Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Pequeño Gabriel: Hay líneas rojas en un proceso judicial que no conviene pisar como juicios paralelos


Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

Las portadas electrónicas de los principales periódicos internacionales se han hecho eco de la noticia del triste asesinato del pequeño Gabriel. La BBC la colocó a la altura del envenenamiento del espía ruso, y del luctuoso suceso han sabido, entre otros, lectores de casi todo el mundo. Ha habido códigos rojos que se han sobrepasado en el tratamiento. La información veraz mandó. Desde mi posición, evitamos el morbo y las conjeturas que convirtieron a algunos programas en circo mediático, sin contar con la opinión de expertos. Una noticia con un impacto humano, social y mediático internacional que da cuenta de la inmensa, incomprensible y gratuita tragedia.

La almeriense Emelina Fernández, presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía, ha escrito que "la intromisión de los medios en la vida privada de los protagonistas de un suceso o circunstancias como su raza o religión no pueden utilizarse para difundir mensajes de odio, xenófobos o incluso misóginos"

Almería sale en el mapa de nuevo, pero a pesar del drama y la tristeza, queda un atisbo de esperanza. Gabriel ha canalizado a través del mundo entero la empatía a través de los corazones de personas con sensibilidad. Por eso Gabriel es ya un almeriense universal, un ‘pescaíto’ en un mar sin fronteras que ha partido desde la luz y las hermosas costas del Cabo de Gata para enviar su mensaje de inocencia y bondad. Por eso Gabriel ha vencido, como dijo su admirable madre. Una generosidad ejemplar que chocó frente a la sobreexposición mediática en la que se colaron, en algunas cadenas de ámbito privado, voces y excesos con tintes racistas sobre la reclamación de Justicia. Una madre que se enfrentó al horror más duro y  no clamó venganza sino que dio una lección al mundo. En este caso, también evitamos profundizar en la exposición de Patricia y de declaraciones con perfil político con ventajismo sobre la dureza de las penas.
La Guardia Civil dio un tirón de orejas a un sector de la televisión mañanera que puso en riesgo la investigación y la seguridad del propio niño en el caso de haber estado vivo
La Guardia Civil y un equipo encabezado por el  teniente coronel José Hernández  Mosquera, persona a la que conozco desde hace 20 años y especialmente cuando pasamos una madrugada trabajando conjuntamente cuando las llamas amenazaban Mojácar en 2009, ha hecho honor a su trayectoria intachable de trabajar sin hacer ruido ni aspavientos. La operación la denominaron Nemo, el nombre del pececito que tenía una aleta atrofiada. Dio un tirón de orejas a un sector de la televisión mañanera que puso en riesgo la investigación y la seguridad del propio niño en el caso de haber estado vivo.

Este autor, en nombre de Canal Sur Radio y Televisión, ofreció señal “pool” a Diputación para evitar el trasiego de cámaras ante el féretro. Cuando la Guardia Civil ofreció su versión, dimos señal “pool” a todas las televisiones autonómicas incluidas en la FORTA para disminuir el número de aparatos de cámaras y reporteros en la sala del edificio del antiguo Gobierno Civil. Cuando una investigación criminal suscita un gran impacto social y, por tanto, la atención destacada de los medios de comunicación, existen determinadas líneas rojas que en ningún caso pueden ser vulneradas por los profesionales de la información, y todas ellas tienen que ver con derechos fundamentales de las personas afectadas por este suceso.

No se pueden hacer juicios paralelos o difundir información que pueda llegar a perjudicar el propio proceso judicial. “Entre estas líneas rojas están el derecho al honor, a la propia imagen y a la intimidad. La intromisión de los medios en la vida privada de los protagonistas de un suceso o circunstancias como su raza o religión no pueden utilizarse para difundir mensajes de odio, xenófobos o incluso misóginos. Estas prácticas son absolutamente reprobables, denunció la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), organización presidida por Elsa González, y no se justifican en la obtención de información o datos que aporten valor para comprender la noticia o explicar los hechos”, afirma la almeriense Emelina Fernández Soriano, presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía.
Emelina Fernández: “Tampoco está justificada, bajo ninguna norma o premisa deontológica, la difusión de rumores o elucubraciones sobre la vida privada o la personalidad de los afectados"
“Tampoco está justificada, bajo ninguna norma o premisa deontológica”, precisa Fernández, “la difusión de rumores o elucubraciones sobre la vida privada o la personalidad de los afectados. Es igualmente reprobable el acoso mediático a los familiares o allegados de las personas detenidas, como está ocurriendo con la hija de la asesina confesa del pequeño Gabriel”. Simón Ruiz, de La Voz de Almería, supo captar con mucha elegancia cuando su hija Celia, de cuatro años, le dijo: “Papá, he pintado a Andalete. Andalete también es Patricia”. Y Gabriel nos lleva a todos para siempre en el corazón como el ejemplo de los padres y de una madre que ya nos representó cuando estaba detrás de Indalete, nuestra mascota durante los Juegos Mediterráneos.

Los directos de las televisiones en medio de concentraciones son de alto riesgo de linchamiento irracional y soltar barbaridades, apunta Pilar Vergara, directora Operativa y Multimedia de Canal Sur Radio y Televisión,  quien ha estado atenta para que las informaciones fueran rigurosas y no se saltara la valla de la falta de respeto o se colara el linchamiento. Casi todo se ha cubierto con elegancia, con la necesaria prudencia, frente a las escenas de exaltación. El ejemplo lo han dado en reiteradas ocasiones los padres de Gabriel. La Justicia es la que habla. Cuando se levante el secreto del sumario sabremos más detalles de la investigación.

La curtida periodista Mabel Mata, presentadora de Canal Sur,  subraya que este caso doloroso servirá para prepararnos cómo afrontar en la sociedad hiperconectada un crimen que ha dolido a todo el mundo. La información ha sido global. Todos los grandes medios internacionales han sabido captar el dolor. Dice Antonio Hermosa, de la televisión autonómica, que existe una línea muy fina entre esta magnífica reacción social y la transformación de este caso en un espectáculo público.

El editorial de El País se tituló Lección desde el horror. La madre de Gabriel, Patricia, en declaraciones a Carlos Alsina, de Onda Cero, destacó que el mejor homenaje que puede hacerse a la memoria de su hijo es subordinar la rabia a los mejores sentimientos. Ella podía pedir venganza desde su combustión sentimental. Y nos dio una lección inolvidable.

El pequeño Gabriel sigue en la memoria. Hay un antes y un después para casos tan trágicos. Cuando nos enfrentemos a sucesos tan tristes, el niño Gabriel, que nos  aglutinó a todos, seguirá nadando por  los océanos  para evitar maldad y miseria humana.