Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

No pido la dimisión de Antonio Bonilla como alcalde de Vícar

Juan Torrijos
Periodista

Yo no pido la dimisión de Antonio como no pedí la de Luis Rogelio, la de Amat o la de Antonio Jesús. Un medio publica que presuntamente Bonilla ha recibido treinta y seis mil euros de Hispano Almería. Lo niega Antonio y lo niega la empresa. Lo “mismico” que lo hecho por el PP: negarlo todo. 

Antonio Bonilla, alcalde de Vícar
Lo que se hace evidente es que hay que dejar trabajar a la justicia. Lo decimos nosotros y lo pregonan ellos. Unos creerán lo que dicen los peperos, otros lo que cuentan los socialistas y una gran mayoría no se creerá ni a unos ni a otros. Yo entre ellos.

Vamos con lo de las dimisiones. Sánchez Teruel, jefazo socialista, pedía la dimisión de toda la cúpula del PP, con Gabriel Amat a la cabeza, por la noticia publicada en un periódico. ¿Estaba en su derecho? Nadie pone en duda su acceso a la hermosa libertad de expresión.

Pero, ¿no tiene nada que decir sobre la dimisión de Bonilla por lo publicado en otro medio? Muy callado le noto, señor Teruel, ¿o es que Teruel ya no existe?

Éste es el gran drama de nuestros políticos: Si pillan al contrario, a hundirlo, pero si es a uno de los nuestros, silencio. Y algunos silencios de nuestros políticos son clamorosos, cobardes, preocupantes o simplemente cómplices.

Si estuviéramos en un régimen democrático serio estas cosas no pasarían, los políticos dimitirían cuando los pillaran con las manos en la masa, pero como aquí la masa los tiene a todos controlados, o por lo menos lo parece, no dimite nadie.

Vemos que los jóvenes que se van incorporando a la política siguen los patrones de sus mentores y se sienten muy felices formando parte de la casta: “Yo soy la verdad, los demás son la mentira. Yo soy el bueno, los demás son los malos”. Lo vemos en el PP, en el PSOE, en IU y hasta en los aún muy pequeños. Una lástima, ciertamente, pero es lo que tenemos por delante.

¿Se pueden creer que dos concejalas de Vícar reciben a un señor que les ofrece una documentación y lo mandan al juez sin interesarse por lo que decían los papeles y sin informar a su alcalde, Antonio Bonilla, del contenido de la oferta? ¿A que no se lo creen? Yo, tampoco.

Estas señoritas de Vícar nos quieren tomar por tontos a los ciudadanos. Con todo, yo no pido la dimisión de Bonilla, pido rapidez a la justicia y que ponga a cada uno en su sitio.

1 comentario:

  1. No cambies Torrijos, por favor sigue siendo libre.

    ResponderEliminar