Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Reflexiones ante el conflicto de Cemex en la fábrica de Gádor


Eugenio Gonzálvez
Senador y exalcalde de Gádor

➤ El pasado 15 de octubre los gadorenses recibíamos una de las peores noticias que podíamos recibir, el anuncio de cierre de “nuestra fábrica de cemento”. Sí, y cuando digo "nuestra" lo digo con todas las consecuencias. La fábrica ha sido el principal motor de nuestra economía en los últimos 40 años y la mayor fuente de riqueza para el municipio, por el empleo que generaba y por los recursos que aportaba.

Concentración en contra del cierre

Incrédulo me quedé cuando nuestra alcaldesa me lo comunicó, ¿Cómo era posible que aquellos que hace un año nos invitaban a sus bodas de plata en una fiesta grandiosa, proclamando un futuro apasionante, ahora nos abandonen, justificando una escasa rentabilidad? Yo no lo puedo entender. ¿Cómo se puede invertir en la compra de una fábrica hace tres años, en plena crisis económica, cuando menos producción había, y ahora que estamos remontando y saliendo a flote cierran por la poca rentabilidad de la fábrica? Entonces, ¿para qué la compraron?
¿Cómo es posible que uno de los motivos del cierre sea el alto precio de la tonelada de CO2? ¿Es que acaso hace tres años cuando adquirieron la fábrica no había entrado ya en vigor esa Directiva Europea?
¿Cómo es posible que uno de los motivos del cierre sea el alto precio de la tonelada de CO2? ¿Es que acaso hace tres años cuando adquirieron la fábrica no había entrado ya en vigor esa Directiva Europea? ¿Qué intereses hay detrás de esta operación? ¿Cómo se puede anunciar un ERE y a la vez decir que Cemex no se quiere ir, que quiere permanecer en Gádor y que se van a buscar otras alternativas de negocio? Señores de Cemex, soplar y sorber es imposible.

Junto a nuestra alcaldesa fui recibido el pasado jueves en Madrid por la cúpula de esta compañía en España, con una amabilidad y educación exquisitas, como no podía ser de otra manera. En esa reunión nos argumentaron tres motivos para el cierre de la fábrica: La baja demanda de cemento, el alto precio de la electricidad y las altas tasas a pagar por tonelada por las emisiones de CO2. Pero con el mismo respeto y educación que nos trataron tengo que decirles alto y claro que no los creo, que detrás del anuncio de este cierre hay intereses que nos han ocultado y que si no reconsideran su decisión de cierre los vamos a investigar, y los vamos a descubrir, porque esto no tiene ninguna lógica.

Que su decisión es irracional, pues... si éramos buenos para ir a celebrar sus bodas de plata, también éramos buenos y hubiésemos estado dispuestos para ir a donde hubiese sido necesario a ayudarles a buscar soluciones a sus problemas de emisiones, a ofrecerles la posibilidad de utilizar energías alternativas en sus canteras con las que abaratar sus costes eléctricos y, por supuesto, a ayudarles a recabar la ayuda de todas las Administraciones competentes para aliviar en la medida de lo posible la problemática.
Pero no, Cemex tiene algo oculto que no quiere contar
Pero no, Cemex tiene algo oculto que no quiere contar. Han decidido irse dejando en la estacada a 300 familias y toda una comarca y así no se hacen las cosas. Si de verdad son una empresa que tiene como lema "Las personas, lo primero", no ha sido así. Están rompiendo la ilusión y los sueños de muchos padres de familia, del pueblo de Gádor, de la comarca del Andarax, y lo mismo que ustedes están en su derecho de utilizar la ley para intentar el cierre de la fabrica, yo lucharé humildemente, con todas mis fuerzas, en todos los estamentos del Estado para investigar e intentar que la ley se cumpla.

La fábrica de Gádor ni debe ni puede cerrarse. Vamos a ir todos de la mano, unidos, tenemos el público apoyo de todas las Administraciones públicas: Ayuntamiento, Diputación de Almería, Junta de Andalucía y Gobierno de la Nación. Yo fui testigo, junto a la alcaldesa de Gádor, de llamadas de consejeros y desde ministerios. Todos estamos por la labor y la compañía Cemex también debe estarlo. Es cuestión de poner cada uno de su parte, de aunar esfuerzos, de trabajar por el bien común, la empresa obteniendo beneficios, haciéndolo compatible con el mantenimiento del empleo de las 300 familias afectadas. Que los señores de Cemex demuestren que es verdad que están con las personas, que tienen corazón, por ello les pido que rectifiquen y nos despierten de esta pesadilla.