Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Ana del Paso, periodismo de guerra


Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

➤La periodista Ana del Paso presentará en Almería el próximo jueves Reporteras españolas, testigos de guerra. De las pioneras a las actuales, libro que recopila las historias de 34 mujeres periodistas, testigos de la historia en primera línea. La almeriense Carmen de Burgos y otros autores almerienses tienen un protagonismo destacado en el libro.

Ana del Paso

La profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid y periodista Ana del Paso recorre algunas provincias andaluzas para dialogar con sus lectores y procura subrayar que el periodismo tiene memoria y que las grandes mujeres de la profesión siguen rompiendo techos de hormigón. “Si Francisca de Aculodi, la mujer que en 1867 se convirtió en la primera periodista española, levantase la cabeza se quedaría perpleja al ver el número creciente de reporteras y enviadas especiales que informan de conflictos armados. Son testigos de excepción que trabajan al límite en situaciones de horror y muerte”, afirma.

El acto, organizado por la Asociación de la Prensa y el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía, tendrá un componente almeriense en la narración de las propias periodistas y corresponsales pioneras y las jóvenes de la actualidad que por su compromiso y profesionalidad trabajan para que ningún conflicto escape de su vocación periodística.

Carmen de Burgos y Seguí, Colombine, aparece de forma destacada. Escritora, traductora y activista de los derechos de la mujer, también firmó con seudónimos como Gabriel Luna, Perico el de los Palotes, Raquel, Honorine o Marianela. Colombine fue una de las precursoras del feminismo. Iba a las redacciones a entregar sus textos y se encontraba con situaciones impensables en la actualidad: “¿De parte de quién trae usted el artículo?”. Colombine cubrió el conflicto hispano-marroquí. Ella y María Teresa Escoriaza, las primeras corresponsales de guerra, se toparon con la deshumanización que provocan los conflictos bélicos.

“En las crónicas de Colombine encontramos un estilo maternal hacia los soldados heridos, a los que conocía de sus visitas a los hospitales, desvastados por la brutalidad de la guerra”, subraya Ana del Paso, frente a un estilo periodístico más actual de Escoriaza, en el que se mezclan los testimonios directos y la reflexión personal para acercar así al lector el dolor y la barbarie de la guerra desde una perspectiva novedosa. La dictadura de Franco procuró que las obras y el nombre de las grandes pioneras del inicio y mediados del siglo XX desaparecieran.

El trabajo de Ana del Paso incluye citas de autores almerienses, como el libro Vida y obra de Carmen de Burgos Seguí Colombine, del catedrático de Teoría de la Literatura en la Universidad de Almería y de la investigadora Alicia María Valverde y Seguiremos informando, de A. Martín y del desaparecido Manu Leguineche, almeriense de adopción, muy vinculado a Garrucha. Como ejemplo de esa vinculación el añorado reportero pudo disfrutar del Indalo de Oro, otorgado por el Ayuntamiento de Mójacar en 2008.

Mujeres en Guerraobra de la alhameña Sofía Rodríguez López, está construido de forma laboriosa, aborda la vivencia del conflicto bélico en la provincia de Almería desde la mirada femenina. El periodismo se hace a pie y dándole tiempo; si no, no has hecho nada, afirmó Alma Guillermoprieto (Ciudad de México, 1949) a Javier Lafuente. Guillermoprieto, autora de Al pie de un volcán te escribo, recoge el viernes el Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, una profesional que sabe de la exigencia del periodismo en línea con Ana del Paso que en su libro analiza cinco siglos de periodismo.

Ahora que el periodismo atraviesa un mal momento de veracidad, con unas redes sociales desatadas, es conveniente reflexionar sobre el buen periodismo, ese que va a los lugares de los hechos, como diría el referente del periodismo Ryszard Kapuscinski.