Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Caixa Albalat se fusiona con Cajamar


Luis A. Torralba
Valencia Plaza

Los socios de Caixa Albalat aprobaron este jueves el acuerdo de fusión con Cajamar en el transcurso de la asamblea general celebrada en Albalat dels Sorells. Se trata de la sexta cooperativa de crédito valenciana que se fusiona con la andaluza Cajamar después de que años atrás lo hicieran Caja Campo, Ruralcaja, Caja Rural Castellón San Isidro, Caja Rural de Casinos y Crèdit València. Caixa Albalat, cuya historia se remonta a 1914 como se presenta en su web corporativafue una de las primeras entidades que se sumó al Grupo Cooperativo Cajamar. Concretamente fue a finales de mayo de 2009 cuando los consejos rectores de Cajamar Caja Rural, Caja Campo Caja Rural, Caixa Rural de Albalat dels Sorells y Caja Rural de Casinos tomaban el acuerdo de constituir un grupo financiero común, que con el paso de los años se ha convertido en el más potente del sector cooperativista español.

Caixa Albat

De acuerdo con la información puesta a disposición a los socios asistentes a la asamblea, Caixa Albalat, que cuenta con una oficina y seis empleados, a 31 de diciembre de 2017, alcanzaba a esa fecha una cifra total de balance de 35,5 millones de euros, lo que le permitía superar la cifra del ejercicio precedente. El negocio de balance -exclusivamente de clientes minoristas- se ve afectado como en ejercicios precedentes por tasas de variación negativa del crédito y la pérdida de atractivo de los depósitos tradicionales en la coyuntura actual de tipos cero. 
Desde mayo de 2009 formaba parte del Grupo Cooperativo Cajamar
Los recursos de balance se redujeron en 2017 un 2,5% interanual hasta los 27,7 millones de euros, principalmente por la caída de depósitos a plazo, ya que el ahorro de los clientes se dirige hacia los depósitos a la vista, que anotan un crecimiento del 7,4%; mientras que los recursos fuera de balance -fondos de inversión, seguros, planes de pensiones...- se elevaron un 39,9% principalmente a través de la comercialización de fondos de inversión, con mayores rentabilidades para el cliente.

Por su parte, el crédito a la clientela bruto de balance se situó en los 19,0 millones de euros, cifra inferior al año precedente, debido al descenso en sociedades no financieras (pymes y pequeños negocios) y hogares, así como a la evolución favorable de la morosidad. No hay que olvidar que la cartera crediticia es fundamentalmente minorista, es decir, destinada a pequeños negocios -principalmente autónomos-, cuyo peso total supera el 38%, y vivienda, que representa casi un 33%.

Mientras tanto, los activos dudosos de la inversión crediticia aceleraron el pasado año su ritmo de decrecimiento desde el -13,3 % de 2016 al -27,6 % en 2017, registrando un total de 4 millones de euros. Buena parte de ello la tuvo la venta de activos problemáticos , lo que se traduce en una nueva reducción de 3,41 puntos en la tasa de morosidad respecto al ejercicio precedente.

Respecto a la cuenta de resultados, Caixa Albalat mejoró sus ingresos recurrentes asociados con el negocio tradicional, con un incremento del margen de intereses del 5% y una mejora de las comisiones en relación al ejercicio precedente. Todo ello gracias al importante ahorro de costes financieros, con un peso cada vez mayor de los depósitos a la vista, compensando la debilidad de los ingresos financieros, que se vieron afectados por la caída del crédito y tipos negativos que presionan a la baja los tipos de contratación de la nueva financiación. El margen bruto, no obstante, se sitúa en 165.000 euros, un nivel inferior al ejercicio anterior por el incremento de las cargas de explotación.

Mutualización de resultados
A la subida de los ingresos del negocio tradicional va unida una reducción de los gastos de explotación (-20%), motivada en gran medida por los gastos de personal y el proceso de transformación digital y de los nuevos modelos de atención comercial implantado en el Grupo Cooperativo Cajamar. Unos modelos dirigidos a convertir las oficinas en centros de asesoramiento, gestión de patrimonios e inversión que impulsen los ingresos brutos y mejoren el servicio de atención al cliente.

Por último, el margen bruto experimentó un crecimiento interanual del 20,6%, hasta los 910.000 euros, gracias a la aportación positiva de ingresos/cargas de explotación, principalmente por mutualización de resultados a lo largo del ejercicio, absorbiendo los menores ingresos extraordinarios por la venta activos improductivos. Como resultado de todo ello, Caixa Albalat cerró el ejercicio 2017 con un resultado neto de 69.000 euros, un 14,4% más que lo cosechado un año antes.