Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El perfil judicial de Ana Julia Quezada


Fernando Cuadrado
Periodista

➤El pasado de Ana Julia Quezada queda registrado en un informe elaborado por la Policía Judicial de la Guardia Civil y está incluido dentro del sumario del caso de la desaparición y muerte del pequeño Gabriel Cruz. Dos días después de la detención de Ana Julia, en la Puebla de Vícar, la Comandancia de la Guardia Civil de Almería recabó información sobre la vida en Burgos de la detenida. Ana Julia Quezada llegó a principios de los años 90 a la ciudad castellana donde ejerció la prostitución en un local de alterne de la localidad de Rubena.

Ana Julia Quezasa

Fue allí donde conoció a la primera de sus cuatro parejas. M. A. R., camionero de profesión, consiguió para Ana Julia un trabajo en el servicio doméstico y como empleada en dos carnicerías. Se casaron y fijaron su residencia en la capital burgalesa adquiriendo una vivienda “a medias con su exmarido que actualmente reside aún en dicha localidad”, según consta en el informe de la Policía Judicial.
En 1995 Ana Julia trajo a España a su hija de cuatro años, que tuvo de una relación anterior en la República Dominicana. Unos meses después de llegar a Burgos la niña falleció "al precipitarse, de madrugada, al patio interior del edificio”
Unos años después, en 1995, Ana Julia trajo a España a su hija de cuatro años, que tuvo de una relación anterior en su país de origen, la República Dominicana. Y tenía a su segunda hija fruto de su relación con M. A. R., interrogado por la Policía Judicial el pasado mes de marzo. Hasta esa fecha, la niña mayor convivía con su abuela materna. Según incide la Policía Judicial en su informe “unos meses después de llegar la niña a Burgos, concretamente el 10 de marzo del año 1996, esta falleció al precipitarse, de madrugada, al patio interior del edificio”.

En aquel momento, las diligencias de investigación por la muerte de la pequeña Ricalda Josefina fueron realizadas por la Policía Nacional y se iniciaron una serie de Diligencias Previas por parte del Juzgado de Instrucción número seis de Burgos en la que se concluyó que “el fallecimiento había sido causado por un accidente, que en un episodio de sonambulismo de la menor, esta se había despertado durante la noche y precipitado desde el séptimo piso” al patio interior de la vivienda.

El amor se acabó en esa relación, al menos para Ana Julia, y la pareja se divorció en el año 2009 tras diecisiete años de matrimonio. El informe incluido en el sumario y elaborado por la Policía Judicial de la Guardia Civil recoge que M. A. R. “se quedó con la custodia de la hija en común”. Apenas unos meses después del divorcio, Ana Julia mantuvo una relación con otro vecino de Burgos, F. J. S. V., 16 años mayor que ella y que en el momento de iniciar la relación “tenía un alto grado de alcoholismo”, según la Guardia Civil.

Dos años después, en 2012, F. J. S. V., su segunda pareja conocida en España, falleció a causa de un cáncer. La familia de este hombre, según se relata en ese informe fechado el 13 de marzo de 2018, “sospechó que Ana Julia aprovechó las circunstancias personales de su pareja para obtener un beneficio económico ya que este era el dueño de una empresa de hostelería que daba importantes beneficios”. El informe también asegura que “la familia cuenta que como prueba de ello, Ana Julia adquirió en su país de origen una vivienda por valor de 45.000 euros” y que además, F. J. S. V “durante sus últimos meses de vida suscribió un seguro de vida” cuya indemnización por fallecimiento era de 30.000 euros, “siendo la beneficiaria Ana Julia Quezada Cruz”.

La Policía Judicial recoge que Ana Julia “cobró la póliza poco después del fallecimiento y los hijos del fallecido la denunciaron por quedarse también con las joyas” de F. J. S. V. La mala suerte en el amor de Ana Julia continuó años después en la misma capital burgalesa y con otro hombre de similares características a su segunda pareja. Este hombre, J. M. O. L. también era “mayor que ella y enfermo de cáncer de garganta” contaba con unas características “similares al anterior”.

Igualmente, el hombre murió en el año 2015 a los 52 años de edad y según el informe de la Policía Judicial de la Guardia Civil “la familia del fallecido estima que Ana Julia recibió de éste, al menos, 17.000 euros antes de morir”. Tras el fallecimiento de J. M. O. L la asesina confesa del pequeño Gabriel Cruz conoció a S. M. G con quien después de pasar unos días de vacaciones en Las Negras, ya en la provincia de Almería, decidieron trasladarse hasta esta zona de Níjar y abandonar la capital burgalesa. La pareja duró algo más de tres años, hasta octubre del año 2016.

Allí, en Las Negras, pusieron en marcha el ‘Black’. Un local de copas donde Ana Julia, tras romper su relación con S. M. G., conoció en la Nochevieja de 2016 a Ángel Cruz, el padre del pequeño Gabriel. Poco tiempo después iniciaron su relación. El resto de la historia de Ana Julia Quezada Cruz en la provincia de Almería ya es conocida por todos.