Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La Junta Local de Balerma no es un cortijo


Juan Francisco Puga Murcia
Vocal por el PSOE de la Junta Local de Balerma

El presidente de la Junta Local de Balerma ha demostrado en la fijación del orden del día y en el plazo de la convocatoria o bien su desconocimiento del Reglamento o bien su mala fe. En cualquier caso, es el fiel reflejo de la actitud con la que preside como si se tratase de su cortijo; con paternalismo y dirigismo, sin ajustarse a procedimientos democráticos que se ajusten a derecho inclusive. Es por ello que el pleno del lunes ha sido desconvocado tras la impugnación presentada por el PSOE de Balerma ante la falta de rigor en los plazos que da lugar a la nulidad de pleno derecho.

Junta Local de Balerma

Se trata de una práctica y argucia con la que se impide a la oposición tener acceso a información o solicitar expedientes para estudiar las propuestas, fiscalizar la dirección de la Junta Local, preparar el pleno y tomar una posición en el debate y votación. Si se comunica la convocatoria un viernes a las 11:00 y el lunes es el pleno, ¿cómo acceder o solicitar información si las dependencias están cerradas? ¿Tenemos los vocales dedicación exclusiva remunerada como para estar pendientes en todo momento a cualquier convocatoria? No. ¿Y disponibilidad para acudir inmediatamente a solicitar información? Menos aún si estamos trabajando.
En el estado de abandono en el que se encuentra Balerma resulta fundamental regenerar la vida democrática, participativa, deliberativa, reivindicativa… 
Así se impide que el pleno, órgano colegiado, forme su voluntad y una parte de los miembros impongan su perspectiva. Esto daña la democracia y menoscaba derechos constitucionales como el de recibir información e informar a la ciudadanía veraz, o incluso uno de los fines de las Juntas Locales, fomentar la participación y deliberación.

La deliberación en el espacio público y en las instituciones es el orden de la palabra y el orden del bien que nos iguala a todos, un contrapeso que otorga seguridad frente a la tiranía a través de la reivindicación y la exigencia de rendir cuentas, un proceso de consenso que requiere de la voluntad de todos y no de los intereses de unos pocos.

En el estado de abandono en el que se encuentra Balerma resulta fundamental regenerar la vida democrática, participativa, deliberativa, reivindicativa… Por ello hay que abrir las puertas de la Junta Local para que no sea el cortijo de unos pocos que decidan sin contar con todos.