Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

¿Más o menos renta agraria?


Armando García
Director de AG Comunicación

En los últimos días, el campo almeriense ha recibido dos lecturas muy distintas sobre la rentabilidad de nuestros agricultores durante el año 2017. Dicen que el papel lo aguanta todo, y para muestra la coincidencia en el tiempo de dos noticias importantes y contradictorias. A ojos de la Junta de Andalucía, el campo va bien, o mejor dicho, va muy bien. Las estadísticas andaluzas confirman que la renta agraria ha crecido un 5,5% durante el año pasado, hasta superar la respetable cifra de 9.726 millones de euros.

Información de la Junta

El crecimiento de la renta agraria es consecuencia directa del aumento del valor de la producción agraria, que se ha elevado de forma importante en aceite de oliva y cereales, pero también en nuestros cultivos hortícolas, cuyo valor de la producción ha subido un 5,1%. Hay quien llega a decir que la subida de la renta agraria no significa que los agricultores hayan ganado más dinero. ¿Qué entiende la Junta de Andalucía por renta agraria? Literalmente, el concepto se define como “la cantidad global que ingresan los agricultores, incluidas las subvenciones, y restando los gastos, amortizaciones e impuestos”. Se deduce, pues, que la renta agraria es lo que ganan los agricultores, y por tanto, con las estadísticas de la Junta de Andalucía en la mano se deduce que en 2017 los agricultores ganaron más, incluidos los cultivos hortícolas de Almería.
Pocos días después de que el gobierno andaluz diera a conocer el crecimiento de la renta agraria, los productores almerienses se desayunan con la publicación en el BOE de una rebaja fiscal destinada a compensar las pérdidas de renta provocadas por condiciones adversas, especialmente por la sequía
Pocos días después de que el gobierno andaluz diera a conocer el crecimiento de la renta agraria, los productores almerienses se desayunan con la publicación en el BOE de una rebaja fiscal destinada a compensar las pérdidas de renta provocadas por condiciones adversas, especialmente por la sequía. El delegado del Gobierno central en Andalucía, Antonio Sanz, calcula que los productores andaluces se ahorrarán unos 115 millones de euros para compensar las pérdidas en cereales, leguminosas, patata, fruta de hueso, calabacín, tomate y productos ganaderos.

Si superponemos el BOE con las estadísticas de renta agraria de la Junta de Andalucía nos sorprenderá ver que los cultivos que reciben más rebaja fiscal con cargo al ejercicio de 2017 son los que, según la Junta, más subida de renta agraria han experimentado. Y por si fuera poco, la respuesta social a la rebaja fiscal del Gobierno no ha podido ser más negativa. Las organizaciones agrarias en Almería han puesto el grito en el cielo criticando que la rebaja fiscal es insuficiente por no incluir a todos los cultivos hortícolas.

Y como a río revuelto ganancia de pescadores, el mismo gobierno andaluz que una semana antes celebraba la subida de la renta agraria es capaz a los pocos días de acaparar la atención mediática para reprochar al Gobierno de Madrid el castigo al que somete a Andalucía por no rebajar más aún la fiscalidad de los agricultores. Y aquí paz y después gloria.