Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Del PGOU de Adra, nada de nada


Joaquín Navarro Imberlón
Exalcalde de Adra por el PSOE

Hace más de una década, en una entrevista de un periódico nacional, le preguntaban a Mª Carmen Crespo como alcaldesa esto: ¿Cómo repercutirá el nuevo PGOU en Adra? Ella respondía así: “Muchísimo, porque es un plan general (PGOU) que ha sido diseñado desde el punto de vista de la ambición de una ciudad que tiene unas características determinadas y que quiere ir hacia delante en los temas turísticos, medioambientales y en las viviendas de VPO. Adra tenía unas normas subsidiarias (NNSS) que, además de estar obsoletas, evitaban el crecimiento ordenado y sostenible de la ciudad. Adra ha estado estancada durante más de una década y el plan general abre el futuro a una ciudad deportiva, a zonas industriales y turismo hotelero y ….”.

Programa de Urbanismo del PP en 2003

Como pueden ver, sobre todo los abderitanos, Mª Carmen Crespo como alcaldesa era una “adivina de lo contrario”. Hace más de una década fue capaz de adivinar que en Adra iba a ocurrir todo lo contrario de lo que ella pronosticaba y no solo con mis obsoletas NNSS, le ha ocurrido con más cosas. NNSS que no estarían tan obsoletas si, quince años después de que Mª Carmen Crespo llegara a la alcaldía, aun están vigentes y sin embargo de su PGOU no hay nada de nada. Lo único que se ha hecho del PGOU es gastarse en él miles de euros de las arcas municipales.

No estaría tan estancada Adra con mis NNSS si con ellas se produjeron estas cifras: en los últimos ocho años de mi alcaldía (1995 a 2002) se tramitaron 379 licencias de viviendas. Durante los ocho años que Mª Carmen Crespo fue alcaldesa (2004 a 2011) solo se tramitaron 296 licencias de viviendas, a pesar de que tuvo la ventaja de que en los años 2006 y 2007 fueron los años que más licencias dieron todos los municipios españoles, porque los promotores y constructores anticiparon la petición de sus licencias ante la entrada en vigor del  Real Decreto 314/2006, en el que se aprobó el Código Técnico de la Edificación para así eludir los requisitos que este Código exigía. Lo que hizo que algunas de esas licencias de viviendas no se construyeran, por lo que el Ayuntamiento tuvo que devolver el dinero recaudado. En el caso de Adra esa devoluciones van por el nada despreciable importe de casi un millón de euros (932.072 €).

Decía Mª Carmen Crespo que su aun inexistente PGOU “...traería turismo hotelero…”, cuando lo que ha traído de turismo hotelero ha sido el cierre del Hotel de Adra y, por la misma política especulativa urbanística del PP, también ha traído un magnifico Camping en ruinas. La verdad de su PGOU y de la gestión urbanística que la Sra. Crespo nos ‘vendió’ a los abderitanos en las elecciones queda muy bien definida en este titular de un periódico: “El TSJA reprueba la política urbanística de la exdelegada del Gobierno en Andalucía”. “Una sentencia del TSJA falla contra el Ayuntamiento de Adra, dirigido por la exdelegada del Gobierno en Andalucía, por la venta irregular de solares por un valor de seis millones de euros”.

No le gustaba a la Sra. Crespo, exdelegada del Gobierno en Andalucía, ni mis NNSS ni el modo como hicimos el desarrollo de la urbanización del Pago del Lugar. No le gustaba, pero nada más llegar a la alcaldía vendió, por unos seis millones de euros, los aprovechamientos urbanísticos que habíamos obtenido en esa urbanización y lo hizo, a pesar de que fue advertida por mí como portavoz de la oposición, que le avisé de que esa venta era ilegal. Tal y como sentenció el Tribunal Superior de Andalucía (TSJA) hace unos años.

Mª Carmen Crespo no solo se benefició de mis obsoletas NNSS en esa venta ilegal de solares del Pago del Lugar, también vendió aprovechamientos urbanísticos obtenidos de mis NNSS por importe superior a quince millones de euros. Para más inri de desatinos, muchos de esos aprovechamientos urbanísticos vendidos por la Sra. Crespo han pasado a la Sociedad de Gestión de Activos de los Bancos (SAREB o ‘Banco Malo’); lo que significa que los desarrollos urbanísticos que están asociados a esos aprovechamientos malvendidos están paralizados sine die, como ocurre con muchos de los activos de ese ‘Banco Malo’.  

Qué lástima que la ilusión creado por Mª Carmen Crespo con el PGOU y con otras de sus muchas promesas electorales fueran solo ‘adivinanzas al contrario’. Tengo que confesar que yo mismo, en su día, me las creí y también me ilusionaron sus promesas y, si no hubiera sido porque yo era el candidato a la alcaldía por el PSOE y ella por el PP, creo que hasta la habría votado.