Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Y mientras tanto en Sevilla…

José Fernández
Periodista

Justo al mismo tiempo que la ahora presidenta de la Junta de Andalucia, Susana Díaz, visitaba el pasado jueves la sede de alcaldía (el Ayuntamiento de la capital, en la Plaza Vieja, está en ruínas esperando una restauración prometida por el gobierno autonómico para 2005) para entrevistarse con el alcalde de Almería, el que durante mucho tiempo fuera su “número dos” en la Consejeria de Presidencia, Antonio Lozano, mantenía en Sevilla otra entrevista bien distinta. 

Susana Díaz, presidenta de la Junta de
Andalucía, con el alcalde de Almería,
Luis Rogelio Rodríguez-Comendador
En concreto, el ex director general de Presupuestos de la Junta de Andalucía estaba declarando ante la juez Alaya como imputado en el caso de los ERE. Incluso admitiendo que durante todo el tiempo en que el señor Lozano y la señora Díaz mantuvieron una estrecha relación laboral ella desconociera todas las actuaciones que han llevado a la juez a investigar dos presuntos delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos, resulta muy difícil sostener el argumento de un “tiempo nuevo”, que vendría a suponer, según los más entregados, el advenimiento de Díaz a la presidencia de la Junta.

Aunque lógicamente no hay detalles de lo declarado por su viceconsejero, habrá que ver hasta que punto el presente político no ha quedado impregnado de un indeleble pasado delictivo.

Pero al margen de las investigaciones sobre saqueos y fraudes, la mejor prueba de la inconsistencia de ese presunto tiempo nuevo en la Junta no la aportó la presidenta, sino el alcalde. Y es que el mejor símbolo de la atención, la dedicación y el compromiso que ha tenido y tiene la Junta de Andalucía con Almería es que, requerido Luis Rogelio de informar a la señora presidenta de la relación de cuestiones urgentes pendientes entre Junta y Ayuntamiento, le entregó a doña Susana la misma lista de asuntos que ya confió al entonces presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en su última visita a alcaldía, en 2009. Los mismos temas, pero con el enriquecedor bouquet de cuatro años de imparable inactividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario