Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Luis Rogelio no pone la mano en el fuego por nadie, sólo por él

Juan Torrijos
Periodista

Si él no la pone por sus compañeros de partido, ya se pueden imaginar lo que pensamos y sentimos los de la calle. Si entre ellos no se fían, si entre gente del mismo club no se tienen confianza, es de lógica pensar que nosotros, los ciudadanos, tengamos la mosca tras la oreja cuando de políticos, financiación, favores, áticos y otras historias se trate.

Plana mayor del PP almeriense
Luego nos dicen con toda la cara dura del mundo que les votemos, que nos van a sacar de pobres, que van a luchar por nosotros, pero entre ellos no se fían. En manos de menuda gente estamos. Luis Rogeliolo dejó muy claro ante la prensa: “No pongo la mano en el fuego por nadie, sólo por mí”. Se la podría quemar, decimos nosotros.

Fue muy duro don Luis con esa expresión, pues dejaba a los pies de los caballos a su presidente provincial, Gabriel Amat, que es el que está en la picota con la historia de la financiación del partido.

Entenderá don Luis que su salida no ha sentado nada bien en sectores del PP almeriense y especialmente los vinculados a Gabriel Amat, Javier Arenas o Juan José Matarí (por cierto, ¿tienen mucho futuro político los dos últimos?) que ven una jugada política de futuro la postura del alcalde-senador.

Cuando Luis Rogelio manifiesta que no pone la mano por nadie, sólo por él, está aludiendo claramente al presidente de su partido, Gabriel Amat, junto a su nombre el más implicado en la investigación judicial que se lleva a cabo.

Debería saber don Luis que lo mismo que él no pone la mano en el fuego por nadie, cuando lo necesite nadie la va a poner por él. O lo que es lo mismo, que tenga muy claro lo del pago del arreglo del ático, pues le pueden llover a partir de ahora chuzos de punta en su propio partido.

Por su parte don Gabriel ya sabe, por si no lo sabía, quiénes son sus compañeros de partida y con quién se está jugando su futuro político. Dicen los viejos refraneros que las peores cuñas son las de la misma madera, y en política aciertan al ciento por ciento.

Al frente abierto por la investigación otro se vislumbra en el Partido Popular entre Luis Rogelio Rodríguez y Gabriel Amat que puede traer cambios políticos importantes en el partido de la derecha almeriense. Tiempos floridos se esperan entre los conservadores de nuestra provincia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario