Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La alfombra roja


Gabriel
Guirado Crespo

➤ La alfombra roja se utiliza en la actualidad para delimitar el recorrido que poderosos y celebridades deben recorrer para el reconocimiento ceremonial de su propios éxitos. Pero no crean que esta práctica es reciente. Esquilo, en el 458 a. C., ya nos remite a ella en su obra de teatro Agamenón: Esclavas, ¿por qué demoráis dar cumplimiento a la orden que se os ha dado de alfombrar el suelo por donde ha de pisar? Que quede al momento el camino cubierto de púrpura.

La alfombra roja

Cuando  Agamenón, rey de Micenas, regresa de la guerra de Troya, es recibido por su esposa Clitemestra, quien ha planeado su muerte en venganza por el sacrificio de su hija Ifigenia. En la acción principal de la obra, Clitemestra intenta convencer a Agamenón para que recorra la alfombra púrpura para entrar al oikos. Este ceremonial molesta a Agamenón porque lo considera desmesurado. Al final, Clitemnestra lo convence con palabras ambiguas para que avance a través del sendero rojo que lo va a conducir irremediablemente hacia su muerte.
Con gran desfachatez, los nuevos dioses del comercio van a extender sobre Almería, como Clistemestra, una enorme y ceremonial alfombra roja
Con gran desfachatez, los nuevos dioses del comercio van a extender sobre Almería, como Clistemestra, una enorme y ceremonial alfombra roja. Una grosera metáfora premonitoria con la que nos advierten y delimitan el camino del trasiego que transcurrirá desde el centro de nuestra ciudad, cuna de nuestro comercio tradicional, hasta el nuevo Olimpo del consumo. Los almerienses, ávidos de la novedad y del devenir imparable de una nueva época, se van a prestar a recorrerla y participar en la agonía del casco histórico de Almería.