Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

‘Los coaligados’ con IU en Adra votan para que se privatice la piscina municipal


Esther Gómez Fernández
Concejala del Ayuntamiento de Adra y
Secretaria General de Plataforma por Adra

En el último pleno municipal presencié con gran perplejidad cómo los concejales Francisco Fernández Guardia y Rosa Rolán, que concurrieron a las pasadas Elecciones Municipales de 2015 en coalición con Izquierda Unida, daban un giro hacia posiciones privatizadoras. El sentido de su voto va a permitir al PP no sólo volver a privatizar la piscina cubierta sino que, además, le han dejado al alcalde las manos libres para que pueda convenir esta privatización con la empresa que él quiera.

Lo que decía el programa de Plataforma Ciudadana Abderitana


Hasta hace poco, todos los grupos de la oposición coincidíamos en que la privatización de la piscina había sido un auténtico desastre por varios motivos, pero, sobre todo, por las consecuencias económicas tan negativas para nuestro pueblo. En cambio, en el último pleno, el Sr. Francisco Fernández Guardia y la Sra. Rosa Rolán se desmarcaron de esta línea y votaron tendiéndole un cable al PP.
Sería de agradecer que los coaligados, en un alarde de transparencia, dieran alguna explicación pública argumentando el porqué de este inexplicable cambio de rumbo
Sería de agradecer que los coaligados, en un alarde de transparencia, dieran alguna explicación pública argumentando el porqué de este inexplicable cambio de rumbo. Aun así, será difícil encontrar explicación alguna para ese voto balsámico que permitirá al PP hacer lo que más le gusta, privatizar sin éxito los servicios públicos. Bueno, sí puede existir una explicación, pero los motivos que me rondan por la cabeza sobre este tema no me atrevo ni a mencionarlos.

En mi opinión, con ese voto, los coaligados hacen buena la política privatizadora del PP de Adra y niegan una de las principales causas de la situación ruinosa de las arcas municipales. Ellos sabrán por qué lo hacen. En cambio, les puedo asegurar sin miedo a equivocarme que ese desastre ha sido una consecuencia directa de las privatizaciones que el PP ha hecho de los servicios municipales en los quince años que lleva en la alcaldía.

Como la mayoría de Uds. saben, esos dos concejales concurrieron conmigo a las elecciones municipales de 2015 y lo hicimos con un programa electoral en el que decíamos lo siguiente con respecto a las privatizaciones del Ayuntamiento: “Recuperar la gestión pública de los servicios privatizados, mediante un proceso que tenga en cuenta los contratos firmados y los efectos económicos que se puedan derivar. Se estudiarán las fórmulas más convenientes para remunicipalizar la gestión del agua, piscina cubierta, escuela infantil...” .
El incumplimiento del compromiso electoral, como es el caso, además de suponer una traición a los ciudadanos, lo es también a sus propias convicciones
El incumplimiento del compromiso electoral, como es el caso, además de suponer una traición a los ciudadanos, lo es también a sus propias convicciones. Se trata, pues, de un golpe definitivo a la credibilidad de estos concejales, si es que les quedaba alguna, desde que renunciaron a su propio lema electoral. Comprenderán Uds. que es motivo suficiente para que no pueda salir de mi asombro por el voto de abstención del concejal Fernández Guardia y de la concejala Rosa Rolán.

El sentido de ese voto se decide, como es sabido, en asamblea. Por tanto, no ha sido un voto inconsciente sino todo lo contrario, es un voto consciente, meditado y, lo más grave, sin pensar en el bien común. Sumado a que eran conocedores de la actual composición de la Corporación abderitana, supone objetivamente un apoyo claro al PP. En otras palabras, le han dado al PP la posibilidad de privatizar otra vez la piscina, pero en esta ocasión será como ‘les venga en gana’. El resultado, otro fracaso que pagaremos todos.

La privatización de la piscina por parte del PP ya fue un fracaso, pues eximió a la empresa de pagar el canon anual. Además, el Ayuntamiento se hizo cargo de un gasto importante como es el del combustible, todo para que esa empresa mantuviese esa privatización a pesar de su mala gestión. Con estas premisas, resulta evidente la incapacidad del PP de Adra para gestionar los servicios públicos.

Finalizo dejando en el aire la siguiente pregunta: “Después de este voto, ¿qué dirá Izquierda Unida?, partido de conocida apuesta por lo público, que se opone frontalmente a todo aquello ‘que suene’ a privatización” y que apoya a Francisco Fernández Guardia y a Rosa Rolán.