Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Prohibiciones electorales

Javier Salvador
Director de Teleprensa

No deberían permitirse determinadas cosas en los procesos electorales, actos, actividades y declaraciones de unos y otros que rayan en el insulto a la inteligencia del ciudadano, porque además hay para repartir en todas direcciones, pero que cada cual saque sus propias conclusiones sobre las más o menos graves.

En mi caso me llama poderosamente la atención que el PSOE se acuerde precisamente hoy de Emisa, la empresa pública que hace los aparcamientos, porque que yo recuerde es un tema viejo, y sí, escandaloso desde el principio, pero que ahora se lleven las manos a la cabeza cuando ha sido toda una sangría para las cuentas públicas, además de la ruina de cada comerciante de mercadillo que ha sido chuleado mientras se construyen algunos como el de la Plaza de Toros, me parece una broma de muy mal gusto.

Pero en esto de la política la historia parece ir por el camino de descubrir quién es capaz de hacer la trastada más gorda. Hace seis años que el edificio de usos múltiples de El Toyo está cerrado. Durante este tiempo ha costado un buen dinero en vigilancia y otras tareas de mantenimiento básico, pero cuando hablaban de darle uso se decía que no era tan fácil porque sería necesaria una inversión de más o menos un millón de euros para ponerlo al día. Hablamos del edificio que fue negado al PITA porque el Ayuntamiento PP-GIAL decidió que Asempal sería mejor inquilino, cuando realmente hubiese sido la base perfecta para el embrión del que debe ser no sólo el parque científico que tire la ciudad en el mundo de los negocios, sino el que será sin duda el verdadero dinamizador o al menos poblador de El Toyo. Pues bien, justo ahora, a unas semanas de las elecciones se anuncia su apertura para un uso que se viene demandando hace años.

En ocasiones pienso que el político tiene en muy bajo concepto al propio elector, porque determinados comportamientos, promesas, y acciones no pasan inadvertidas. Y creo que son precisamente estas situaciones las que llevan a tirar de toalla para ir a la playa, en vez de coger la papeleta y dirigirte a la urna, el día de las elecciones.

Pero no es momento de reproches, sino de actuaciones. Soy partidario de que la gente vote, a quien sea pero que vote, como también creo que es el momento en el que ciudadano tiene que encontrar la forma de hacerse oír y llegar a establecer prohibiciones no escritas en periodos electorales.

No, no se puede hacer en cinco días lo que no se ha hecho en cuatro años, como no se puede hacer una rotonda a cuatro meses de las elecciones y dejarla sin urbanizar, como ocurre en el desastre generado en la Avenida Cabo de Gata, donde los coches ahora circulan, pero los peatones caminan saltando encima de cascotes.
(www.teleprensa.es)

No hay comentarios:

Publicar un comentario