Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Los pocos guiños del PSC al electorado del PSOE


Emilio Ruiz

➤➤Para forjarse una opinión, desde el punto de vista socialista, de lo que pasa en Cataluña hay contar con dos hechos. El primero, que el Partit dels Socialistes de Catalunya y el Partido Socialista Obrero Español son dos organizaciones distintas. No obstante, PSC y PSOE son partidos aliados que mantienen un protocolo de unidad de acción en determinados temas.  “Corresponde al PSOE –se puede leer en él- la definición de la posición política de los socialistas en los asuntos de naturaleza o relevancia constitucional, así como en aquellos cuya aplicación excede del ámbito territorial de Cataluña”. El segundo hecho que hay que considerar es que la cuestión catalana, por un lado, traspasa las fronteras de las cuatro provincias -o sea, “excede del ámbito territorial” catalán-, y por otro,  que tiene relevancia constitucional por cuanto algunas de las propuestas que se hacen chocan frontalmente con la Constitución.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta

Conforme al protocolo de la relación PSOE-PSC la postura de los diputados socialistas en el ‘Parlament’, en el tema que nos ocupa, debía ser previamente acordada con la dirección del PSOE. La realidad nos muestra que no es así. En algunas cuestiones el PSC va por libre, incluso con posturas encontradas a las del propio PSOE. La última, la propuesta de Iceta de formar un Gobierno de concentración, que ha recibido el rechazo del PSOE.
Las intervenciones de Miquel Iceta en el 'Parlament' se suelen producir en clave autonómica local sin tener en cuenta que, también allí, su voz es la de todos los socialistas españoles
Los debates que en los últimos tiempos se celebran en el ‘Parlament’ despiertan bastante interés en el resto de España. Es lógico, pues el fondo de la cuestión es la ruptura de la unidad nacional, y eso es algo que afecta a todos. En esos debates no hay que ser muy avispado para darse cuenta cómo cuando Inés Arrimadas interviene lo hace no solo como una política catalana, sino también como una política española. Mientras a Arrimadas se le entiende perfectamente dentro y fuera de Cataluña (y no me refiero solamente a la cuestión idiomática), no sucede lo mismo con el portavoz socialista. ¿Puede afirmarse que Miquel Iceta refleja en sus intervenciones el sentir de los socialistas españoles? En muchas ocasiones no. ¿Hace Iceta en sus intervenciones alguna vez algún guiño a sus correligionarios del resto de España? En mi opinión, muy pocos. Las intervenciones del portavoz socialista se suelen producir en clave autonómica local sin tener en cuenta que, también allí, su voz es la de todos los socialistas españoles.  

En el asunto de Cataluña, al tratarse planteamientos que superan el ámbito autonómico, el PSC y el PSOE tienen fusionados sus estrategias y sus objetivos. Los ciudadanos españoles –que somos todos: los andaluces, los catalanes, los murcianos…- tienen que apreciar en las posiciones de Miquel Iceta la postura de todo el socialismo español.  Cuando no es así, y no es así con demasiada frecuencia, se agranda la creencia de que en el tema catalán la postura del PSOE está algo confusa.
Dice Pedro Sánchez que habla cada día con Miquel Iceta y que ‘el grado de coincidencia suele ser alto’. La verdad es que se nota poco
Dice Pedro Sánchez que habla cada día con Miquel Iceta y que ‘el grado de coincidencia suele ser alto’. La verdad es que se nota poco. En unas recientes declaraciones al diario ‘El País’, el secretario general de los socialistas catalanes ha manifestado que “el PSC tiene la obligación de hacer propuestas para solucionar esto, siempre esperando el máximo apoyo y complicidad del PSOE. El día que tengamos una solución el PSOE estará ahí”. Éste es el problema de Iceta: que no desea entender que el PSOE no debe estar ‘ahí’, prestando apoyo y complicidad al PSC, sino justamente ‘antes de ahí’, en la elaboración de las propuestas.
El PSC y el PSOE tienen tras de sí una historia tan densa de propuestas, acuerdos y renuncias que posiblemente sea hoy el socialismo la voz más autorizada para encontrar una vía solvente que conduzca al desenlace del problema de Cataluña
La ambigüedad calculada, el buenismo, las equidistancias, las ocurrencias, las propuestas incomprensibles, el intento de agradar a quien se muestra intransigente… todos éstos son factores que no facilitan la formación de una postura clara y convincente sobre el asunto catalán. La cerrazón, la ausencia de alternativas y el recurso de ‘más madera’ tampoco son la solución. Lejos de una postura y de otra, el PSC y el PSOE tienen tras de sí una historia tan densa de propuestas, acuerdos y renuncias que posiblemente sea hoy el socialismo la voz más autorizada para encontrar una vía solvente que conduzca al desenlace del problema de Cataluña.