Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Encuesta Sociométrica: el PP sube 19 escaños y el PSOE baja siete


Tania Artajo
@opinionalmeria

⏩ Si las elecciones generales se celebraran ahora, el Partido Popular conseguiría 19 diputados más que los que obtuvo en los últimos comicios, mientras el Partido Socialista descendería en siete escaños. Es lo que dice la última encuesta de SocioMétrica elaborada para El Español, el periódico digital que dirige Pedro J. Ramírez.

El PSOE sigue liderando la intención de voto (26,9%) frente al PP que, no obstante, cada vez recorta más distancias hasta situarse a fecha de hoy en el 24,4% de los sufragios. La formación de Pablo Casado, Inés Arrimadas y Santiago Abascal ostentarían 169 escaños frente a sólo los 143 de las tres izquierdas


El apoyo en las urnas a Vox de las últimas elecciones generales y a Cs se mantendrían sin grandes cambios (14,6% y 7,9% de los votos respectivamente). En el bloque de la derecha sería el PP quien aglutinaría todo el descontentoEn el sector de la izquierda se reproduce algo parecido: el PSOE resiste mejor que el resto. En ambos bloques se debe a la ley electoral de Hondt que favorece a la primera formación de cada bloque y da lugar a un bipartidismo asimétrico.

El PSOE bajaría 7 escaños; Unidas Podemos caería en 8 diputados en comparación con el 10N; Vox descendería en 5 escaños. Ciudadanos, en cambio, sumaría 4 más desde noviembre y el PP lograría 20 sillones más que en los últimos comicios y se quedaría a solo cinco del PSOE.

Se han realizado 2.226 encuestas a través de multiplataforma online, entre los días 27 y 30 de mayo, calibradas para el total nacional por sexo, edad, provincia, hábitat rural/urbano y situación laboral. Con posterior ponderación por recuerdo de voto en las elecciones del 10-N. La convergencia por interacción para el total nacional es del 97%. El margen de error es <3%.

Bulos de destrucción masiva


Esperanza Pérez Felices
Alcaldesa de Níjar

⏩ Algunos y de manera intencionada están haciendo correr el bulo de que los ayuntamientos empiezan a gestionar supuestas ayudas sociales, la renta vital de la que se habla desde hace tiempo, y le ha contado a la población inmigrante sin techo, sin trabajo y sin nada a lo que acogerse, que esos subsidios se pueden recibir por el mero hecho de estar en el país. Obviamente estas cosas no se cuentan en cualquier lugar, sino en las comarcas que hay una especial presión de inmigración que, además, suele estar relacionada con grandes áreas de cultivo, como ocurre en la provincia de Almería.


Y por si alguien aún tiene dudas o se ha tragado el engaño por ingenuidad, ceguera o dejarse llevar lo podemos aclarar en dos palabras: Es mentira. Yo, por ejemplo, tengo uno de esos mensajes distribuidos en grupos de whatssap, que ya he puesto en conocimiento de las autoridades correspondientes, en el que no hay cara ni nombre de persona emisora tan sólo aparece una bandera de España con un lazo negro. Vamos lo que viene ser arrastrar la bandera en vez de llevarla a lo más alto.

Esta maniobra que para algunos puede ser entendida como una brillante estrategia con el fin de generar aglomeraciones en las puertas de los ayuntamientos, y llamar a la movilización general para evitar el supuesto saqueo del estado del bienestar, no es la primera que vemos, porque ya hemos pasado entre otras por las oleadas de peticiones de viviendas a los ayuntamientos promovidas desde elementos de la ultraderecha para luego difundir el bulo de que “están dando casas a los inmigrantes”.

Ahora bien, vamos por partes que el asunto tiene miga. Esas imágenes de aglomeraciones de inmigrantes en las puertas de los ayuntamientos pidiendo auxilio, no son obviamente nuestro mejor folleto de promoción de Almería como una zona de destino turístico para este verano, sobre todo si lo que se busca es un lugar tranquilo, ajeno a cualquier resto de lo queda de pandemia y cosas por el estilo.

Obviamente, después de un año en el que se han hecho correr mil bulos en el terreno agrícola sobre maltrato sistemático de los inmigrantes, semiesclavitud, chabolismo y todas esas cosas que hemos desmentido o puesto en sus justos términos a lo largo del año, nuestros competidores de los países del norte se tienen que estar poniendo las botas. Vamos que no les hace falta ni contratar estrategas porque ya tenemos suficientes insensatos por aquí que les hacen el trabajo sucio sin tener que gastar un euro.

Si a un alemán que sale de hacer la compra en un Lidl le pones el vídeo del camionero holandés que le grita a su presidente del gobierno aquello de “¡a los españoles ni un euro!”, le sumas las fotos o vídeos de las colas de inmigrantes que se difunden en el bulo y lo aderezas con las imágenes de señores en una manifestación con la bandera española al cuello, y aporreando una bandeja con una cuchara de plata, está claro que se pasan del tomate de España al cabrito del Benelux sin pensárselo dos veces. Vamos, lo que viene a ser el efecto de un bulo de destrucción masiva en el que la víctima no es un hombre de color en un pueblo de Almería, sino España como país y emisora de jóvenes emigrantes que buscan aprender idiomas, tener una primera experiencia laboral en una empresa que valore su carrera aún no contando con experiencia previa, y esas cosas que aquí no encuentran.

Y es ahí donde está el problema, en la falta de reflexión, en no pensar las cosas dos veces antes de creernos cualquier historia y, sobre todo, antes de difundirla. Mientras unos creen que están haciendo una gracia o luchando contra el Gobierno de cara a la galería, lo que realmente están haciendo es echarnos tierra encima, pero por toneladas.

Y luego, si quieren, otro día, hablamos de la variable del honor que hay en engañar a personas que no tienen nada, que no hablan tu idioma, que huyeron de sus países porque sencillamente tenían hambre y cruzaron desiertos endeudados hasta las cejas con mafias buscando no un subsidio, sino dignidad. Pero de eso ya hablamos en otro momento, cuando volvamos a disparar las alarmas porque hay que recoger cosechas y no encontramos mano de obra que quiera ese trabajo, en esas condiciones y a ese precio. Eso ya, lo hablamos otro día.

Patriotas


José Luis Sánchez Teruel
Secretario General del PSOE de Almería

⏩ Ni siquiera el día en el que comenzaba en España el luto oficial en memoria de las víctimas de la covid-19, la derecha fue capaz de estar a la altura. El clima tóxico que trasladan las intervenciones de los dirigentes del PP y Vox desde el Congreso de los Diputados a las calles, que luego termina en las plazas del insulto en las que han convertido las redes sociales, define su patriotismo.


La confrontación política es saludable. Cómo no lo va a ser, si es la esencia de la democracia, pero esto es otra cosa. Lo que estamos viviendo en medio de un dolor y una preocupación inimaginables, como consecuencia de las miles de víctimas que está dejando la pandemia, tiene como denominador común un elemento que se remonta al inicio de esta legislatura: la estrategia diseñada por la derecha para negar la legitimidad del Gobierno.
Casado y Abascal se han negado a reconocer desde el minuto uno los resultados de las pasadas elecciones generales, en un acto de rebeldía democrática sin precedentes
Casado y Abascal se han negado a reconocer desde el minuto uno los resultados de las pasadas elecciones generales, en un acto de rebeldía democrática sin precedentes. Con esos mimbres comenzamos a sufrir los efectos de un coronavirus que tiene en jaque a todo el planeta, pero ni eso les frenó. Es más, sus actos, sus palabras y sus decisiones hasta hoy, hacen indicar que han considerado la enfermedad como una oportunidad.

Nunca habíamos visto en democracia un estado de crispación política como el actual, donde crece el odio a la misma vez que crecen los insultos, las mentiras y la manipulación.

Durante estas diez semanas de pandemia, en el líder de la oposición solo hemos encontrado posados, imposturas, rechazo a cualquier cosa que propusiera el Gobierno y una indisimulada ambición por mimetizarse con la extrema derecha. Y esto es un problema de enorme calado para un país que necesita unidad.

En Andalucía, la imagen que nos deja el acuerdo del PP y Cs para que la extrema derecha presida la Comisión para la Reconstrucción es muy parecida. Moreno Bonilla y Marín, incómodos con la actitud de la oposición de ofrecerse al acuerdo, han dinamitado el órgano que debía buscar el consenso.

Este es el patriotismo ramplón del que hace gala la actual derecha, aunque ser patriota en 2020 en plena pandemia no consiste en envolverse en la bandera sin más, sino en procurar contribuir con tus actos al bien del conjunto de tus conciudadanos. Ser patriota hoy, por ejemplo, es poner en marcha medidas que son un gran avance social, como el ingreso mínimo vital aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez, que nos hace mejor sociedad y mejor país, como nos hicieron mejores las pensiones no contributivas o la ley de la dependencia. Seguimos.

La ilusión de pensar el futuro de Almería


Ramón Fernández-Pacheco
Alcalde de Almería

⏩ Acaba de cumplirse un año desde que las últimas Elecciones Municipales supusieran un sólido respaldo de los almerienses al proyecto que tengo el honor de encabezar como alcalde. Y la verdad es que en estos últimos doce meses han pasado muchas cosas en Almería, algunas buenas y otras de tan triste recuerdo como los efectos de las torrenciales lluvias del pasado otoño o el inesperado y brusco giro de la realidad que nos está suponiendo la lucha contra el coronavirus. Y aunque estas dos circunstancias han supuesto trágicas consecuencias y situaciones adversas para muchos almerienses, en términos generales hemos demostrado que la gran capacidad de superación y compromiso de los almerienses ha facilitado las tareas de reconstrucción y ayuda puestas en marcha por el ayuntamiento de Almería.  


Hemos sabido cumplir con nuestro papel de administración más cercana a los vecinos gracias a contar con servidores públicos de extraordinaria valía, lo que  supone una garantía ante cualquier dificultad o circunstancia sobrevenida. Pero por encima de eso, este aniversario debe servir para volver a expresar la sensación más enriquecedora que puede tener una persona: el agradecimiento. Quiero dar las gracias a cuantos volvieron a hacer del PP el partido más votado de Almería, que fue la capital española en la que los populares obtuvimos mejor resultado y gracias también a cuantos, sin votarnos, aportan ideas constructivas y críticas razonadas a este proyecto común que a todos nos une y que se llama Almería. Pero no es posible hablar de futuro sin hablar de ilusión, que es la fuerza que impulsa a diario mi labor de alcalde, pisando la calle y compartiendo con la gente las ideas que luego cobran forma en los despachos. Y en esa forma de trabajar, que es como yo entiendo la alcaldía, son determinantes las aportaciones de los diferentes colectivos profesionales y vecinales de Almería. 
Debemos seguir prestando atención a los colectivos con necesidades especiales y hacer que todos los almerienses, con independencia de sus capacidades, puedan disfrutar del presente y del futuro de Almería con total normalidad
Nuestra ciudad crece ya no sólo en torno a su dimensión física, que cada vez es más importante en un entorno en el que viven más de 200.000 personas, sino que lo hace procurando generar una mejor calidad de vida para todos. Y esa es la base del cambio que está impulsando el Ayuntamiento en Almería. Así, en este año hemos profundizado en los tres pilares que sostienen el modelo de desarrollo en todas las ciudades modernas como la nuestra: la digitalización, que permite acercar los servicios municipales a los ciudadanos, generando ahorro y haciendo de Almería una ciudad más sostenible, que es otro de los pilares de este modelo. Y sostenibilidad no es otra cosa que mejorar la movilidad, ampliar las zonas verdes, reducir la huella de carbono y hacer que se respire mejor en Almería. Son iniciativas que no tienen color político ni propiedad intelectual y que nos benefician por igual. Y por último, pero no menos importante, también hemos crecido en algo que marca las diferencias entre una gran ciudad y una ciudad grande: la inclusión total de sus vecinos. Debemos seguir prestando atención a los colectivos con necesidades especiales y hacer que todos los almerienses, con independencia de sus capacidades, puedan disfrutar del presente y del futuro de Almería con total normalidad. Es un escenario apasionante al que nos dirigimos y al que sigo convocando, con más fuerzas incluso que hace un año, a todos los almerienses. Seguimos trabajando.

Las portadas de los periódicos de Almería (31-05-20)

Aarón Rodríguez
@opinionalmeria

Diario de Almería abre su edición con este titular: "Casi 700 vigilantes para controlar todas las playas". Diario de Almería dice: "Sigue la tendencia a la baja, con las UCI vacías y solo dos nuevos casos". Ideal destaca: "Primer fin de semana playero".