Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El voto de los compromisarios del PP de Almería


Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

El Partido Popular de Almería ha estado representado en el XIX Congreso por 75 compromisarios. ¿Cuántos de estos compromisarios se ha decantado por Pablo Casado y cuántos por Soraya Sáenz de Santamaría? No es fácil saberlo. Cuando una papeleta se recoge en una cabina y se introduce en un sobre cerrado antes de depositarla en la urna resulta muy difícil, casi imposible, determinar el sentido de ese voto. Los organizadores del congreso han sido muy cuidadosos a la hora de preservar el anonimato, y creo que lo han conseguido.

Papeleta del compromisario Fernando Giménez

En esta situación, la cercanía al conocimiento del voto de un compromisario solo se puede tener si éste lo manifiesta públicamente o se dan las circunstancias precisas que conduzcan a una conclusión. A veces incluso hay que tener cierta cautela con estas premisas, pues no siempre las cosas  son como parecen o como nos dicen que son. Tengo guardada en la memoria una anécdota que me contó, hace muchos años, Adolfo Pérez López, el que fue alcalde de Garrucha por UCD. Posiblemente él ni la recuerde. Era el día de las elecciones municipales. Un elector acudió a votar, pero se presentó tarde en la mesa. Lógicamente, no lo dejaron ejercer su derecho al voto. El hombre, muy alterado, acudió en auxilio del alcalde. “¡Los rojos no me dejan votar, don Adolfo!”, clamaba. El alcalde sabía más o menos de qué pie cojeaba el señor y se sorprendió de que acudiera en súplica a él. Lo convenció tras hacerle ver que la admisión de su voto podría ocasionar la impugnación de la mesa y ser mayor el daño ocasionado que el beneficio de un solo voto. Al final, el hombre se fue conforme, pero quien entró en duda sobre el sentido del voto en cuestión fue el propio Adolfo. El susodicho traía el sobre preparado de casa y lo tiró a la papelera. Adolfo no se quiso ir esa noche a la cama con la duda: fue a la papelera, abrió el sobre en cuestión y dentro lo que había era una papeleta con un puño y una rosa.

Compromisarios del PP de Almería

¿Por qué cuento esta anécdota? En realidad, por nada (solo porque es graciosa), pues en el caso de las primarias del PP no creo que se dé una situación similar, por lo que no hay que dudar del sentido del voto de quien explícitamente lo manifiesta. En la primera fase de las primarias los inscritos almerienses dieron 804 votos a Cospedal, 407 a Sáenz de Santamaría y 178 a Casado.  Tras ser excluida del proceso, Cospedal ha unido sus esfuerzos a los de Pablo Casado, por lo que se podría determinar que Almería iba a estar –ha estado- con el exvicesecretario general. Además, de una manera holgada. ¿Ha sido así? "Los compromisarios almerienses que han votado a Cospedal no van a votar a Casado", escribió de forma rotunda en su carta semanal el director de ‘La Voz de Almería’, Pedro Manuel de la Cruz. Parece que ha fallado su visión de futuro. Su redactor Simón Ruiz, desplazado en el congreso, lo aclara: “Según distintas fuentes, de los 75 compromisarios más de 60 habrían escrito en su papeleta el nombre del exvicesecretario de Comunicación y menos de 15 el de la exvicepresidenta del Gobierno”. Los ‘signos externos’ apuntan a que los números de Simón Ruiz andan cerca de la realidad.

Nuevas Generaciones de Almería se felicita por la elección de Javier Aureliano García Molina

De los 75 compromisarios almerienses son pocos los que explícitamente han manifestado el sentido de su voto. A favor de Pablo Casado han declarado su voto Javier Aureliano García Molina (que ha entrado en el Comité Ejecutivo Nacional), Juan José Matarí, Carmen Navarro, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, Eugenio Gonzálvez y Maribel Sánchez. Por la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría han votado Ramón Fernández-Pacheco, Francisco Góngora, Carmen Crespo y Aránzazu Martín.

Tras el congreso, quien también ha declarado su voto por Pablo Casado –y, además, ha fotografiado su papeleta- ha sido el diputado provincial Fernando Giménez. “Mi voto fue para Pablo Casado, como todos sabéis, porque estoy seguro que es el mejor y lo va a demostrar”, ha dicho en Facebook.  La concejal de Roquetas Rocío Sánchez Llamas no lo manifiesta de forma tan explícita, pero se sobreentiende. Si hubiera que juzgar por la cantidad de compromisarios que han dado un ‘me gusta’ al comentario de Fernando Giménez, y ese símbolo de agrado fuera sincero, de lo que no hay por qué dudar, se puede concluir que las cifras que ofrece Simón Ruiz (60-15) andan cerca de la realidad. Tras este amasijo de cifras/votos se puede concluir que hace unas pocas semanas el Partido Popular de Almería era ‘cospedalista’ en primer término y ‘sorayista’ en segundo lugar. Hoy no es ni una cosa ni otra: es ‘pablista’. “O sea, como Arenas”, que diría una mente perturbada.

Adiós al marianismo, bienvenida al aznarismo


Pedro Manuel de la Cruz
Director de La Voz de Almería

➤➤➤Se lo escribí a Simón Ruiz mientras los más de tres mil compromisarios aclamaban a Rajoy durante su última intervención como presidente del PP: “La mayoría de los que esta tarde le aclaman hasta el delirio, mañana votarán lo contrario de lo que con tanta emoción sincera aplauden hoy”. No tenía datos objetivos, pero el ambiente que se respiraba en los salones del Hotel Marriot y el dibujo de la derrota presentida que se perfilaba en los rostros de Juanma Moreno, Antonio Sanz o Carmen Crespo delataba la bancarrota de su candidata.

Pablo Casado

Cuando sugerí a Crespo la situación de incomodidad en que quedaría el presidente andaluz si no ganaba Soraya, la portavoz del partido en el Parlamento andaluz solo atisbó a responder que no pasaría nada “porque Juanma y Pablo son amigos íntimos”. Cuando en una batalla alguien apela a la íntima amistad de los contendientes es que ya ha asumido la derrota. En política no hay amigos, solo Poder y lo alcanzas o lo pierdes. La amistad es un sentimiento efímero que solo se mantiene el tiempo que duran los intereses compartidos.
La expresión más cercana al desánimo que he observado en toda la campaña la encontré dibujada en Gabriel Amat, el político que menos se jugaba en la partida, el que, venciera Casado o Soraya, siempre sería ganador 
Sostienen los clásicos que la cara es el espejo del alma y quizá por eso la expresión más cercana al desánimo que he observado en toda la campaña la encontré dibujada en Gabriel Amat. El político que menos se jugaba en la partida, el que, venciera Casado o Soraya, siempre sería ganador porque no se decantó por ninguno y fue exquisito en el trato con todos, no ha podido durante estas semanas y no pudo el viernes evitar la sombra sutil del pesimismo. Ni horas antes de la votación decisiva, cuando (¡bueno es él!, ya había conseguido que dos de sus hombres de máxima confianza ocuparan puestos privilegiados en las dos candidaturas -Ramón Fernández en la de Soraya y Javier Aureliano en la de Casado- el rostro de Amat abandonó el perfil de la decepción ante la imposibilidad de una lista unitaria.

Portada de La Voz de Almería

La cultura tribal de las primarias no está en los registros políticos del PP y esa es una carencia de la que todos son conscientes, aunque no se atrevan a decirlo. Acostumbrados al cesarismo de Fraga y Aznar, la batalla de Valencia en 2004, en la que salió vencedor Rajoy frente al aznarismo de Esperanza Aguirre, solo fue un ensayo, casi un juego floral comparado con la guerra sin cuartel librada en las ultimas cuarenta y ocho horas en Madrid.

De estas semanas de enfrentamiento a campo abierto pueden sacarse varias conclusiones y, casi todas, poco alentadoras para el principal partido del país. La primera conclusión es la certeza, ya indisimulable, de que el PP no estaba preparado para gestionar con inteligencia su paso a la oposición. Durante los gobiernos de Zapatero los populares supieron adaptarse, aunque con alguna patología obsesiva por las teorías extravagantes, a la salida abrupta del poder tras su impúdica gestión del 11 M. Rajoy, que hasta la mañana de las elecciones sostuvo la autoría etarra (¿obligado por Aznar y su periodista de cabecera?, no lo descarten) fue imponiendo un nuevo estilo para gestionar con los menos daños posibles aquella debacle electoral tan inesperada.
Solo el desconcierto y la desorientación explican la enmienda a la totalidad que supone la elección de Casado frente a Soraya 
Catorce años después, el desalojo del poder tras la moción de Sánchez les ha acercado, más allá de los llamamientos protocolarios de ayer, al riesgo cierto del desconcierto y la refundación. Porque solo el desconcierto y la desorientación explican la enmienda a la totalidad que supone la elección de Casado frente a Soraya apenas veinticuatro horas después de haber aplaudido hasta la desmesura los logros del gobierno en el que ella fue vicepresidenta.

En el umbral que separa un atardecer de un mediodía, centenares de compromisarios olvidaban los últimos siete años de gestión en los que el gobierno -su gobierno- ha sacado al país de una de las crisis más graves que se recuerdan y ha plantado cara (aunque a destiempo y tras una pasividad cercana al bochorno) al desafío independentista. Llegados a este punto, la pregunta es inevitable: ¿Por qué esta contradicción entre lo que se aplaude (la gestión de Rajoy, el marianismo, en suma) y lo que se vota (el regreso del aznarismo y el aguirrismo)?
En medio de la desorientación, entre el pragmatismo de una tecnócrata y la épica de un ilusionado, la tropa siempre sigue al guerrero
El porqué de este por qué quizá pueda encontrarse en que, mientras Soraya personificaba el posibilismo de quien ha gobernado en medio de la tormenta, Casado encarnaba el rearme ideológico y el regreso a las esencias de quien nunca se ha visto obligado a tomar una decisión de gobierno. Y ya se sabe: en medio de la desorientación, entre el pragmatismo de una tecnócrata y la épica de un ilusionado, la tropa siempre sigue al guerrero. Aunque corra el riesgo de que, en medio de la batalla, la bala incontrolable de un máster acabe derribándolo.

El PP de Almería, con Casado


Simón Ruiz
Enviado especial

➤➤➤Acabó el misterio y se deshojó la margarita por completo en la clausura del congreso nacional extraordinario del Partido Popular. Los almerienses se volcaron de manera mayoritaria con el triunfador de la contienda, Pablo Casado Blanco, nuevo presidente. La delegación almeriense la formaban más de 70 compromisarios entre electos y natos. Había quienes apoyaban a Soraya Sáenz de Santamaría y quienes optaron por Pablo Casado, dentro de la libertad de voto pregonada desde la dirección provincial (Gabriel Amat) y de la aspirada neutralidad. Ganaron estos últimos.

Javier Aureliano García, con Casado, y Ramón Fernández-Pacheco, con Sáenz de Santamaría

Según distintas fuentes, de esos compromisarios más de 60 habrían escrito en su papeleta el nombre del exvicesecretario de Comunicación y menos de 15 el de la exvicepresidenta del Gobierno de la Nación. El voto en el congreso nacional extraordinario del PP era secreto. En eso se ha insistido mucho en estos días. Por eso, siempre será arriesgado atestiguar al cien por cien que Casado tuvo esos apoyos de Almería. Pero hay un dato más que relevante. En las recientes primarias, María Dolores de Cospedal dobló en votos en territorio almeriense a Soraya Sáenz de Santamaría. O, lo que es lo mismo, los ‘cospedalianos’ llevaron a Madrid el ‘mandato’ de apoyar a Pablo Casado porque la exsecretaria general no pasó el corte de las primarias. Entre ellos había indecisos, pero todo indica que fueron convencidos en la segunda visita de Pablo Casado a Almería (ayer sábado hizo una semana) y en los pasillos del cónclave en el Hotel Marriot de Madrid.
Casado ha recompensado el apoyo del PP de Almería con la inclusión de Javier Aureliano García Molina en el Comité Ejecutivo Nacional
Casado ha recompensado el apoyo del PP de Almería con la inclusión de Javier Aureliano García Molina en el Comité Ejecutivo Nacional. Como se ha publicado en los últimos días, la delegación almeriense viajó dividida a la capital de España, y con los apoyos más claros hacia Soraya Sáenz de Santamaría. La exvicepresidenta del Gobierno con Mariano Rajoy encontró en estas tierras del Sur el respaldo de dos alcaldes de grandes ciudades, el de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, y el de El Ejido, Francisco Góngora, así como de la portavoz parlamentaria en la Cámara andaluza, Carmen Crespo, y la diputada autonómica Aránzazu Martín. Fernández-Pacheco fue incluido en la propuesta de Comité Ejecutivo de Soraya.

Conocido el resultado de ayer, el regidor almeriense puso en valor el perfil político de Pablo Casado para ocupar la presidencia nacional. A esos nombres propios hay que sumar los de los diputados Juan José Matarí y Carmen Navarro y los tres senadores electos, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, Eugenio Gonzálvez y Maribel Sánchez. Apoyaron primero a Cospedal y ahora a Pablo Casado. Y, al margen de ellos, hay quien se ha situado en la llamada ‘neutralidad’. No han desvelado a quién iban a votar. Son los casos de la senadora autonómica Rosario Soto y el parlamentario Pablo Venzal Contreras.


Se equivocó Pedro Manuel de la Cruz
Emilio Ruiz

El director de La Voz de Almería, Pedro Manuel de la Cruz, es un excelente analista de la situación política en la provincia. Sus previsiones raramente no se cumplen. Pero esta vez no ha acertado. Nunca pensó que quienes en Almería habían apoyado a Cospedal, quince días después iban a elegir la papeleta de Pablo Casado.



Hace dos semanas, una vez finalizada la primera fase del proceso de primarias, en su artículo dominical, manifesto: "Quienes optaron el jueves por Cospedal no van a tener mucha dificultad en votar a Soraya en el momento decisivo. Y no lo van a tener porque con su apoyo a la exvecepresidenta recuperarán el camino del reencuentro de aquellos -Juanma Moreno, Javier Arenas- con dolor se alejaron. Los compromisarios almerienses que han votado a Cospedal no van a votar a Casado". Pues, sí, parece que sí, que han votado a Casado, tal como informa desde Madrid Simón Ruiz.

Teresa Rodríguez gana el pulso a Pablo Iglesias


Emilio Ruiz

➤➤➤La segunda Asamblea Ciudadana de Podemos, celebrada en febrero de 2017, conocida como Vistalegre-II, se clausuró al grito de "Unidad, unidad, unidad". Ocho mil gargantas clamaban por poner fin  a una lucha cainita entre los dos sectores más importantes del partido, los encabezados por Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Ciertamente, pablistas y errejonistas firmaron la paz, pero se dejaron un cabo suelto: Podemos Andalucía, dominado por los Anticapitalistas. Teresa Rodríguez fue a aquel cónclave con el encargo de la asamblea regional de “alcanzar un Podemos andaluz con más autonomía política, financiera y organizativa”. Ni la escucharon. Es más, cuando se redactaron los estatutos los ‘anticapis’ observaron que el grado de centralismo de la organización sobrepasaba con creces lo acordado en Vistalegre. Para que no hubiera equívocos. La ejecutiva andaluza mostró su “indignación y malestar”, pero la cosa no fue a más.

Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias (Foto: Confidencial Digital)

Teresa Rodríguez se vino de Vistalegre con el rabo entre las piernas, dicho sea de forma vulgar. Pero la gaditana tiene como lema de cabecera, desde que está en política, la máxima de Persio, de la que quiso apoderarse Cela, “Qui resistit, vincit”. Y desde aquel mismo día empezó a buscar fórmulas para llegar, por la vía de los hechos, al destino que Pablo Iglesias le negaba.  Sus aliados fueron Antonio Maíllo, coordinador de IU Andalucía, y unos cuantos andalucistas huérfanos de partido. El Partido Comunista de España dio el ok. Crearon ‘Adelante Andalucía’, algo que aún no se sabe si es una confluencia, un manifiesto, una organización, un movimiento o un partido político. Puede ser cualquiera de estas cosas, o cualquier otra, según avancen los acontecimientos. Para ver más o menos por dónde van los tiros hay que entretenerse en analizar las palabras de Enrique Santiago, secretario general del PCE: “Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo están demostrando gran altura de miras al anteponer los intereses del pueblo andaluz a cualquier interés particular. El núcleo de la confluencia andaluza es Andalucía, no Podemos, ni IU”. Interprétense estas palabras como se desee.
Teresa Rodríguez se ha hecho con el primer puesto en las ocho provincias, además del segundo en siete –incluida Almería- y el tercero en seis. O sea, victoria por goleada
Viendo la bola de nieve que se les venía encima en las primarias para la Junta de Andalucía, Pablo Iglesias y Pablo Echenique han pretendido pararla creando la candidatura ‘Defender Podemos Andalucía’, avalada por un desfasado Cañamero y una voluntarista Isabel Franco. Los pablistas se han tenido que conformar con un solo voto de cada cuatro. Teresa Rodríguez se ha hecho con el primer puesto en las ocho provincias, además del segundo en siete –incluida Almería- y el tercero en seis. O sea, victoria por goleada.
Teresa Rodríguez tiene engrasados ya todos los engranajes. Incluso ha inscrito su propia Marea Andaluza en el registro estatal de partidos políticos. Pero ‘los pablos’ aún no han dicho la última palabra
Aún no se sabe cuándo convocará Susana Díaz las elecciones en Andalucía. Sean cuando fueren, Teresa Rodríguez tiene engrasados ya todos los engranajes. Incluso ha inscrito su propia Marea Andaluza en el registro estatal de partidos políticos. Pero ‘los pablos’ aún no han dicho la última palabra. Ellos, de estrategia, entienden, y lo menos que desean es oír aquella frase que la sultana Aixa dijo a su hijo Boabdil: “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre” (¡habrá frase más machista!). O sea, que hay partido.

Una aproximación a AFAL: donación Autric-Tamayo


Nuria Torrente
@opinionalmeria

➤➤➤El Museo Reina Sofía, de Madrid, presenta estos días la exposición Una aproximación a Afal: Donación Autric-Tamayo, que se nutre de una selección de la donación de 650 fotografías realizada al Reina Sofía de la familia Autric-Tamayo. Esta donación se suma a las realizadas por Carlos Pérez Siquier, la Fundación Alberto Schommer, Agustín Pániker, Aurora Ontañón, Gonzalo Juanes Asensio y de los hermanos Terré Alonso. La llegada de estas fotografías de la mano de Autric-Tamayo a la Colección va a permitir completar y reforzar el núcleo de fotografía española de mediados del siglo pasado y convertir a la institución en una referencia para el estudio e investigación de la obra de AFAL, colectivo al que se dedicará una sala permanente con el nombre de los donantes Autric-Tamayo, en la cuarta planta del edificio Sabatini.


La exposición reúne la obra de 13 reconocidos fotógrafos: Joan Colom (Barceloºna 1922 - 2017) Gabriel Cualladó (Massanassa, Valencia 1925 - Madrid 2003), Francisco Gómez (Pamplona 1918 - Madrid 1998), Gonzalo Juanes (Gijón 1923 - 2011), Ramón Masats (Caldes de Montbui 1931), Oriol Maspons (Barcelona 1928 - 2013), Xavier Miserachs (Barcelona 1937 - 1998), Francisco Ontañón (Barcelona 1930 - Madrid 2008), Carlos Pérez Siquier (Almería 1930), Leopoldo Pomés (Barcelona 1931), Alberto Schommer (Vitoria 1928 – Madrid 2015), Ricard Terré (Sant Boi de Llobregat, Barcelona 1928 - Vigo 2009) y Julio Ubiña (Santander 1922 - Barcelona 1988).

A partir del relevante conjunto de fotografías de este grupo reunido durante más de veinte años por Adolfo Autric y Rosario Tamayo, Laura Terré, hija de Ricard Terré y comisaria de esta muestra, propuso al Museo en 2016 reunir un conjunto representativo de obras de Afal como respuesta al interés que en los últimos años el Reina Sofía ha demostrado por la fotografía española de mediados del siglo XX y en particular por estos fotógrafos. Buena cuenta de ello es que a partir de 2009 se dedica una sala dentro de la Colección permanente a la fotografía de ese momento, se presenta la exposición Libros que son fotos, fotos que son libros y se publica el volumen fotos & libros. España 1905-1977.

FECHAS:                   13 de junio de 2018 – 19 de noviembre de 2018
LUGAR:                     Museo Reina Sofía. 4ª planta
ORGANIZACIÓN:      Museo Reina Sofía, Madrid
COMISARIADO:        Laura Terré
DIRECTORA DEL PROYECTO: Rosario Peiró
COORDINACIÓN:     Carolina Bustamante y Concha Calvo

Lío en Cuatro Vegas


Antonio Fernández
Periodista

➤➤➤ Si el proceso electoral en la Comunidad de Regantes Cuatro Vegas de Almería ya venía caliente, la decisión de la actual directiva y de su presidente de dar de baja en el censo al candidato alternativo, Vicente Serrano, y a otros 250 comuneros, la mayoría de ellos alineados con la candidatura de Serrano, ha descolocado a los opositores. Esa decisión les fue comunicada por carta durante el día de ayer, lo que ha desatado la indignación de los excluidos porque se produce apenas cuatro días antes de que se celebren las elecciones, previstas para el próximo martes, lo que imposibilita la opción de presentar recurso contra la medida.

Los excluídos del censo no lo entienden

La posibilidad de que se procediera a dar de baja a este grupo de comuneros ya había sido insinuada días atrás por el propio presidente de la comunidad, José Antonio Pérez, cuando comentó que muchos de los ‘opositores’ estaban fuera de la zona regable de Cuatro Vegas. Pero lo que ha llevado a la indignación de Serrano y sus compañeros de lista es que, según explicó ayer, “cuando presentamos la candidatura el pasado día 9 de julio estábamos dentro del censo y ahora, a falta de cinco días para las elecciones, no se puede cambiar ese censo, coincidiendo además, casualmente, con el día en el que se cierra el plazo para presentar candidaturas y a escasos cinco días de la celebración de la asamblea para las elecciones”.
Los integrantes de la candidatura de Vicente Serrano creen que de esta manera Pérez Sánchez “se asegura que nadie se presenta a las elecciones y se queda él como candidato único
Los integrantes de la candidatura presidida por Vicente Serrano ven una clara intencionalidad y un único objetivo con la decisión adoptada por la directiva de la comunidad de regantes y es que de esta manera Pérez Sánchez “se asegura que nadie se presenta a las elecciones y se queda él como candidato único”. La valoración que hacen es que la exclusión de este numeroso grupo de comuneros del proceso electoral, que al mismo tiempo inhabilita Serrano a presentarse a las elecciones, al no tener ni derecho al voto, “representa un atentado a la democracia y a la transparencia de este proceso electoral”.
Los 250 comuneros excluidos han pedido a la Consejería de Medio Ambiente que proceda a la suspensión de la asamblea
Los regantes excluidos de esas elecciones no han dudado en recurrir a la Junta de Andalucía a la que piden que intervenga la comunidad de regantes Cuatro Vegas ante lo que califican como “graves irregularidades” promovidas por el actual presidente y candidato a un nuevo mandato. En representación de los 250 comuneros excluidos, que suman más de 300 hectáreas de superficie de cultivo, los integrantes de la candidatura de Serrano han pedido a la Consejería de Medio Ambiente que les preste amparo y que proceda a la suspensión de la asamblea del próximo martes 24 de julio, al no existir garantía de que sean unas elecciones “ni limpias ni transparentes”.

Serrano afirma que, a pesar de haber sido dado de baja en la comunidad, mantiene la intención de presentarse a las elecciones y anuncia que se presentará el próximo martes en la sede de Cuatro Vegas para tratar de ejercer su derecho al voto, junto con sus compañeros de candidatura. Espera que para entonces la Junta haya tomado medidas que “garanticen la normalidad democrática y considera que hay precedentes en otros casos por lo que pide la adopción de medidas. Teme Serrano que el martes se puedan producir tensiones y pide un dispositivo de seguridad.