Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El casco histórico, un corazón parado

Rafael Esteban Martínez

Candidato de Izquierda Unida a la alcaldía de Almería

Soy vecino del Casco Histórico. En este barrio he elegido vivir, por su pasado, por su belleza, por su gente, en definitiva, por sus señas de identidad que lo hacen único en Almería. También soy político, de izquierdas, y lamento que el Casco Histórico no haya recibido toda la atención que requería por parte de las administraciones públicas.

Por eso creo que ahora es el momento de actuar en el corazón del casco histórico y sus alrededores. Por eso es fundamental, y desde aquí lo alabo, el trabajo constante e ilusionante que la Asociación de Vecinos de este barrio viene realizando año tras año para poner en valor su barrio, ahora mediante un variado programa de actividades, ahora sus fiestas, por ejemplo.

El estado de conservación del casco histórico de una ciudad refleja la identificación y el grado de orgullo que sus habitantes tienen por su pasado. Este amor a lo antiguo es el motivo por lo que la mayoría de pueblos y ciudades han logrado rescatar del abandono zonas que muestran sus señas de identidad.

La ciudad de Almería se transformó en el último siglo de una forma extraordinaria en lo que respecta al número de sus habitantes y por tanto a la ocupación de nuevas zonas de su territorio que dio lugar a un desplazamiento del llamado “centro” de la ciudad hacia el oeste y provocó que la zona histórica se deshabitara por su falta de renovación e infraestructuras a pesar de seguir siendo la mejor situada ecológicamente.

En los últimos años del pasado siglo, y ante los ejemplos de otras ciudades, surge la necesidad en Almería de recuperar nuestro Casco Histórico. Pero una Corporación tras otra va limitándose a realizar planes como el de San Cristóbal u otros, que no tenían concreción. No será, hasta la entrada de un gobierno municipal de Izquierdas en el año 1999, cuando desde la Concejalía de Urbanismo dirigida por IU se establecen acciones concretas que en muy poco tiempo comienzan a dar fruto. La acción consistía en volcarse de forma rápida sobre la Plaza Vieja, auténtico corazón de la ciudad y en la propia Casa Consistorial y su entorno. Así, en colaboración con la Junta de Andalucía, se encarga un proyecto que en poco tiempo consigue rehabilitar la mitad del Ayuntamiento, se compra la Casa de Los Flechas (actual sede del Area de Hacienda) y se empieza su rehabilitación. El objetivo de ese gobierno que a la vez construía tanto las infraestructuras deportivas necesarias para la celebración de los Juegos Mediterráneos y la urbanización de El Toyo, lo que aportaría sustanciosas cantidades de dinero al Ayuntamiento, no era otro que aprovechar ese beneficio económico para invertirlo en una operación que situara al Casco Histórico de nuestra Almería a nivel de otros, recuperando el entorno de la Alcazaba, La Hoya, San Cristóbal, etc.

De esta forma habíamos encontrado la financiación y trasladaríamos dinero de una zona de nueva creación hasta esta zona emblemática pero necesitada de acciones concretas y urgentes. Se trataba de una labor pensada desde una concepción de izquierdas, inédita hasta aquella fecha. Pero este gobierno acabó en el año 2003 y no tuvo tiempo de continuar la obra comenzada.

El gobierno local de la derecha lleva ocho años y aún no ha comenzado con la construcción de la otra mitad del proyecto del nuevo Ayuntamiento, vital para el desarrollo de la función administrativa, la reducción de gastos en alquileres y sobre todo la actividad social y económica del barrio. También la zona de La Hoya y San Cristóbal siguen sin avanzar un solo paso y como siempre, se siguen hablando de planes (ahora toca el Urban). A pesar de que fue cierto que el PP heredó ingentes sumas de dinero de la obra pública de El Toyo, la derecha ha invertido este dinero, fundamentalmente en pequeñas obras y en las zonas más ricas, perdiendo una oportunidad única de recuperar lo que tantos almerienses deseamos, que no es otra cosa que recuperar nuestras señas de identidad. Hoy, la derecha nos tiene el corazón de la ciudad parado. Desde Izquierda Unida pensamos que el Casco Histórico no puede esperar más tiempo.

1 comentario:

  1. todos los barrios por igual deben de ser arreglados. No solamente donde reside uno. Yo tambien soy poitico.

    ResponderEliminar