Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

‘El País’ se ocupa del papel de Almería en Andalucía

Lourdes Lucio
Marta Soler
El País

El diario El País dedica hoy toda la portada del suplemento Andalucía domingo a la ‘marginación’ de Almería para la Junta de Andalucía. Reproducimos a continuación las páginas 2 y 3 de dicho suplemento.

La chispa ha saltado y aún no se sabe si hay o no fuego, pero la formación del nuevo Gobierno andaluz ha generado por primera vez una reacción institucional en contra sin precedentes en Almería. El día que la presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, dio a conocer los nombres de los nuevos consejeros se volvió a repetir la historia. Ninguno de Almería. Ha ocurrido siempre así o, mejor dicho, casi, casi siempre, pero en esta ocasión, además, es que era la única provincia que no tiene alguno. La sensación de esquina de los almerienses ha pasado a ser ya un síndrome.

El País del domingo, 29-09-13
“No sé si será cateto, pero esta cuestión va más allá de eso”, aprecia sin desdeñar el dato un alto ejecutivo bancario buen conocedor de la zona, que se pregunta por qué tampoco hay viceconsejeros almerienses. La Confederación Empresarial de Almería (Asempal), a la que están suscritas un centenar de empresas y asociaciones, y la Cámara de Comercio han decidido no acudir a ninguno de los actos oficiales convocados por la Junta de Andalucía, una decisión refrendada por sus órganos ejecutivos. Mantendrán esta actitud hasta que desde la presidencia de la Junta les respondan a una carta remitida la semana pasada en la que señalan sus prioridades de inversión para la zona.

Díaz, que tiene algo de indio apache para oler a distancia el humo, eligió esta provincia para su primera visita oficial. “Vengo a escucharos”, les dijo a los representantes de una decena de organizaciones agrarias. Entre ellos estaba Juan Colomina, gerente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería (Coexpahl), que agrupa a 60 empresas que suponen el 65% de la exportación. “No tenemos ningún derecho a exigir una cuota territorial. El hecho destacable no es que no haya un consejero en este Gobierno. Pero la estadística está ahí: en 31 años de autonomía ha habido cerca de 200 consejeros y solo cuatro de Almería y dos de ellos no nacidos aquí. Esto es ilustrativo de una relación lejana. Almería no está insertada en Andalucía”, señala.

Tanto Colomina como otros representantes empresariales y políticos saben de memoria lo que se tarda en cubrir las distancias en cualquier medio de transporte desde Almería a Madrid, Sevilla, Murcia o Bruselas. “Una barbaridad”, resumen, lo que agrava el “sentimiento” -una palabra que repiten mucho los que han hablado con este periódico- de aislamiento respecto al resto de la comunidad. “Estamos muy lejos y eso nos hace pensar que tenemos un problema grave, pero Andalucía también lo tiene”, señala el gerente de Coexphal.

Almería fue la única provincia donde no prosperó el referéndum del 28 de Febrero de 1980 por el que Andalucía accedió a su autogobierno, un hecho que conviene tener presente porque indica que su sentimiento identitario es distinto. Esta provincia siempre ha mirado más al levante, con el que ha estado mejor comunicada. Pero este dato no es más relevante que otros, como su particularidad productiva. Tiene la economía menos tradicional de toda Andalucía. Una agricultura intensiva bajo plástico moderna y puntera, nada que ver con la de la remolacha, el arroz, el cereal o el olivar, y que ha convertido en pequeños y medianos empresarios a miles de agricultores muy poco dependientes de las subvenciones públicas. En esta provincia no existe el PER, pero hay miles de inmigrantes de múltiples nacionalidades. Tampoco ha llegado la salpicadura del caso de los ERE y no es porque no haya habido empresas en crisis como en Cádiz, Sevilla y Jaén, provincias con mucho peso político en los diferentes Ejecutivos.

El otro pilar está en la piedra natural, aunque la comarca del Almanzora lleva más de 10 años esperando estrenar la llamada autovía del Mármol que evite el embotellamiento de camiones. Las energías renovables y un turismo también distinto, gracias al parque de Cabo de Gata, completan el retrato a vista de pájaro de la actividad económica.

“Vamos con mucho retraso con respecto a otras provincias. La autovía del Mármol es una tomadura de pelo. Es una demanda histórica y una necesidad. Nosotros queremos seguir contribuyendo al bienestar de Andalucía y nos lo están poniendo muy difícil. Aportamos más de lo que nos dan. Tenemos que competir con otros países y las comunicaciones son primordiales”, afirma el presidente de la Asociación de Empresarios del Mármol de Almería (AEMA), Antonio Martínez. Sobre la ausencia de un consejero señala: “Lo importante es que funcionen los que están. Nos encantaría que hubiera un almeriense, pero lo más importante no es de dónde es, sino el trabajo que realice. Sí es sospechoso que en Almería hay mucha gente válida y que no se haya contado con nadie. La sociedad se cansa de ver siempre a consejeros de los mismos sitios, de todos, menos de Almería”.

Dirigentes políticos de PSOE y PP que han hablado con este periódico y que prefieren no dar su nombre coinciden en que la Junta de Andalucía tiene que tener “extremadamente presente” estas circunstancias y no creer que el malestar se ciñe a que no haya un consejero de la zona. “Ese no es el problema, sino que nunca ha habido una estrategia de prioridades del Gobierno andaluz por Almería, como sí la hubo por Málaga o por Jaén”, afirma un socialista. “Ha habido muy poca sensibilidad con Almería por parte de la Junta. Con Fuensanta Coves y Martín Soler [exconsejeros] se lo tomaron en serio. El éxito electoral del PP coincide con que se produce un mayor desapego con la Junta y a que nosotros presentamos a Javier Arenas como candidato a la presidencia por esta provincia”, afirma un dirigente popular, que destaca que es la “primera vez” que se produce una reacción de esta intensidad. “Es el primer basta ya de Almería y si por parte del PSOE y la Junta hay una estrategia de realidades, a lo mejor hay terapia, pero si es solo de promesas esto va a ir más allá”, vaticina.

Javier Torres Vela, politólogo, socialista y expresidente del Parlamento andaluz, coincide con parte de este análisis. “El PSOE lleva gobernando 31 años y su identificación con el poder regional es absoluta. En la medida en que crece el descontento con la Junta es más difícil para el PSOE”.

El presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Diego Martínez Cano, también esgrime como “ilógico” el dato de que en 31 años de Gobierno andaluz solo haya habido cuatro consejeros de esta provincia. “La presidenta promete un nuevo tiempo, pero esperamos que también para Almería. Que se nos tenga en cuenta. Estamos acostumbrados a no tener nada, pero queremos un compromiso político de que se terminen las infraestructuras”.

La posición de la Cámara de Comercio la comparte al 100%, la Confederación de Empresarios, cuyo presidente, José Cano, rehusó hablar con este periódico. Los órganos directivos de Asempal celebrarán la próxima semana una reunión en la que volverán a ratificar la posición de su ejecutivo de que “ha llegado el momento de defender que Almería reciba lo mismo que da”, según aseguró un portavoz de esta institución.

Las reivindicaciones de los empresarios almerienses no son muy tenidas en cuenta desde la sede sevillana de la patronal andaluza. Y desde el mundo financiero no se cree que la situación vaya a más. “Los almerienses son muy pragmáticos, aunque pueden tener la tentación de hacer una traslación catalana de peticiones de inversiones y ayudas”.

A la pregunta de si se podría plantear una Almería no andaluza, el representante de la Cámara de Comercio responde: “No. En ningún momento hemos pensado que no estemos en Andalucía, pero Sevilla tiene que acercarse más a Almería”. Desde Coexphal su presidente aboga por encontrar “cauces razonables” de entendimiento para lograr “el encaje de Almería en Andalucía, aunque a lo mejor se ve que no hay encaje posible”. Y antes de responder a la pregunta, ambos recuerdan que Almería “no votó a la autonomía”. “Hay un problema”, subrayan representantes sociales de una esquina que se rebela y en la que por suerte para los partidos no ha habido hasta la fecha nadie con credibilidad para poner cara a un proyecto político autóctono.

La Junta se muestra “atenta” y el PSOE “nada preocupado”

PSOE. Desde el PSOE se cree que el debate sobre el encaje de Almería en Andalucía está alentado por el Partido Popular y no cree que se pueda hablar de la existencia de un problema. El secretario general del PSOE de Almería, José Luis Sánchez Teruel, sostiene que el PP trata de sacar “tajada de un planteamiento equivocado” y asegura que la situación de Almería no es diferente de la de otras provincias. “Aquí hay una Ciudad de la Justicia cuando en otras provincias no existe y el sistema público sanitario es tan potente con el resto. Lo que hay detrás es la reivindicación lógica de obra pública. No he visto a los empresarios pedir que no haya una merma de partidas para la dependencia. ¿Será porque no tienen ahí intereses?”. Este dirigente, que “para nada está preocupado con este envite”, niega la debilidad crónica del PSOE de Almería, que arrastra desde hace años, y opina que su partido está en disposición de igualar o superar al PP en esta provincia. En las elecciones pasadas los populares obtuvieron siete escaños frente a cuatro del PSOE.

PP. Rosario Soto, diputada por Almería y senadora por la comunidad autónoma, destaca que “desde Sevilla no se entiende” a Almería. “Estamos en la otra punta y ha que vertebrar, no aislar”. En su opinión, históricamente la Junta “le ha dado la espalda” a su provincia donde hay un “sentimiento de agravio” muy acusado. Opina que “las luchas internas en el PSOE” afectan a Almería de manera negativa.

La Junta. El consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, asegura que el Gobierno “pondrá todo el empeño en resolver” los problemas de Almería. “Estamos atentos al sentimiento, con razón o sin ella, de la calle. Hay que oír y tener sensibilidad”. Asegura que se han dado instrucciones a todas las delegaciones de la Junta en Almería para que “intensifiquen” el trabajo y resuelvan las dificultades

“Desde todos los ámbitos, es una provincia maltratada”

Alfredo Martínez Almécija (Almería, 1946) fue rector de la Universidad de Almería durante una década años (1997-2007), coincidiendo con el despegue de esta institución que comenzó a caminar en 1993.

Pregunta. ¿Cree que Almería es una provincia maltratada o minusvalorada en el resto de Andalucía?
Respuesta. Sí, desde todos los ámbitos, incluso dentro de la agricultura, teniendo en cuenta que es la provincia que más produce y exporta.

P. ¿Las carencias en infraestructuras son lo que más molestan en la provincia?
R. Salta a la vista. Solo hay que ver el estado en el que se encuentran las obras que dependen de la Junta. En general, creo que desde cualquier perspectiva, Almería siempre ha estado minusvalorada por parte de la Administración autonómica. Aquí las comunicaciones han llegado tarde y mal, siempre. Almería ha avanzado por esfuerzo propio.

P. Algunos empresarios defienden que se reduzcan los impuestos en Almería dado que, al igual que ocurre en las islas, es más difícil llegar.
R. Hay cuestiones, como los vuelos, que sí deberían estar subvencionados. El de Madrid, por ejemplo.

P. Ha dicho que Almería se maltrata desde todos los ámbitos, lo que incluye al universitario. Fue diez años rector. ¿Puede poner algún ejemplo?
R. La oferta académica no ha sido la misma aquí que en otras provincias. Actualmente, tenemos el ejemplo de Medicina que parece que será Jaén quien la consiga. Granada ha conseguido muchos millones para su Parque Tecnológico de la Salud y Universidad. Siempre ha costado más trabajar aquí por algo.

P. Almería no aprobó el acceso al autogobierno andaluz en el referéndum del 28 de febrero. ¿Cree que la desventaja con el resto de provincias se debe a esa circunstancia?
R. No lo enfoco a eso. Creo que, simplemente es una cuestión de votos. Es lo que miran los políticos. El número de diputados es menor aquí que en otras provincias y tenemos menos peso político en ese sentido.

P. Pero eso seguirá siendo así.
R. Sí. Es lo único por lo que me explico la situación. No debe ser por el peso económico porque, en esa línea, el consejero de Agricultura debería ser de Almería.

P. Ya hubo uno, Martín Soler. Además de él, otros consejeros han nacido en Almería. ¿Fue diferente entonces?
R. Los consejeros almerienses, hasta ahora, tampoco hicieron tanto por defender los intereses de esta provincia.

P. ¿Y no perjudica más aún que ningún consejero sea almeriense?
R. No me siendo más perjudicado que otras veces porque no haya un consejero almeriense. Me siento perjudicado porque los que han sido nombrados por la Junta no se preocupen de esta tierra.