Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

A pie de invernadero

Antonio Lao
Director de Diario de Almería
 
El esfuerzo que la Cámara de Comercio ha hecho por consolidar la Expo Agro, que ayer terminó, nadie lo pone en duda. Un trabajo de meses, en los que se han dejado la piel a jirones para mantener un certamen que llegaba herido de muerte tras las dos últimas ediciones. Otra cosa es que los objetivos se hayan cubierto y, lo que es más importante, que la línea seguida sea la más a certada para una Feria que tiene enormes lagunas frente a las grandes que se celebran en España como Fruit Attraction en Madrid o Fruit Logistica en Berlín. Ante ellas, ya es hora de que lo asumamos, no tenemos nada que hacer. Ni siquiera les vamos a restar un pequeño rayo de sol.  
 
Tenemos, por contra, innumerables elementos positivos para aprovechar con inteligencia, coherencia, trabajo, serenidad y, sobre todo, capacidad de liderazgo. Expo Agro se celebra, como muy bien se ha explicado en la publicidad del certamen, a pie de invernadero. Este aspecto se me antoja crucial para el futuro.

No podemos, ni debemos, seguir empeñados en reunirnos en el Palacio de Congresos para, a mayor gloria de los almerienses, incluidos, claro está, los agricultores, mirarnos el ombligo. La próxima edicición debe empeñarse en mostrar lo que hacemos a aquellos que cada día compran nuestros productos. Y para ello no hay nada mejor que invitar -cueste lo que cueste- a los responsables de grandes superficies europeas, mayoristas, minoristas y empresarios del sector en general del Viejo Contienente. El objetivo debe ser, con la Feria como excusa, enseñar lo que hacemos y cómo lo hacemos. Este aspecto, hasta ahora baladí, es el futuro. Hay que llenar autobuses de comercializadores europeos y pasearlos por alhóndigas, cooperativas, invernaderos y centros de producción en la búsqueda de nuestra excelencia.

Sólo entonces habremos dado el paso adelante, que aún está por echar, en la proyección de un sector, como el agrícola, que como todos sufre los vaivenes de la crisis, padece los efectos de la competencia y lamenta que el mundo global que nos envuelve tenga capacidad para devorarnos. Pero si lo hacemos bien, no hay nada que temer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario