Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Andalucía merece más Almería

Javier Arenas
Diputado por Almería en el Parlamento de Andalucía

No se puede concebir el futuro de Andalucía sin Almería. Ser almeriense es una forma especial de ser andaluz tan en positivo que constituye una marca muy representativa del porvenir que queremos: el del esfuerzo, el ánimo emprendedor, la creatividad y el dinamismo.

No se merece Andalucía que esa identidad sea menospreciada políticamente ni se merece Almería que esa aportación al ser andaluz no tenga rango institucional en el gobierno de nuestra autonomía. Andalucía merece más Almería y Almería merece mejor Junta de Andalucía.

Arenas, con los 'populares'
de Almería
Andalucía no sólo es la comunidad española más importante en cuanto a población, sino también en cuanto a coraje e iniciativa. Andalucía es sobre todo talento. Hasta ahora esa virtud no ha ofrecido el mismo fruto en todo su territorio. Ha sido letal no trasladar el concepto de que el futuro depende de nosotros mismos, alejado de cualquier victimismo o antiguos paternalismos públicos.

Si en Andalucía hay una provincia que tiene como seña de identidad la capacidad de crecer y desarrollarse a partir del trabajo duro y del esfuerzo de sus mujeres y hombres, es Almería. Antaño tierra de emigración y hoy símbolo de las oportunidades, ciudadanos originarios de más de cien naciones del mundo trabajan todos los días en Almería.

En las últimas décadas Almería ha supuesto un ejemplo de superación y progreso basado en la firme voluntad de mejorar y transformar una realidad ingrata en un escenario de desarrollo espectacular en sectores como la agricultura intensiva, la piedra natural o la gestión sostenible del entorno natural para fomentar el turismo.

Ignorar esta realidad es ignorar no sólo la realidad de Almería, sino demostrar también un preocupante desconocimiento de las posibilidades de Andalucía para liderar el crecimiento del conjunto de España.

He leído con atención estos días las numerosas muestras de malestar y hartazgo que la ausencia de almerienses en responsabilidades clave del gobierno andaluz ha provocado en la provincia. A este respecto me gustaría decir no sólo que Almería merece estar representada en el gobierno de Andalucía, sino también que Andalucía merece contar con Almería, tierra que da hombres y mujeres formados y con capacidad de gestión, independientemente de su adscripción política.

La apuesta popular por Almería no ofrece duda; de hecho se tomó la decisión de que su candidato a la Presidencia de la Junta se presentara por Almería. Se quería reconocer el modelo productivo de vanguardia de esta tierra.

Me siento muy orgulloso de que el PP tenga hoy a una almeriense, Carmen Crespo, al frente de la Delegación del Gobierno en Andalucía, la representación institucional más importante que un militante del PP puede ocupar hoy en Andalucía. Por otra parte conozco a gente de la izquierda almeriense que está sobradamente a la altura de cualquier exigencia para formar parte del actual Consejo de Gobierno andaluz.

Andalucía no podrá salir de la crisis sin contar con la experiencia directa, la participación activa y el empuje que suponen los almerienses allá donde trabajan, estudian o investigan. Y es precisamente este modelo de crecimiento y desarrollo el que
desde el Partido Popular Andaluz queremos trasladar desde Almería a otras zonas de Andalucía que necesitan impulsar sus capacidades al margen de otros recursos cortoplacistas y finalmente improductivos.

Quiero recordar que el programa del Partido Popular, que defendí orgullosamente como cabeza de lista por esta provincia, incluía, entre otras medidas, la ubicación de la Consejería de Agricultura en Almería.

No se puede entender Andalucía desde criterios centralistas. Así no se avanza en la vertebración territorial, cultural y política de nuestra autonomía, asunto aún sin resolver.

No obstante este nuevo obstáculo, el dinamismo de la economía almeriense, la laboriosidad de su gente y su innegable potencial como tierra de oportunidades, logrará que Almería salga de la actual crisis económica con o sin el apoyo del nuevo gobierno en la Junta, al que, hoy por hoy, cuesta denominar gobierno “andaluz”.

Una parte no hace el todo, pero el todo está formado por todas las partes. Sin exclusiones. Almería saldrá adelante. Momentos peores se han superado. Estoy convencido de que cuanto más de Almería haya en el conjunto de Andalucía, más alto y más lejos llegaremos todos los andaluces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario