Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El Gobierno portugués prefiere a Cajamar


Emilio Ruiz

➤➤➤El Consejo de Ministros de Portugal ha seleccionado a las tres entidades que pretenden hacerse con el negocio en España de Grupo Caixa Geral de Depósitos. Banco Caixa Geral no actúa en España como una sucursal de su matriz portuguesa, sino que tiene ficha bancaria propia. Las entidades seleccionadas son Abanca, Cajamar y el fondo estadounidense Cerberus.  A partir de ahora, los equipos técnicos y de asesoramiento de los tres candidatos van a estudiar a fondo la ‘due diligence’ recibida para poder ofrecer una oferta vinculante. La operación se quiere dejar resuelta antes de terminar el verano.

El Gobierno portugués se inclina por la oferta de Cajamar

Nadie puede asegurar cuál puede ser el resultado final de la puja. Pero de igual modo también se puede asegurar que las preferencias tanto del presidente no ejecutivo de Banco Caixa Geral, Francisco Cary, como de Société Générale, el banco de inversión que asesora la venta, conducen hacia Cajamar. Por varias razones. Cerberus es competencia de Grupo Caixa Geral de Depósitos en territorio portugués y no se hace muy agradable ‘engordar’ a alguien con negocio tan próximo. Algo parecido ocurre con Abanca. El banco propiedad del venezolano Juan Carlos Escotet adquirió a finales de marzo el negocio minorista de Deutsche Bank en Portugal, por lo que también es competidor directo del grupo luso. Además, se da la circunstancia de que Escotet tiene problemas en su país de origen. El Gobierno de Nicolás Maduro tiene intervenida su otra marca bancaria, Banesco. El magnate venezolano se cuidó de separar ambas entidades en dos holdings,  Banesco Holding y Abanca Holding, que no comparten nada, excepto la cúpula propietaria, donde está el propio Juan Carlos Escotet. ¿Acaso Escotet no tiraría de Abanca si se cae el negocio de Venezuela?, se preguntan en medios financieros.
Cajamar parte para los portugueses como el comprador idóneo no solo por su ausencia de negocio en Portugal, sino también porque la ven como la entidad adecuada para seguir prestando servicios al numeroso grupo de empresarios portugueses que operan en España
Cajamar parte para los portugueses como el comprador idóneo no solo por su ausencia de negocio en Portugal, sino también porque la ven como la entidad adecuada para seguir prestando servicios al numeroso grupo de empresarios portugueses que operan en España y que ahora lo hacen en la filial española del banco luso. Caixa Geral de Depósitos no quiere desprenderse de esta clientela, entre otras razones porque también son clientes importantes suyos en Portugal.
Los casos recientes de Unicaja y Liberbank muestran que para culminar con éxito una salida al mercado el valor en libros de Caixa Geral hay que dejarlo reducido al 40 por ciento. Estaríamos hablando de una oferta de 200 millones, una cantidad asumible por Cajamar
Tanto el Gobierno portugués como Caixa Geral de Depósitos están deseando que la oferta de Cajamar supere aunque sea tímidamente la de los otros dos aspirantes. Los otros aspectos favorables a la caja almeriense que se han indicado son de difícil cuantificación y, sobre todo, difícil de ‘vender’ a las autoridades económicas europeas, por más que para Portugal sí tengan mucha importancia. Como es lógico la cooperativa de crédito almeriense y las otras dos entidades aspirantes aún no se han manifestado sobre el análisis de la ‘due diligence’ y, consecuentemente, sobre la oferta que pueden presentar. El valor en libros de Banco Caixa Geral es de 508 millones de euros. Los casos recientes de Unicaja y Liberbank muestran que para culminar con éxito una salida al mercado ese valor hay que dejarlo reducido al 40 por ciento. Estaríamos hablando de una oferta de 200 millones, una cantidad asumible por Cajamar, que posiblemente realizaría la operación a través del Banco de Crédito Cooperativo (BCC), del que controla más del 80 por ciento.
Caixa Geral aportaría al volumen de activos de Grupo Cooperativo Cajamar en torno a 5.300 millones de euros, que se sumarían a los 42.000 millones que tiene ahora
La incorporación de Banco Caixa Geral a Cajamar es importante para la entidad almeriense por la incorporación de 110 oficinas en territorios donde tiene presencia limitada, como Extremadura y Galicia. Pero es importante principalmente porque Cajamar tiene la necesidad de ganar tamaño. Caixa Geral aportaría al volumen de activos de Grupo Cooperativo Cajamar en torno a 5.300 millones de euros, que se sumarían a los 42.000 millones que tiene ahora. El crecimiento de Cajamar mediante la absorción, fusión o asociación con otras cajas rurales se hace cada vez más dificultoso. Las cajas rurales integradas en la Asociación Española de Cajas Rurales están respondiendo a las nuevas exigencias de solvencia incorporándose a los denominados Mecanismos Institucionales de Protección (MIP), que es una especie de colchón anticrisis para cubrir posibles insolvencias particulares. Con esta provisión las cajas pequeñas conservan su independencia plena y satisfacen las exigencias de solvencia del Banco de España y del regulador europeo. Cajamar tenía esperanza de que algunas de estas cajas rurales se incorporaran a su grupo.