Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Solidaridad y justicia con el Poniente

Antonio Felipe Rubio

Periodista

Los almerienses, todos, no podemos permanecer ajenos a la tragedia sufrida en el Poniente. El destrozo producido por la tromba de agua y granizo no es una noticia que ha de quedar en singularidad meteorológica que adorne un telediario.

Daños producidos en un
 invernadero de El Ejido
(Foto: Teleprensa)
Si son 30 como si son 60 millones de euros, las pérdidas sufridas no han de administrarse desde la aborrecible perspectiva de las valoraciones contradictorias, ventajismo político o disciplina burocrática. Hay que actuar inmediatamente. Almería tiene que exigir la máxima urgencia en la reparación de este deterioro que no sólo afecta al sector agrícola; esto incumbe a todos los almerienses y, todos sin excepción, hemos de sentirnos concernidos con este desastre.

Hay que reponer plantaciones, levantar invernaderos, restaurar almacenes, arreglar caminos… En definitiva, hay actuar con la máxima rapidez. La desgracia acaece en el peor momento: el precio repuntaba y los fríos asolan nuestros mercados de destino a la espera de un producto que, por desgracia, no llegará.

Si la respuesta tarda en llegar, será nuestro fracaso. Será el fracaso de nuestra propia sociedad: políticos, sindicatos, medios de comunicación, etc. Por el contrario, si la respuesta es rápida y eficaz, obtendremos la recompensa de la autoestima y la admiración externa que tantas veces nos ha infravalorado y maltratado.

Esto no puede quedar en gestos y voluntarismo. Por desgracia, nuestros administradores olvidan pronto lo que la agricultura ha hecho por Almería, Andalucía y España. El clamor ha de ser contundente y unánime. La exigencia no es caprichosa; es vital. No se trata de conmiseración; es justicia.

Esta vez no podremos solucionar el problema como siempre: a pulso, sin más ayuda que el tesón y sacrificio del sector. Necesitamos la ayuda, colaboración y agilidad en los recursos que, con abundancia y antelación, la agricultura ha provisto para tantas y tantas cosas. Ahora es el momento de responder en justa reciprocidad. De no hacerlo, bien vale acrecentar la desconfianza en nuestros políticos y perder la mejor oportunidad para dar una lección de autoestima e incontestable asombro ante Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario