Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Poder sevillano y Almería: voces en medio de la tormenta

Pedro M. de la Cruz
Director de La Voz de Almería

“Es indignante. Nosotros queremos ser andaluces, pero da la impresión de que el poder sevillano lleva treinta años intentando que no lo seamos; habrá que planteárselo”. Con esta frase de un importante empresario (que no solicitó el anonimato -la queja ya se lo había manifestado él a un ex presidente y a algunos consejeros-, pero ese día sólo aparecieron los nombres de representantes institucionales o sectoriales) comenzaba la subdirectora de este periódico una información excelente sobre las causas que han hecho estallar esta semana el malestar latente de muchos almerienses por el trato negativo con que Sevilla ha distinguido siempre a Almería.

Edición de hoy de
La Voz de Almería
En apenas tres horas tuvo más de cuatro mil entradas en la red. Pocas veces tan pocas palabras –exactamente 26- resumían tan certeramente treinta años de relación entre el poder sevillano y Almería.

Es curioso, pero la misma semana que los almerienses dejaron oír su voz de descontento, decepción y hartazgo, la presidenta y el vicepresidente viajaron hasta Almería. Nunca sabremos si fue casualidad o hubo una relación de causalidad. Pero el hecho -las dos visitas en menos de cuarenta horas- es oportuno e interesante. ¿Por qué? Vayamos a ello.

La política española se ha convertido en los últimos años en un permanente ejercicio de escapismo, en una persistente fuga a ninguna parte. Al huracán de voces que demandan medidas que atajen la espiral perversa de descrédito en que ha caído la política, los políticos responden con el silencio, el cinismo o la demagogia, tres comportamientos distintos y un solo objetivo verdadero: engañar a los ciudadanos.

Susana Díaz y Diego Valderas no han cometido esta vez el primer pecado democrático y han dado la cara. Como tituló El País el miércoles -“Díaz intenta acallar las quejas por la falta de un consejero almeriense”- o como tituló El Mundo el jueves -“La presidenta busca el desagravio con Almería tras las críticas a la composición del Gobierno”-, los dos, juntos pero por separado, han venido a dar sus argumentos. Argumentos, muchos de ellos, que no comparto: hoy como ayer la marginación de Almería es una enfermedad crónica a la que hay que poner remedio o nos obligarán a buscar otras terapias que puedan curar el mal de desdén y agravio que padecemos.

Para rebatir una posición no hay manera mejor que el respeto y la atención. Aprender a escuchar, esa es la clave, cuando se tienen intenciones de avanzar. Es desde esa atención y desde ese respeto desde el que puede preguntársele a Valderas cómo puede sostener que Almería es objeto prioritario por parte del gobierno cuando la consejería de Fomento -ocupada ahora por IU- lleva años sin poner un solo euro para que avancen las obras de la variante de Roquetas o la autovía del Almanzora. Una pregunta que podría ampliarse con otra en la que los interrogantes estuvieran puestos en ¿por qué se equivocan los empresarios manifestando con contundencia sus críticas y planteando opciones que imposibiliten el colonialismo autonómico hasta ahora padecido? ¿Qué es lo que deben hacer? ¿Callar?

Quien no ha callado su opinión sobre las quejas almerienses ha sido Susana Díaz. La presidenta, en un gesto de sinceridad inusual en la política, reconoció el jueves que “comprende” la polémica y la considera “lógica, legítima y natural”. No está de acuerdo con los argumentos de quienes critican- criticamos- la decisión (por lo que desvela de desdén, no por nominalismos), pero su reconocimiento público de comprender la crítica supone aceptar que quienes la hacen están asistidos, al menos, de una parte de razón.

En su obsesión por defender siempre las decisiones de que quien manda –quien da los cargos, vamos- nunca se equivoca, los defensores de guardia del poder que consideraban incompresibles las críticas se habrán visto defraudados. Susana no sólo comprende las críticas sino que las ve razonadas y razonables. No hay nada peor que empeñarse en ser más susanista que Susana; al final siempre caes en la evidencia del ridículo.

Los trabajadores y los empresarios son los que han llevado esta provincia desde aquel mar de miseria y emigración a esta playa de progreso. Con crisis, claro; con aciertos y errores, por supuesto. Pero ha sido su esfuerzo compartido el que la ha levantado. Por eso tienen no sólo el derecho, sino la obligación de decir lo que piensan. Es lo que han hecho y no hay que agradecérselo. Han cumplido con su obligación. Sabiendo además que no iban a satisfacer ni a uno ni a otro lado de la trinchera. A los de la orilla izquierda porque el silencio nunca perturba y ellos, con su críticas, lo han roto; a los de la derecha porque la estridencia (contra el contrario, claro) siempre parece poca.

Olvidan los dos bandos que el silencio monacal sólo trae pasividad y la trinchera humo y que ninguno de los dos escenarios han procurado nunca ningún beneficio colectivo.

La presidenta no ha respondido con el silencio. Ha venido y ha dado su opinión. Esta semana ha sido el tiempo de las palabras. Ahora llega el momento de los hechos. Y de ellos y de sus aciertos en las decisiones que están por venir depende que la llama encendida por la chispa de un agravio irrazonado por irrazonable no acabe incendiando el bosque de una relación entre Sevilla y Almería marcada por la incomodidad compartida.

La respuesta de la Junta a las propuestas que le llegarán desde Almería (desde su partido hasta Asempal, la Cámara y otros colectivos y personas) supondrá un punto de partida hacia el encuentro o un punto y seguido (otro más) en la pendiente del desencuentro.

Señora presidenta, usted prometió “nuevos tiempos” para Andalucía y para Almería. Cúmplalo. Y no olvide que para esa travesía la crítica razonante es siempre mejor acompañante que el halago interesado.
(Publicado en la edición de papel de La Voz de Almería. Autorizada su reproducción para La Opinión de Almería. Derechos reservados).

1 comentario:

  1. ¿Se imaginan ustedes alguna vez una Sevilla sin consejeros?

    ResponderEliminar