Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Mujeres y paro en Almería

Javier Menezo
Letrado del INEM
 
El viernes se conoció la Encuesta de Población Activa del primer trimestre. En una frase nos hacemos una idea de cómo estamos: en el primer trimestre de 2006 la tasa de paro era del 8,46%, hoy es el 35,28%. Sin embargo, hay dos datos positivos. A diferencia del resto de España, la subida del paro procede en pequeña medida de la destrucción de empleo, ya que "sólo" se han perdido 200 empleos frente a los 18.100 que se perdieron en el primer trimestre de 2011, y, además, las mujeres con empleo aumentan en 300. El resto del crecimiento del paro, hasta 10.900 nuevos parados, proviene del aumento de la población activa, es decir de nuevas incorporaciones al mercado laboral. Al no crearse empleo suficiente ese aumento se traduce en subida del paro, pero, en el escenario actual, que no se pierdan más empleos es un gran éxito y un motivo para la esperanza, porque lo primero es encontrar el suelo desde el que levantarnos.

Desde luego nuestro mercado de trabajo es hoy muy distinto del de ese 2006 del 8,46% de paro. Durante 10 años, entre 1998 y 2008, el aumento de la población activa en Almería se debía, en su casi totalidad, a la inmigración. Con la crisis todo eso cambió. La Construcción, que ocupaba directamente al 24% de los trabajadores, la mayoría hombres, hoy apenas da empleo al 6%. Perdido o temiendo que se pierda el sueldo principal del hogar, normalmente el de un hombre en ese sector de la Construcción, otros miembros del hogar, sobre todo mujeres, han salido a buscar empleo, más precario, peor pagado, pero un empleo al fin y al cabo. Los datos del INEM recogieron ese cambio en agosto de 2008. La EPA también lo refleja muy bien. Si en el primer trimestre de 2008 había 70.000 mujeres a las que clasificaba como inactivas dedicadas a labores del hogar, hoy son 44.000, es decir, en tres años 26.000 mujeres han salido a trabajar fuera de casa.

Si la Agricultura no hubiera resistido, mejor o peor, sin los almacenes hortofrutícolas y sin esas mujeres que han salido a buscar empleo en ellos, nuestra provincia hace tiempo que sería un erial. Serán, por tanto, esas actividades de campaña y el empleo femenino lo que determine la variación futura del desempleo en Almería. De aquí a octubre al cerrar los almacenes nuestra provincia recuperará el triste honor de ser la que cuente con más paro de toda España. Lo bueno es que será un paro estacional. Lo malo es que, aunque se cobre el desempleo, es un nuevo descenso de ingresos para hogares cada vez más empobrecidos, lo que deprimirá aún más el consumo. Otro clavo en el ataúd.

No hay comentarios:

Publicar un comentario