Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Zoido y sus delfines: de Sanz a Crespo sin olvidar a Nieto


Isabel Morillo
Jefa de Andalucía de El Correo de Andalucía

El último barómetro del CIS señalaba que solo un 5,2 % valoraba como buena la labor de la oposición en Andalucía. El 48,5 % la calificaba de mala o muy mala y 35 % restante de regular. Poco más de un año después de que el Partido Popular de Andalucía se pegara el batacazo más doloroso de su vida, quedándose a las puertas de una mayoría absoluta que llevaba tocando con los dedos mucho tiempo, el único partido de la oposición sigue sin funcionar y deslavazado. Cada vez pone en menos aprietos a un Gobierno de PSOE e IU que directamente ignora a su rival y mira en su combate hacia Madrid y Rajoy.

El hasta aquí hemos llegado que pronunció Javier Arenas en la fatídica noche electoral sigue siendo el epitafio de un partido que no consigue reinventarse ni fortalecerse. Muchos son los factores que juegan en su contra. Hasta ahora, el PP andaluz no ha caído de lleno en la hoguera de Bárcenas, los sobresueldos o Gürtel. Los daños de estos escándalos siguen siendo colaterales en Andalucía, a pesar de que periódicamente alguien apunte y trate de cercar a Arenas, que sigue sin irse, o de que los constructores andaluces despunten en la lista de donantes del partido. Pero aunque no haya explotado el escándalo en Andalucía, ese ruido ensordece la credibilidad de una oposición que llevaba muchísimo tiempo armada contra la corrupción del contrario y el escándalo de los ERE en Andalucía. El PSOE tiene ahora más fácil el “y tú más”. Así ocurrió en el último pleno del Parlamento, cuando Griñán retó a Juan Ignacio Zoido a hacer públicas sus declaraciones de la renta para que se sepa “si cobró sobresueldos”. Desafío ante el que Zoido sigue en silencio.

Al PP andaluz no le ayuda la crisis, la durísima gestión del Gobierno de Rajoy, la labor de unos ministros andaluces que, salvo Arias Cañete, están entre los peores valorados del gabinete del PP, ni, por supuesto, el ruido interno en sus filas. Porque la mayor debilidad del partido está de puertas adentro. Alguien debería de decirle al PP andaluz que no por negar diariamente que el problema exista va a dejar de existir. 

Los populares andaluces andan mirándose de reojo a la búsqueda de su próximo líder y candidato a la Junta. Los dirigentes replican que PSOE e IU tampoco tienen candidato y públicamente posponen un debate que internamente tienen claro que debe de zanjarse cuanto antes. El presidente del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, cada vez que puede deja claro que su futuro político está en Sevilla. Zoido combina una agenda frenética como alcalde con visitas relámpagos los fines de semana a otras provincias y con su labor como jefe de la oposición en el Parlamento y no despunta en nada. Sin contar con grandes enemigos ni ataques directos, sigue siendo una figura política gris en la esfera regional, de tránsito, y en sus filas cada día tienen más asumido que necesitan un líder a tiempo completo que trate de remontar una situación que empezará a aflorar en los procesos electorales en ciernes, con europeas el próximo año y municipales el siguiente.

En posición de salida hay muchos delfines. Los codazos son tímidos, aunque ya los hay. Hay encuestas internas que tantean posibilidades. Para muchos el candidato natural es el actual secretario general del PP-A, José Luis Sanz. El número dos del partido, también alcalde de Tomares, no se descarta pero tiene cada vez más competencia. Sanz no se ha consolidado como un número dos poderoso, sus apariciones mediáticas son discretas y no es la voz de la oposición en Andalucía. Entre otras cosas porque por la calle San Fernando desfilan cada semana un ramillete de portavoces tan amplio que es casi imposible que los ciudadanos pongan cara a la oposición. Sanz además se enfrenta en las últimas semanas a un escándalo en su Ayuntamiento, que ha acabado en la Fiscalía, a cuenta de casi medio centenar de facturas cargadas al consistorio y que, según la oposición, suponen malversación. El sonido de la polémica es feísimo, con gambas, puros y copas de balón cargados al ayuntamiento, aunque en ocasiones fueran gastos del partido. Y frente a una crisis así la gestión del número dos del PP-A está siendo infantil, de pataleta. La única respuesta que dan es que Griñán tiene 1,2 millones de euros de gasto en protocolo. Lo que la Junta niega. Negar explicaciones a los ciudadanos es incomprensible.

El rostro más mediático es el de la delegada del Gobierno, Carmen Crespo. La almeriense tiene un equipo potente y está labrándose su proyección pública desde hace meses. No se sabe quién es el candidato de Zoido, aunque muchos aseguran que cuando toque él sí señalará a un favorito. Dicen que Zoido apostará por el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto. Quizás él sea el futuro del PP-A. El presente es muy mejorable.

2 comentarios:

  1. Que vuelva Antonio Hernández Mancha.

    ResponderEliminar
  2. Carmen Crespo con la que tiene lia en Almeria, con la operacion Tres Reyes o el Golpe. Y los amigos que parece que tiene el tal Berruezo.

    ResponderEliminar