Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Se pierden las formas

Javier Salvador
Director de Teleprensa

Ayer me encontré en pleno Paseo de Almería a un amigo, un vecino de toda la vida, de esos que eran los mayores del barrio, gente que siempre te ha tratado con cariño y a la que tú le tienes tanto o más que él a ti, y, como en todo encontronazo, la primera pregunta es: ¿Cómo lo llevas? La respuesta también es prácticamente estándar: ¡Sobreviviendo! Hablamos de crisis, claro. Pero ese amigo, al que por mucho que llore aún le quedan bastantes años para jubilarse, un autónomo de toda la vida y por tanto un luchador nato dedicado al mundo de los seguros, me contaba algo que realmente es uno de los efectos más desagradables de la crisis. Me decía, notablemente apesadumbrado, que “se están perdiendo las formas y con ello las amistades, y todo porque no sabemos mirar más allá del dinero, pero yo sigo creyendo que hay algo más, hay personas, situaciones, relaciones de muchos años. Estoy tan desilusionado que no tengo ganas de seguir”.

Y la verdad sea dicha, en el lugar que nos encontramos era, precisamente, una de esas pocas vías de escape que tenemos una vez a la semana. Un lugar en el que se sueña nada más llegar, aunque te decepcionas al poco de entrar, pero esos quince segundos viéndote retirado y escribiendo novelas en una casa sobre un acantilado… Es decir, que nos encontramos comprando un boleto del Euromillón y comprobando que en el de la semana anterior no has pillado ni el reintegro.

Entiendo que entre quienes nos ganamos la vida a pie de calle la cosa esté un poco crispada, pero no entiendo que en un pleno de un ayuntamiento se puedan perder los nervios. Y eso también ha sucedido en Almería, concretamente en el pleno celebrado en el Ayuntamiento de la capital. El alcalde, del PP, decidió contestar a la oposición que las sesiones las dirige como le viene en gana, que para eso es el que manda y tiene la mayoría. Y eso que aún no tiene la mayoría absoluta que le dan las encuestas.

La bronca venía por las cuentas municipales, pero tampoco entiendo que un tipo que supera los 8.000 euros al mes, vive en una casa palaciega que es un “regalo” a la vista de todos sus vecinos y que tiene el dinero de todos los almerienses metido en el banco para el bien de la familia, es decir de Almería en general, se tenga que mosquear porque le digan que maquilla las cuentas o porque el dinero esté en determinada entidad bancaria. Vamos, que todos sabemos perfectamente que el alcalde de Almería tiene la conciencia tranquila en cuanto a números y los barrios periféricos tan limpios y arreglados que se pueden beber sopas en el suelo.
El problema que surgió en el pleno, y no le pega a este alcalde a quien he llegado a tener verdadero afecto cuando era un tipo normal y menos venido arriba, es que su respuesta estuviera tan fuera de lugar. Por unos momentos parecía que el mismísimo Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón y famoso por sus aeropuertos sin aviones y bibliotecas sin libros, además de un largo historial de imputaciones judiciales -a éste si le ha tocado la lotería en varias ocasiones, según dice él para justificar su patrimonio- estaba sentado en el sillón del alcalde de Almería. Sólo le faltaban las gafas de sol.

El que recibía la bronca era, precisamente, su contrincante en la campaña que empieza oficialmente en unos días, Juan Carlos Usero, actual presidente de la Diputación Provincial. Y ahí empezó el lío. Es decir, que si tú quieres estar en ese sillón, que si el otro no se merece el que ocupa, que tú las haces más gordas, que yo las tengo más flacas.

A pocos días de unas elecciones es normal que estas cosas sucedan, pero o algo se nos escapa o no entiendo que con encuestas que dan 17 concejales al PP se puedan perder los nervios de esta manera. Que sepamos, la diferencia entre PP y PSOE sólo se reduce en las hipótesis de elecciones generales y no en las municipales. Vamos, eso es lo que se dice.

2 comentarios:

  1. Estuve en el pleno del lunes y me dió vergüenza ajena, la Cámara de los Comunes no les llega a los tobillos.Lo qu eme sorprendió es que cuando el concejal de izquierda unida le pidió ecuanimidad y guardar las composturas, nuestro alcalde le contestó:"Sr. Esteban eso no está en la Ley". Penoso. Ahora entiendo que quieran aprobar una ordenanza cívica en la que pone que "será obligatorio cederle el paso en la vía pública a cualquier persona que lo necesite...". So no lo dice la Ley ...En mi casa me lo enseñaron cuando era pequeñita y se llama EDUCACIÓN

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno su artículo y tiene toda la razón del mundo, se están perdiendo las formas y la educación.Debemos hacer un reciclaje educacional y empezar a poner las buenas formas encima de la mesa. Enhorabuena por su artículo

    ResponderEliminar