Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Juan Carlos Usero, de cerca

Luis Jesús Pasamar
Articulista

Al mirar por la ventana, al levantarme, no puedo por menos que maravillarme ante la belleza serena de la mañana. El mar y el cielo parecen competir en intensidad de azules: la Urbanización de Roquetas, al fondo, aparece como una franja ocre grisácea entre azules. Parece un cuadro roto por los gorjeos de los pajaritos que revolotean celebrando la cálida mañana. Me animo, pues, a dar un paseo por la playa. Nada mejor que el Paseo Marítimo de San Miguel de Cabo de Gata para ello. Corre una ligera brisa que refresca un poco el calor de la mañana e invita a pasear con la vista de Almería al fondo. Observo que no soy el único que ha tenido esta maravillosa idea y me voy cruzando con otros paseantes tan encantados como yo, cuando puedo ver al presidente de la Diputación Provincial de Almería, Juan Carlos Usero, y su mujer. Son dos de esas personas que han tenido mi misma idea, por lo que decidimos sentarnos a tomar unas tapitas.

Inevitablemente la conversación se centra en Almería y puedo observar cómo Juan Carlos, que suele mostrase moderado, no puede ocultar el entusiasmo que siente por su ciudad natal. “Almería necesita estímulos e incentivos para su actividad económica, pero el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento del Partido Popular ha reducido, incluso eliminado, inversiones, y no se plantea concentrar esfuerzos en ayudar a la generación de nuevas actividades. En los últimos siete años han recibido 300 millones de euros de la venta de El Toyo, unos terrenos sin utilidad que, gracias a la intervención de la Junta de Andalucía y de la mano de un alcalde socialista, se rentabilizaron de manera extraordinaria. Además de la parte que le corresponde de la participación en los ingresos del Estado, y de los fondos de nivelación de la Junta que reciben todos los Ayuntamientos, el de Almería ha recibido otros 152 millones de euros; y todo ello no ha servido para fortalecer el tejido empresarial de la ciudad, pudiendo afrontar la crisis en mejores condiciones. Almería es la ciudad andaluza que peores datos presenta de evolución del paro y destrucción de locales de negocio. A todo esto, tienen 50 millones de euros invertidos a plazo fijo en lugar de apoyar la economía local para crear empleo”.

Con movimientos de su mano, cortos pero enérgicos, no aparta su intensa mirada de mis ojos, trasmite su pesar por estas cosas, con la fuerza de quien sabe dar respuestas a los ciudadanos, con la fuerza de quien sabe lo que hay que hacer.

“El Mercado Central, que se está rehabilitando en gran parte gracias a la Junta de Andalucía, ha de ser la locomotora que tire del comercio en el centro de la ciudad. En lugar de acumular retrasos y crear problemas, pues se podrían haber reubicado los puestos en su zona natural, y no perseguir y sancionar a los comerciantes que han tenido que cerrar”.

Me parecen muy certeros sus comentarios sobre los diversos convenios que se han hecho en estos últimos años de nulo resultado o con coste para Almería. No se puede negar que le gusta Almería, que la siente, que la vive.

“Si los ciudadanos me otorgan su confianza, no voy a ser ese alcalde que va siempre en coche oficial, a mí me gusta andar, patearme las calles y los barrios de Almería, soy un almeriense de barrio y voy a ser un alcalde de los barrios, de todos los barrios, igual que en la Diputación he sido el alcalde de los pueblos, he trabajado para todos los ayuntamientos de Almería y he hecho cosas de las que me siento muy orgulloso”.

Se le ilumina la mirada cuando me habla de los planes de movilidad que se han efectuado en casi todos los pueblos de la provincia, los planes de ahorro de energía, de iluminación, caminos rurales... Son experiencias que quiere trasladar a Almería.

“Es necesario crear un observatorio urbano que elabore y recopile esos datos necesarios para determinar con claridad los aspectos donde incidir para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Pero no se trata solo de conocer, se trata de actuar. El Ayuntamiento tiene que actuar; ciudad y sociedad son lo mismo, y las medidas que propongo abarcan, desde la participación ciudadana y la implicación de otras Administraciones e Instituciones, hasta la propia organización municipal. Hablo de energías renovables y nuevos yacimientos de empleo, hablo de actividades duraderas que sean beneficiosas para la sociedad a lo largo del tiempo, hablo de agilizar y facilitar la actividad a emprendedores, de fomentar y promocionar el turismo en lugar de criticar la inversión de 30.000 euros en el Salón del Gourmet para promocionar en toda España las pequeñas empresas agroalimentarias de la provincia y después gastar 500.000 euros en promocionar la Semana Santa vía móvil, inaudito. En definitiva se trata de mejorar la organización municipal para dar respuestas a los ciudadanos, a todos los ciudadanos”.

Se entusiasma hablando de Almería, dice que le  encanta esta ciudad, tiene respuestas para Almería y sobre todo, tiene muchas ganas de trabajar por Almería, y como bien dice, Almería son sus ciudadanos.

La hora de comer se echa encima y nos esperan en casa, pero he de reconocer que, tras hablar con Juan Carlos Usero, me ha contagiado su entusiasmo y su ilusión.

Cuando nos despedimos me voy pensando en todo lo que me ha trasmitido y no puedo por menos que convenir en que Juan Carlos Usero es una certeza de confianza para Almería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario