Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Por qué no les votaré

David Uclés
Director del Instituto de Estudios de Fundación Cajamar

Hace unos días leía un artículo de Miguel Ángel Blanco en el que, con la excusa de la dimisión de Pizarro de su puesto de consejero en la Junta de Andalucía, y en el que mostraba su incredulidad ante la carrera de este político socialista, diseccionaba el funcionamiento de los partidos en España:
"Creo que en política se funciona, en muchos casos pero no siempre, desde el servilismo, el halago y la lealtad interesada. Y por eso hay políticos que suben y suben y suben y se tiran casi toda su vida en cargos públicos. Y otros, en cuanto dejan escapar opiniones personales que pueden resultar incómodas al poder establecido del partido de turno, rápidamente desaparecen. En la mayoría de los casos, entre los que permanecen, abunda la mediocridad, se configura el poder de los mediocres, y ellos, que son halagadores se alimentan de los halagos de los demás para sobrevivir. No pueden volver a la realidad de la calle, fuera del acontecer político, porque su ego se ha inflado de tal modo que no aceptan volver a ser lo que fueron, en el oficio que les forjó en sus primeros pasos".
Es un diagnóstico que comparto. Las listas cerradas, los mecanismos de promoción poco transparentes y la tendencia humana a la creación sistemáticas de redes clientelares provoca que los candidatos más dotados para la obediencia ciega y para el halago al jefe sean los que, con más probabilidad, lleguen más alto. No obstante, hay que reconocer que esto no sólo pasa en los partidos, en la mayoría de las organizaciones públicas y privadas es relativamente sencillo encontrar individuos (e individuas, que aquí sí que hay paridad) que han alcanzado niveles que están por encima de sus capacidades. Incluso se le ha puesto nombre a este fenómeno, se le conoce como el Principio de Peter. Dicho esto, a la sociedad, a tenor de la imagen que tiene de sus políticos (en el último barómetro del CIS, el Gobierno y la clase política es el tercer mayor problema del país, tras el paro y los problemas de índole económica), es evidente que no le transmite demasiada confianza su clase política y, apostaría una cena con cualquiera, la mayor parte también piensa que en los partidos rige una especie de ley de selección inversa, en la que los menos capacitados son los que llegan a gobernar.

Vuelvo a hacer aquí un inciso para comentar que muy probablemente haya sido la corrupción ligada sobre todo al reciente boom inmobiliario una de las principales razones de la pérdida de credibilidad de los políticos. El continuo chaparrón de los casos que saltan a los periódicos y a los tribunales son una auténtica bomba de achique de prestigio para esta casta. Os adjunto el Corruptódromo que ha elaborado el movimiento #nolesvotes. Ante un mapa así, en el que hay imputados de todos los colores, no es de extrañar que el público asocie directamente la política con la corrupción, y a los políticos con sinvergüenzas.

Hasta aquí los méritos de nuestra clase política. Pero lo verdaderamente triste de todo esto es que los ciudadanos hemos llegado a tal nivel de hartazgo y decepción, que no nos rebelamos ante la situación y comenzamos a considerar normal que los políticos roben cuando llegan al poder o que se aprovechen del mismo para conceder favores a amigos y deudos. Hemos llegado hasta el punto de que políticos imputados, inmersos en complejos procesos judiciales por corrupción, se presentan a las elecciones y, tanto sus partidos como los votantes, les consideran elegibles. Y ni a unos se les cae la cara de vergüenza ni a los otros se les pasa por la cabeza que una lista con ese tipo de defectos es tan "inelegible" como las listas de Batasuna en el País Vasco.

El movimiento #nolesvotes nació vinculado a la protesta por la denominada Ley Sinde, y promueve la negación del voto a los partidos que apoyaron dicha ley, es decir: PSOE, PP y CiU. Sin embargo, el propio cabreo de los ciudadanos ha ido sumando razones, tales como la presencia de imputados en las listas a las municipales y autonómicas de los principales partidos, o la negativa de los eurodiputados a viajar en turista en los viajes de menos de 4 horas.

En las últimas convocatorias electorales, mi voto había sido en blanco, pero en las próximas cambiaré de estrategia. Votaré por partidos no mayoritarios, que no me hayan decepcionado, y en las generales votaré por el partido que proponga cambiar a distritos electorales unipersonales, o por las listas abiertas. Muchos me dirán que los partidos menos potentes o más jóvenes no están preparados, pero prefiero a estas alturas a un entusiasta que a un hombre público de colmillo retorcido. De momento, ni PP ni PSOE tienen mi confianza. Aunque les tengo que reconocer que se lo han trabajado a pulso.

11 comentarios:

  1. El artículo no está completo: http://capeandoeltemporal.blogspot.com/2011/04/por-que-no-les-votare.html

    ResponderEliminar
  2. Pues ya sí está. Un error lo tiene cualquiera.

    ResponderEliminar
  3. Ya hay un partido joven que propones lo de las listas abiertas, limitación a 2 legislaturas y reforma de la ley electoral...UPyD.
    Me ha encantado lo de "prefiero a estas alturas a un entusiasta que a un hombre público de colmillo retorcido", UPyD se presenta en Almería el 22 de Mayo con ese entusiasmo

    ResponderEliminar
  4. Este hombre ha clavado la situación que se nos viene encima con las proximas elecciones municipales ¿a quien votamos?. Unas reflexiones muy acertadas y que suscribo.
    Suscribo sobre todo la opinión de que ante el hartazgo de los partidos que actualmente nos gobierna y que se reparten "el bacalao" habría que escuchar a los partidos con "sangre e ideas nuevas" que llaman a la puerta de la política ...

    ResponderEliminar
  5. La mediocridad, se ha instalado en el poder y los halagadores algo pienzan recibir y los alimentan.
    Cambiar el voto a partidos que no hayan tenido corrupto en sus filas o lleven presuntos corruptos en sus listas debiera de ser una receta democratica para poner en practica, en vez de la abtencion que se pronostica que poco expresa y que ayuda a los de siempre.

    ResponderEliminar
  6. En efecto... estas ideas son las de UPyD (un partido que los medios se encargan de anonimarlo en las encuestas)....; listas abiertas, control anticorrupción, limitación de los mandatos y por supuesto cambiar la actual ley electoral por injusta.... saludos

    ResponderEliminar
  7. jose Coca19/4/11 16:16

    Estimado David, enhorabuena por tu articulo.

    lo cierto es que ya éramos muchos los ciudadanos abonados al desencanto o a la apatía al desheredo del voto en blanco o a la ausencia en las urnas; muchos los que hemos descubierto como tú, que en algunos partidos nuevos esta la regeneración del sistema, el romper esta baraja trucada, el deshacer una democracia amañada y canalla en la que sobrevivimos diariamente.

    Para mi ese partido nuevo es UPyD (Unión Progreso y Democracia).

    ResponderEliminar
  8. Juan Ma Fe19/4/11 18:18

    David estoy de acuerdo contigo ese partido de lista abiertas exsiste auque la prensa y demas partidos lo ignoren es UPYD pero hace falta algo mas es crear un foro a nivel nacional de personas desinteresadas economicamente y muy interesadas en la honradez yel compromiso de informar al resto de ciudadanos de todas la mentiras que nos dicen y asi ala hora de votar sabriamos mejor que votar

    ResponderEliminar
  9. Es estupendo comprobar como la gente vuelve a creer que se pueden rehacer las cosas, escribir nuestro destino y alejarse del conmigo o contra mi del PP/PSOE.
    Cada vez somos más, y esta vez las cosas van a empezar a cambiar. El poder regresará al ciudadano. Comienza el declive del político profesional.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante el artículo David. Lo que hace falta es que la gente que dice que está tan harta de los partidos tradicionales, se atreva a votar a gusto el 22 de Mayo.

    Ya hay alternativa: UPyD

    ResponderEliminar
  11. Lo malo de este movimiento es que parte de la negativa.
    Yo no diría "no les votes" sino "vota a otros"
    El ejercicio de la democracia auténtica (es decir: si absolutamente todos/as fuéramos a votar a todas las elecciones) reflejaría una sociedad mucho más dispar de lo que pensamos y acabaría con el maniqueísmo bipartidista.

    Gran artículo

    ResponderEliminar