Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Vírgenes distinguidas

Elena Torres
Periodista / Teleprensa

Por mucho que lo intento no termino de entender qué motivos puede tener el alcalde de una ciudad para entregar su bastón de mando a una virgen o para que un presidente de la Diputación le conceda la Medalla de Oro de la Provincia. A veces creo que ya no estoy en este mundo. Que mi paso a la otra vida ha sido tan dulce -ya quisiera yo- que ni me he dado cuenta de que he abandonado el planeta tierra. Tampoco me ayuda mucho que en este 'otro mundo' siga habiendo un mismo paisaje llamado Almería y que sigue dirigiendo como mal puede Luis Rogelio Rodríguez Comendador. Por lo que deduzco que no. Que aquí sigo aunque muchos se empeñen por traernos el más allá hacia lo cotidiano.

La Virgen del Mar, alcaldesa perpetua
de la ciudad de Almería
Tal vez a muchos les moleste pero considero surrealista esta chaladura que les ha dado a algunos de nuestros políticos por llevar a la esfera mundana algo que no es de este mundo, ni maldita falta que le hace a ese mundo, si existe, venir aquí. Así que no entiendo la ocurrencia de Gabriel Amat de entregar la Medalla de Oro de la Provincia a la Virgen del Mar, ni que le importara a la Virgen del Mar este detalle. Más sentido hubiera tenido entregársela a los Dominicos que a una talla del siglo XV.

Leo y releo los méritos de esta concesión y apenas saco en claro que 'esta imagen mariana es merecedora por la devoción que produce en todos los rincones de la provincia de Almería'. Pues nada, todo sea por la devoción, la misma con la que nuestra ministra de Empleo, Fátima Báñez, se entregó a la Virgen del Rocío para que le ayudara a salir de esta crisis, de la que lo quieran o no saldremos pero no por gracia divina.

Entiendo y hasta aprecio a aquellos que profesan una fe profunda y que la utilizan para dirigir sus vidas y conforme a la misma intentan describir un sendero ejemplar, pero no creo que ni quienes así actúen necesiten de estos reconocimientos marianos. Y hasta resulta molesto banalizar de esta manera cuestiones que pertenecen al ámbito espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario