanitarias que no eran las mejores y afectó sobre todo a una franja de edad de 20 a 40 años con mayor virulencia, provocando una tormenta de citocinas a las víctimas que resultaba mortal.

Como pasa actualmente, se entró en una carrera para buscar vacunas, medicamentos y remedios sin resultados más allá de la profilaxis colectiva: lavado de manos y ropas y desinfección de espacios. También se cerraron escuelas, con resultados desiguales, se intentaron aplazar o suspender festejos masivos y actos religiosos, aunque con resultados discutibles y polémicas como las actuales. No existía un Ministerio de Sanidad ni consejerías parecidas a las actuales. La cobertura era mínima y faltaban médicos.

Esta pandemia estuvo algunos años en la memoria colectiva de la población, pero se olvidó a partir de la Guerra Civil española. Grave error porque hoy en día estaríamos mejor preparados, pero entendible por la magnitud de la contienda.

En una pandemia no hay guión 100% efectivo, no hay certeza, no suele haber una verdad absoluta y sí una mezcla de experiencias y factores que ayuden a minimizarla. 102 años después tenemos muchos adelantos, laboratorios modernos, condición higiénica mejor, una industria farmacéutica y sanidad avanzadas, pero, a pesar de todo eso, esta gripe de 1918 habría provocado estragos en la economía y muchas muertes si aparece en 2020, porque la movilidad es muy superior, por su virulencia superior al Covid19 y porque no habría suficientes vacunas para una población de más de siete mil millones de personas.

Una pandemia es esto, algo que desborda cualquier capacidad de análisis, de planeamiento y previsión, que nos enseña nuestra vulnerabilidad como ser humano y quizás como sociedad avanzada.

Los fallecidos por coronavirus en la provincia de Almería, pueblo a pueblo


Simón Ruiz
Periodista

⏩ La pandemia del coronavirus se ha cobrado ya la vida de cerca de medio centenar de almerienses, según las últimas cifras oficiales dadas a conocer este lunes por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. Los datos aportados por las autoridades sanitarias revelan que concretamente han fallecido a causa del virus un total de 46 personas en hospitales y residencias de mayores de la provincia.


Desde ayer, la Consejería de Salud y Familias ofrece los datos pormenorizados (confirmados y fallecimientos) en cada uno de los municipios andaluces. En el caso de Almería, esas muertes se han localizado en un total de 18 localidades. 
Así las cosas, el mayor número de fallecimientos se localiza en el municipio de Roquetas de Mar (11), donde en una sola semana llegaron a registrarse hasta cinco víctimas mortales, cinco internos de la Residencia de Mayores ‘Virgen del Rosario’, como reconoció el propio centro en un comunicado de prensa.

Tras Roquetas de Mar, se sitúa la capital almeriense con un total de 8 fallecidos y El Ejido, con 4. Tres fallecimientos se localizan en dos localidades de la Comarca del Almanzora: Albox y Macael. Con circunstancias distancias, desde que se decretara el estado de alarma en toda España hay que lamentar la muerte de dos vecinos del municipio almeriense de Dalías. En esa misma comarca, la del Poniente, también se contabilizan dos fallecimientos en la localidad de VícarEsa misma cifra de víctimas mortales (2) se repite en los pueblos del Levante almeriense: Huércal-Overa y Vera, según consta en la web habilitada por las consejerías de Salud y Economía de la Junta de Andalucía.

El resto de fallecimientos (uno por cada caso) se localiza en distintos puntos de la provincia. En concreto, en los términos municipales de Gérgal, Líjar, Purchena, Vélez Rubio, Huércal de Almería, Almócita, Íllar, Níjar y Adra. De entre esas localidades, cabe citarse el caso de Íllar, donde se ubica una de las cuatro residencias de mayores de la provincia que tuvo que ser medicalizada por las autoridades sanitarias almerienses debido al aumento de casos por coronavirus. Ese centro socio-sanitario, denominado ‘Valleluz’, tuvo que ser desinfectado por efectivos de la Unidad Militar de Emergencias.

Canal Sur no es profeta en su tierra


Miguel Ángel Vázquez
Senador del PSOE / Periodista

⏩ Canal Sur TV continúa cosechando malos datos de audiencia. El análisis de la semana pasada ofrece la misma fotografía de la anterior: entre nueve cadenas autonómicas ocupa el quinto lugar en cuota de pantalla y sus informativos permanecen estancados en el séptimo puesto. Dentro de Andalucía, las preferencias del público la sitúan la cuarta entre las generalistas en abierto dentro o la quinta si incorporamos las señales de pago. Con estas credenciales se puede concluir que la televisión pública andaluza no es profeta en su tierra. Su credibilidad cotiza a la baja.

En Andalucía, la cadena más vista es Telecinco a mucha distancia de sus seguidores, según la medición de la consultora audiovisual Barlovento. La cadena de Mediaset saca 4,4 puntos a la segunda, Antena 3, y dobla a la tercera, que es La 1 de TVE. Entre las que emiten en abierto, Canal Sur TV se sitúa en cuarto lugar a 1,2 puntos de la pública nacional. Pero la andaluza bajaría un puesto más cuando contabilizamos el share de las plataformas de pago, que suman dos décimas más entre el 20 y 26 de abril. Cuatro y La Sexta comparten el quinto puesto, muy cerca de la 'nuestra'. La 2 y ATV cierran la estadística aunque son canales temáticos y para minorías.

A lo largo de la semana, hay días en que Canal Sur se sitúa en el farolillo rojo entre las generalistas (martes 21 de abril), alcanzando un poco honroso sexto puesto. Además, La Sexta la sobrepasa el jueves y Cuatro, el viernes. A la luz de esta tabla, se vislumbra una batalla cerrada entre estas tres cadenas en los próximos meses.


La comparativa entre las nueve autonómicas auditadas por Barlovento ofrece una foto casi fija en relación con la semana anterior. Liderazgo indiscutible de la catalana TV3, con un 14,5% de cuota de pantalla y seis décimas más que en el estudio previo. Sube 0,8 la vasca ETB y alcanza el 11% consolidando su segundo puesto. Conserva la gallega TVG el tercer escalón del podio, aunque pierde una décima para quedarse en el 9,2. Muy cerca está Aragón TV, que acumula un share del 9,1 y una subida de 0,5, como cuarta en el ránking. En el quinto lugar aparece Canal Sur: sube cuatro décimas hasta el 7% pero suma otra semana de pobres guarismos.


Tampoco ofrece muchos cambios los resultados de audiencia de los dos principales informativos de las autonómicas. Canal Sur no supera su endeble séptimo lugar entre nueve competidores. La pírrica subida de una décima sigue dejando a los noticiarios de la cadena andaluza a punto de bajar el listón de los dos dígitos. Los tres primeros, la catalana TV3, la vasca ETB y Aragón TV, más que doblan la cuota de pantalla del N1 y N2 de la 'nuestra'. La autonómica gallega pierde levemente seguidores en este ámbito pero gana un puesto en detrimento de IB3, que le saca más de tres puntos a Canal Sur. La sexta en liza, la castellano-manchega CCM, aumenta ligeramente su share y su ventaja sobre la andaluza.


En definitiva, resultados escasos, raquíticos, preocupantes, que deberían hacer que la dirección de la Radio Televisión de Andalucía reflexione, rectifique y no se empecine en hacer realidad el citado refrán y que el ente público tenga cada día más difícil ser profeta en su tierra.

Las portadas de los periódicos de Almería (28-04-20)

Aarón Rodríguez
@opinionalmeria

⏩⏩⏩ La Voz de Almería abre su edición con este titular: "Ni un solo contagio en más de la mitad de la provincia". Diario de Almería dice: "La pandemia respeta, por el momento, a 58 pueblos de la provincia de Almería". Ideal destaca: "Almería es la que tiene más contagiados y Roquetas el municipio con más fallecidos".




Información, material, test y dinero


José Luis Sánchez Teruel
Secretario general del PSOE de Almería

➤ Información, material, test y dinero: esta es la primera ayuda que necesitan los ayuntamientos por parte de la Junta de Andalucía para proteger a sus vecinos y luchar contra la pandemia. Sin embargo, por desgracia estamos viviendo un problemón como sociedad, con viejos hábitos: mucha propaganda, pero ninguna información; mucha propaganda, pero poco o ningún material ni test en los pueblos, y mucha propaganda y poco o ningún dinero para los ayuntamientos.


El Gobierno de España, de izquierdas, progresista, trabaja lealmente con la Junta de Andalucía, ahora gobernada por las tres derechas que conviven en España. Le ha aportado toda la información, grandes cantidades de todo tipo de material, test y dinero por cuantía superior a varios centenares de millones de euros.

Sin embargo, los ayuntamientos se están encontrando con un cortafuegos a la hora de poder atender los problemas de sus vecinos: la Junta de Andalucía les niega la información sobre positivos en los municipios. Andalucía es una de las tres comunidades autónomas del país que se comportan así, negando datos a los ayuntamientos. Penoso logro. En los contenedores de basura hay residuos de personas con positivo en covid-19 que recoger, personas con positivo en covid-19 a las que les cuesta quedarse en su casa o responder a las llamadas de teléfono para ser controlados por los sanitarios, o que  viven  solas y no deben salir a comprar.

Tras las quejas de los alcaldes, han decidido dar alguna información, pero no lo hacen por pueblos, lo hacen por zonas sanitarias en las que hay 40 pueblos y eso no vale para nada. Es buscar una aguja en un pajar, aunque los alcaldes terminan encontrándola. Sin Información no hay seguridad. Por no dar, no le han dado esa información por pueblos ni al Gobierno de España, pero se la tendrán que dar.

Los ayuntamientos necesitan que se hagan test en sus pueblos a empleados municipales, a personas relacionadas con positivos en covid-19, y necesitan material de protección para trabajadores municipales y para la población en general. Sin embargo, se encuentran con que del material que ha comprado la Junta de Andalucía o  que le ha dado el Gobierno de España a la administración autonómica, poco o nada les hace llegar el gobierno de Moreno Bonilla a los ayuntamientos. Son más bien los ayuntamientos, en algunos casos, los que han dado material incluso a servicios públicos de la Junta de Andalucía.

Los ayuntamientos han tenido que fabricar o comprar mascarillas, con la excepción de las 200 o 300 que les entregó la Diputación Provincial. Mientras otras diputaciones andaluzas han comprado grandes cantidades de material, aquí, la de Almería, por muchos golpes de pecho que se dé, ha comprado una cantidad a todas luces insuficiente. Para que se hagan una idea, Jaén compra para una población similar a la de Almería 1.200.000 mascarillas y Almería 150.000. Esa es la proporción y esa es la implicación. Sin ruido ni fotos, además de lo entregado a la Junta de Andalucía, el Gobierno de España ha repartido a día de hoy mucho más material en Almería a los ayuntamientos que la propia Diputación o la Junta de Andalucía. Eso sí, la propaganda dirá lo contrario.

Con trescientos mil euros para 60 pueblos, de los varios centenares de millones de euros recibidos del Gobierno de España, la Junta de Andalucía piensa que ya ha arreglado el problema, dejando sin un euro a los municipios de más de 1.500 habitantes y haciendo un reparto más que cuestionable en municipios de más de 20.000 habitantes.  Y esto es lo que tenemos. Por eso hoy desde aquí quiero insistir en la necesidad de que fluyan la información, el material, los test y el dinero para los ayuntamientos. Seguimos.

Cumpliendo


José Miguel Alarcón
Secretario General del PSOE de El Ejido

⏩⏩⏩ El Ejido, una ciudad que casi el cien por cien de su población es agrícola directa o indirectamente, va a pasar este estado de alarma prácticamente con todo el sector trabajando. Es cierto que también cuenta con un número importante de establecimientos, especialmente hosteleros, que como ocurre en el resto de España deben permanecer cerrados, pero a pesar de ello El Ejido está casi como siempre, produciendo las mejores verduras del mundo gracias al esfuerzo de nuestros agricultores y agricultoras.


Y dentro de este sector tan importante para nuestro municipio y nuestra provincia se encuentra el personal del manipulado y envasado. Mujeres y hombres, almacenes y cooperativas que durante todo este tiempo han seguido trabajando para que nuestras hortalizas lleguen a todos esos mercados tanto nacionales como internacionales que necesitamos y que nos necesitan. Y desde el PSOE de El Ejido queremos reconocer su valentía con mucho orgullo. La valentía de estos trabajadores y trabajadoras que han cumplido y cumplen hoy aun sabiendo el riesgo al que se enfrentan. También cómo no a nuestros empresarios, que desde el primer momento pusieron todas las medidas a su alcance para trabajar con la mayor seguridad. Pero perdonen que insista si considero que el mayor mérito lo tienen esas miles de trabajadoras y trabajadores del manipulado y envasado.

Porque aunque a esta parte del sector siempre se le ha tenido en cuenta, sí, es verdad, también lo es que quizás nunca hayamos apreciado su esfuerzo como en estos días de pandemia. Porque ahora vemos con más claridad que son trabajadores y trabajadoras por los que tenemos que mirar todos, y cuando digo todos me refiero especialmente a los empresarios y a las administraciones. Porque estos trabajadores cumplen todos los días con su trabajo, y ahora nos toca a nosotros cumplir con nuestra parte. Tenemos que valorarles más, sobre todo en sus derechos como trabajadores y ahora es el momento de hacerlo.

La negociación de su convenio aún no se ha cerrado y estos trabajadores y trabajadoras no se merecen seguir teniendo que pensar, cada cierto tiempo, dónde van a trabajar la próxima campaña. Creo que la patronal tiene que ser generosa y mejorar de verdad este convenio porque estas trabajadoras y trabajadores merecen que todas las horas que trabajen, todas, se paguen según convenio.

Por eso desde el PSOE siempre brindaremos nuestro apoyo a quienes siguen cumpliendo en estos difíciles momentos. Mujeres y hombres que han sido y son un ejemplo de compromiso y esfuerzo, y desde aquí nuestro más sincero agradecimiento a todas y a todos ellos. Deseo que estas palabras que escribo os lleguen como muestra de nuestro compromiso real de que también tenemos que cumplir con todas vosotras y vosotros. Gracias por todo. 

El alma de los peones


Moisés S. Palmero Aranda
Educador ambiental y escritor

⏩ El silencio de ayer de los balcones y la denuncia por un delito contra la seguridad de los trabajadores, que el Consejo de Enfermería ha interpuesto ante el Supremo a varios representantes políticos, viene a demostrarnos que nuestros sanitarios, la primera línea de defensa ante el coronavirus, no se sienten héroes, sino mártires que han aceptado, resignados, sufrimientos, injusticias o privaciones para llevar a cabo su tarea.


En realidad no quieren ninguna etiqueta salvo la de profesionales que han hecho su trabajo, como los camioneros, las fuerzas de seguridad, los cajeros del supermercado, los farmacéuticos y tantos otros que nos han hecho pasar esta cuarentena sin privaciones.
Eran mandados a la primera línea del frente para defender, y engrandecer, el imperio, mientras los cesares y emperadores dirigían, manejaban, desde lo alto de la planicie, sus fuerzas, sus piezas
Tampoco quieren que se hable de guerra, y quizá tengan razón, pero desde que empezó todo, me dio la sensación, y será porque estaba leyendo a Posteguillo, que estos trabajadores esenciales eran mandados a la primera línea del frente para defender, y engrandecer, el imperio, mientras los cesares y emperadores dirigían, manejaban, desde lo alto de la planicie, sus fuerzas, sus piezas. Sobre la sangre de los legionarios se erigió Roma, que terminó desangrándose por la avaricia y corruptelas de sus políticos, más preocupados por el poder personal que el de los ciudadanos.

La diferencia es que aquellos legionarios estaban muy bien pagados. Es cierto que los primeros siglos de Roma no era así. Cada uno se compraba sus defensas, sus armas, y la guerra, cuando los enemigos y las ambiciones eran menores, era un complemento a su vida de campesinos. Pero con el tiempo se dieron cuenta de que para dominar el mundo, debían profesionalizarlos, darles una buena paga y todo lo que necesitaban para ir a la batalla. Los emperadores que consiguieron que Roma dominara el mundo, fueron los que cuidaron a sus legiones, los que lucharon junto a ellos, los que  reconocieron su valor, su esfuerzo, no solo con vítores y palmaditas en la espalda. Los que olvidaron que su poder residía en sus tropas, los que no dieron ejemplo en el campo de batalla, los que racanearon en su agradecimiento por sus sacrificios, por su valentía, no duraron mucho.

Lo sé, a la mayoría no le gustará la comparación, pensarán que está fuera de lugar. Nuestros trabajadores esenciales no son legionarios, ni estamos en guerra, pero si nuestro Presidente utiliza conceptos bélicos es que, esta crisis sanitaria, desde nuestro gobierno se está afrontando como si lo fuese. Y las tropas se le están rebelando. Han perdido la fe en su líder, porque no lo sienten junto a ellos en el cuerpo a cuerpo, porque los arenga desde su caballo con su toga purpura impoluta, pero no los escucha, no atiende sus necesidades, y los manda a luchar con sandalias roídas, con cucharas de madera, a pecho descubierto. La primera línea, los esenciales, solventaron la falta de recursos con entusiasmo, con vocación, por el ánimo y el apoyo de sus conciudadanos, pero el tiempo, el sobreesfuerzo, sus compañeros caídos, la indolencia e incapacidad de sus gobernantes, desbordados por la situación, los está poniendo al límite.

La historia pondrá a cada uno en su lugar, pero tengo la esperanza de que esta crisis sanitaria, sea recordada como el momento donde los peones se rebelaron, cuando entendieron, que como decía Philidor, son el alma de la partida, y que tenían la posibilidad de coronarse, convertirse, en lo que ellos quisiesen ser, un ejército de damas, de caballos, de alfiles. Quizá este sea el momento de cambiar las reglas del juego, de olvidarnos de proteger al rey, que como siempre ha permanecido impasible en el centro del tablero, esperando el momento de atacar, y encabezar la victoria, o comenzar su huida, y achacar su derrota a la falta de pericia de sus generales, de su tropa.

Se acerca el dos de mayo y su espíritu está más vivo que nunca. El pueblo luchando contra la ocupación, todos a una, esperanzados por un futuro mejor. En nuestras manos está cambiar las reglas del juego, olvidarnos de la dependencia de los mercados, de la globalización, de dejarnos la vida defendiendo algo en lo que no creemos y que nos lleva a la destrucción. Reclamemos la posición que nos hemos ganado, la libertad de elegir, la oportunidad de construir otro mundo más justo, la ocasión que se nos ha ofrecido, lo aprendido, para recuperar el alma de los peones.

No, no estamos en guerra, pero que la sangre derramada no sea en vano.