Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El PSOE local exige a Pérez Navas que deje uno de los cargos


Juan Torrijos
Periodista

La dirección de la ejecutiva local del PSOE le dio hasta el lunes nueve de abril a don Juan Carlos para que cesara en uno de los dos cargos que viene ocupando desde hace años, concejal y senador. Era legal esa doble ocupación hasta el pasado mes de febrero en que se cambiaron los estatutos del PSOE, pero ya entonces, por muy legal que fuera, no se veía muy ética ante el paro galopante que sufría y por desgracia sigue sufriendo nuestro país.

Juan Carlos Pérez Navas

En más de una y de dos ocasiones hemos criticado la doble presencia política del señor Pérez Navas, y el silencio por parte de su partido y de sus compañeros era absoluto. Con los nuevos tiempos socialistas que ha traído Pedro Sánchez las voces se levantan contra la doble ubicación política: senador del reino y portavoz en el Ayuntamiento de la capital.
Ahora, cuando Juan Carlos anuncia su participación en las primarias a la alcaldía de la capital a celebrar en junio en contra de una persona del sector de Sánchez, se le antoja a uno una venganza política
No entiendo el silencio de sus compañeros en todos estos años, y ahora, cuando Juan Carlos anuncia su participación en las primarias a la alcaldía de la capital a celebrar en junio en contra de una persona del sector de Sánchez, se le antoja a uno una venganza política. O por lo menos así lo va a vender el sector de Susana. ¿No les extraña el silencio que mantiene José Luis Sánchez Teruel?

Flaco favor a los contendientes y por ende al partido el que se les hace con una pelea de cara a las primarias y que nace, un par de meses antes, con la vieja historia de los dos cargos de Pérez Navas. Siempre me he preguntado qué ganaba don Juan Carlos al mantener los dos sillones. ¿Sólo por el dinero de asistencias a plenos y comisiones? No se lo decían abiertamente, en la cara, pero el comentario de algunos compañeros era de cierta incomprensión, la misma que hemos expresado en esta columna en más de una ocasión.

Juan Cornejo está demostrando ser un buen amigo de Juan Carlos, posiblemente el mejor que tiene en estos momentos en política. Su voz es la única que se ha escuchado en defensa de su colega en el Senado. Ni qué decir tiene que la de Cornejo es una voz con peso en Sevilla. Como a un clavo ardiendo. Qué mal le sienta a la vida interna de los partidos las dichosas primarias, qué de enfrentamientos se viven, cuántas barreras se levantan entre la militancia, pero se le ha vendido al ciudadano lo democráticas que son y los partidos ya no se pueden volver atrás.