Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La Diputación, el 'empleador' de los partidos


Joaquín Navarro Imberlón
Exalcalde de Adra por el PSOE

➤ Albert Rivera, de Ciudadanos (Cs), decía que había que suprimir las Diputaciones, que costaban no sé cuántos miles de millones de los impuestos de los españoles y no servían para casi nada. Ahora, que ya tiene poder en esas Diputaciones, cuando le preguntan por esa promesa, mira hacia arriba y silba.

Diputación de Almería (Loa)

Antes de escribir sobre esta Administración provincial quiero dejar muy claro que yo no creo que haya que suprimirla. De lo que sí estoy convencido es que hay que cambiarla, en especial en lo que respecta al modo sobre cómo se eligen su representantes y alguna que otra incoherencia que a continuación les voy a contar.
Desde hace tiempo los escaños de los diputados provinciales son ocupados por concejales que no han conseguido sueldo en sus Ayuntamientos y en la Diputación sí lo obtienen
Desde hace tiempo los escaños de los diputados provinciales son ocupados por concejales que no han conseguido sueldo en sus Ayuntamientos y en la Diputación sí lo obtienen. Es la Administración provincial como segundo plato.

La Ley de Diputaciones dice de las tareas de éstas: la cobertura de insuficiencias y deficiencias de las Entidades locales, preferentemente con población inferior a 20.000 habitantes. Es decir, que se deben “emplear” en los municipios pequeños. ¿No parece incoherente que los presidentes de la Diputación de Almería, todos, han sido concejales del Ayuntamiento de la capital o de Roquetas, los los dos municipios de mayor población de la provincia? Los partidos políticos, ese preferentemente no lo tienen muy en cuenta.

Otra incoherencia: los próximos diputados provinciales del PSOE (cito los de mi partido que es el que conozco) de la comarca del Poniente son concejales de Roquetas, de Vícar y de Adra; los tres, de municipios de más de 20.000 habitantes. Lo coherente, con lo que dice la Ley, debería ser que algunos fueran de Berja, Dalías, Balanegra, La Mojonera, Enix o Felix, que son municipios de menos de 20.000 habitantes, a los que la Ley considera preferentes.
¿Alguien me puede decir cuál es el programa electoral con el que los partidos concurren a Diputación?
Una pregunta sobre otra incoherencia: ¿alguien me puede decir cuál es el programa electoral con el que los partidos concurren a Diputación? Yo nunca he visto ninguno. Tampoco he visto nunca un cartel electoral del candidato a la Presidencia de Diputación. Es más, hasta que no se constituyen los Ayuntamientos no se sabe quién va a ser el candidato. Estas dos últimas circunstancias, al menos para mí, no son cuestiones menores y creo que para los partidos tampoco debería de serlo.

Les pongo un último ejemplo de esa incoherencia, aunque hay más: he visto con más frecuencia de la que quisiera inversiones de la Diputación en municipios grandes de nuestra provincia que, si se las dijera (no lo digo para no molestar a esos municipios), se sorprenderían y estoy seguro que, como a mí me ocurre, también se enfadarían al comprobar el destino de esa inversión y en qué se gasta el dinero de los contribuyentes una Administración a la que se le supone y sobre la que la Ley le dice que preferentemente deben atender las necesidades básicas y sociales en los municipios pequeños (menos de 20.000 habitantes).
Creo que las Diputaciones deben de estar gestionadas, al menos en una mayoría, por representantes de los pueblos en los que tienen realizar sus tareas, o sea, los menores de 20.000 habitantes
Como les decía al principio, las Diputaciones las veo necesarias, pero, como dice la Ley, para aquellos municipios pequeños en los que la economía de escala es fundamental para poder prestar los servicios básicos y para aquellas inversiones que sin la Diputación serían inasumibles económicamente por los exiguos presupuestos de esos Ayuntamientos. Por ello creo que las Diputaciones deben de estar gestionadas, al menos en una mayoría, por representantes de los pueblos en los que tienen realizar sus tareas. Lo que requeriría una elección directa, donde se puedan ver las caras de los aspirantes a diputados antes de votar y los programas que los distintos partidos políticos tengan para la provincia.

Esto sería muy fácil de hacer solamente colocando una urna más en las mesas electorales de las elecciones municipales. Así que no se incrementarían los gastos electorales y la Diputación dejaría de ser el segundo plato y el empleador de lo que sobra en los Ayuntamientos, respetando aquellas honrosas excepciones que siempre pueda haber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario