Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Personajes peligrosos frente a la bondad del inolvidable Antonio Muñoz


Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

➤ La película El fotógrafo de Mauthausen, dirigida por Mar Targarona, sigue teniendo tanta vigencia como la historia Mauthausen 90.009, el libro que recoge la voz del superviviente almeriense Antonio Muñoz Zamora. Recluidos, humillados, torturados, asesinados. Más de 9.300 españoles pasaron por los campos de concentración nazis.

Ana Torregrosa, segunda por la izquierda, con un grupo de amigas

Hay personajes peligrosos en el mundo que llegan al poder con los votos de los ciudadanos. La película de Mar Targarona ofrece en sus créditos a un hijo de Pechina, Jacinto Cortés García. Escondió en un cuenco de leche los negativos de Francisco Boix y se los entregó a una amiga alemana, según la información del periodista Manuel León. El filme se proyecta desde varias semanas. Trae a colación la vida del fotógrafo valiente Francisco Boix Campo (Barcelona, 1920-París, 1951) que guardó las fotografías del horror del campo de concentración de Mauthausen. Su trabajo sirvió para inculpar a dirigentes nazis. Quedará en la historia como el único testigo español que participó en el juicio de Nuremberg.

Las fotografías que logró esconder fueron una prueba irrefutable de los horrores nazis. La película sirve para traer a la memoria la bondad del histórico dirigente comunista almeriense Antonio Muñoz Zamora. Su biografía está recogida en un libro que conviene releer para los tiempos convulsos, Mauthausen 90.009, de los periodistas Enmanuel Camacho (Huelva, 1976) y de la voraz lectora Ana Torregrosa Carmona (Albox, 1972), actualmente coordinadora de Informativos en Canal Sur Radio y Televisión en Algeciras.

Muñoz Zamora, que tenía el número 90.009, sobrevivió a las atrocidades del campo de matar en el exterminio austríaco. Historias como estas, como todas las que a través de los libros o el cine recogen voces que no escuchamos, quizás nos habrían evitado, de haberlas tenido antes en cuenta, asistir ahora con vergüenza y horror al ascenso al poder de personajes que repudian a los refugiados en el corazón de Europa, abogan desde Estados Unidos por levantar muros contra seres humanos o se permiten asegurar desde Brasil que en la dictadura murieron pocos.

“La ignorancia de la Historia, amén de un profundo desprecio para con quienes han protagonizado dignos y heroicos episodios de intrahistoria, es un grave peligro para quienes consideran que las libertades y la democracia son innamovibles. Por eso hoy día, a pesar del tiempo transcurrido desde las atrocidades del nazismo, es absolutamente pertinente y actual la película. Un sino de este tiempo son los personajes peligrosos pero, no lo olvidemos, aupados hasta el poder con los votos de millones de ciudadanos”, destaca Torregrosa, hija y hermana de periodistas. Muñoz regresó a España en 1963 y desde entonces peleó por la libertad y la democracia combatiendo al franquismo.

Lo último que me regaló Antonio Muñoz, con una dedicación entrañable, desde su lecho de muerte, fue El horror de los campos de concentración. Deportación, libro con ilustraciones de Picasso, recomendado por la Academia de Ciencias Morales y Políticas de Francia. Jamás le escuché hablar mal de nadie, ni de los que le hicieron la vida imposible. Cada Navidad me regalaba un almanaque, una postal y los boletines de su organización Amical Mauthausen. En alguna ocasión, cuando ya la enfermedad le acechaba, me entregaba los boletines para que los llevara a las redacciones de los distintos medios.