Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Muerte en Olula del Río


Juan Torrijos
Periodista

Señor De la Cruz Belmonte, si en este país tuviéramos políticos de altura, usted tendría que haber dimitido tras la muerte de un vecino de Olula del Río. Lleva más de un año en el cargo como delegado de Salud en Almería y debería haber arreglado algunas de las barbaridades cometidas por el PSOE a lo largo de los treinta y ocho pasados. Los socialistas fueron los que dejaron a los pueblos sin médicos durante muchas horas; de las veinticuatro del día, veintidós sin galeno. Ellos fueron los que centralizaron los centros de salud, las ambulancias. Fueron ellos los que dejan un día a la semana para que vaya el pediatra a algunos pueblos, más de uno y de dos. Podemos y debemos reconocer que ha sido un desastre la política del PSOE de cara a los pueblos en estos años en que hemos estado bajo su bota, pero llegan ustedes y ¿qué hacen? Nada. Los pueblos siguen con médicos dos horas al día, los centros de salud tiene un solo médico de guardia, las ambulancias a kilómetros de las enfermos y las madres esperando a que el niño se les ponga enfermo el día que le toca ir al pediatra. Dimita, señor Belmonte, empieza a ser usted una cruz para los viejos de los pueblos.

Juan de la Cruz, delegado de Salud, con la delegada del Gobierno (Loa)

Cuando llegan noticias como la que ha ocurrido en Olula con la muerte de un vecino de setenta y seis años piensan, y piensan bien, que a ellos les puede pasar lo mismo en cualquier momento. Si se les llena la boca diciendo que ustedes llegaron al poder de la Junta para defender a los andaluces, hora es que lo demuestren en algo que tiene preocupados a los ciudadanos, el servicio sanitario que están ofreciendo en los pueblos del interior.

Están ustedes muy preocupados por los cajeros de los pueblos, y puedo estar de acuerdo, pero es tan importante o más el que los médicos vuelvan a ser vistos por los pueblos, tomen cartas en los centros y que estos cubran las necesidades de los vecinos a los que tienen que atender.

Los pueblos vacíos. Con estos políticos y estos servicios que nos ofrecen cómo no van a estar vacíos. El viejo que puede sale corriendo del pueblo y busca refugio en la capital o pueblo más grande en casa de una hija, sabe que si no lo hace así, su vida puede depender de un SAS que no está mirando ciertamente por su vida. Y todo porque dicen que es muy caro tener médicos en todos los pueblos. Cierren el Parlamento, coño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario