Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Manca finezza

Antonio Felipe Rubio
Periodista

Quizá inspirado por la muestra del Neolítico o contemplando una obra de Goya (Duelo a garrotazos), Rafael Esteban expresa una peligrosa tendencia hacia costumbres antediluvianas y procedimientos resolutivos de dudosa inserción democrática. Decir que “el próximo día 22 de mayo tenemos la oportunidad de darle un morrillazo al bipartidismo que está asfixiando y crispando la vida política en este país” es, por otro lado, una frase desafortunada que contiene elementos contradictorios observándola desde una perspectiva democrática coetánea.

Pasar de la crispación al morrillazo es pasar del discurso a los hechos; es decir, del cabreo a las hondonadas de hostias. Y es que se puede estar enfadado, crispado, contrariado, hastiado… y hasta los mismísimos, pero hemos de evitar invitaciones a la figura del castigo físico. Aun en apelación a tradiciones y tipismo almeriense, un morrillazo no deja de ser un capón, y, si por ahí se empieza, sin darnos cuenta nos encontramos enzarzados en reyerta. Y lo que comienza por un morrillazo, rara vez discurre por afables églogas pastoriles; más bien dirime en mutua receta de mamporros.

No obstante lo anterior, hay que considerar esta manca finezza dalla Sinistra a la presencia de Valderas y un cierto contagio de zafiedad dialéctica de a ver quién la dice más gorda. Diego Valderas, dirigente regional de IU, ha declarado: "yo no me creo y no me puedo creer que todos los andaluces se hayan vuelto de derechas y no me puedo creer que tengamos una juventud que no tenga un carácter claramente progresista, solidario, sostenible, de izquierdas y de manos limpias" y, a continuación, ha asegurado que votar al PP es de locos y que la sociedad andaluza no enloquecerá porque es inteligente.

O sea, para el alcalde socialista de Getafe votar al PP era de gilipollas, y para el coordinador de IU votar al PP es de locos y poco inteligente… pues se pueden meter el talante progresista donde yo me sé.

A lo mejor, con una sesión intensiva del agarejo y el abejorro (acuñaciones igualmente almerienses) lo mismo se les ablandan estos duros correctivos dispensados. En cuanto a las meninges, sin duda, morrillazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario