Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Éxito decretado

José Fernández
Periodista

Estar presente en los lugares o sitios en los que pasa algo de lo que luego se habla o discute es, qué duda cabe, un factor positivo de cara al análisis de lo realmente sucedido. Sin embargo, el crédito presencial no es una circunstancia que deba aparejar el marchamo de verdad inamovible o blinde ciertas opiniones. Por ejemplo, ninguno de nosotros estuvo en Waterloo y, gracias a los relatos y estudios de personas que estuvieron allí -y de otras que jamás pisaron el campo de batalla- podemos decir a quién le fue mejor o peor aquella mañana.

Digo esto en relación con el intercambio de opiniones sobre el resultado final de la ExpoAgro. Aunque este año no he estado, he seguido con interés el cruce de afirmaciones en cuanto al éxito, o no, de la muestra. Pero nunca he tenido claros los parámetros del éxito en acontecimientos de este tipo. ¿Debería medirse éste en función de la cantidad de acuerdos económicos? ¿Por la cantidad de empresas presentes? ¿Por la calidad y prestigio de los asistentes? ¿Por el número de visitantes?

Cualquiera de estos factores permitiría evaluar de un modo razonable el éxito o fracaso de la muestra, sobre todo si los comparamos con las ediciones anteriores. Y lo que parece extraerse de todas estas variables es que la cosa ha ido algo más floja que años anteriores, cosa hasta cierto punto lógica si tenemos en cuenta que la de este año cambiaba de fechas y que el universo de las ferias agrícolas está cambiando más rápidamente de lo que nos gustaría. Pero lo que más me llama la atención es la tendencia de la Cámara a mimetizarse con el discurso oficial de la Junta de Andalucía respecto al que yo llamo “éxito decretado”.

¿Ustedes han visto que la Junta haya hecho algo de otro modo que no sea excelente y satisfactorio? Bueno, pues la Cámara está ya en ese mismo discurso. Es imposible el error de cálculo y se desacredita quien se muestre impermeable a estas emanaciones triunfales. Por lo tanto, igual que el parque del Andarax era un vergel de mieles y esencias, la ExpoAgro ha sido un éxito indiscutible. Y los que lo duden “es que no han ido”. De ahí a afirmar que los que no digan que ha sido un exitazo son unos antialmerienses, van dos telediarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario