Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

A Gabriel Amat se le acaban años de incertidumbres judiciales


Juan Torrijos
Periodista

➤¿Le daremos al cierre de la causa tanto papel impreso como se le ha ido dando a lo largo de estos años, más de un lustro, a las denuncias que se iban uniendo a la causa contra Gabriel Amat? Es el drama del político ante la justicia, que se tardan años en la investigación, que mientras la misma está en marcha se es culpable de hasta la muerte de Manolete, y que cuando llega la sentencia, si es favorable al acusado, como es este caso, un día en los medios y a perseguir a otro.

Gabriel Amat (Loa)

En estos más de cinco años he debido dedicar más de uno y de dos comentarios en este Paseo a las denuncias contra Gabriel, y sobre su absolución con el que están leyendo quiero zanjar la cuestión de su inocencia, según la jueza que ha llevado últimamente el caso. Y no parece de justicia. ¿Quién le quita a la familia de Gabriel todos los comentarios que hemos hecho sobre él? ¿Quién compensa a su esposa de haber soportado con estoicismo las noticias que de su marido se han vertido durante estos años en radio, prensa y televisión, de ver su cara arrugada ante unos medios que no le ha dado tregua? ¿Qué va a hacer el PSOE, ellos se personaron en las causas y denunciaron, es de imaginar que por lo menos se disculparán? ¿O no?
No eran pocos en el PP los que esperaban la caída de Gabriel Amat en las manos de la justicia
Ahora nos esconderemos en que la justicia ha hablado y que acatamos lo por ella dicho. Y está bien que así hagamos, pero me parece que poco es ante el drama que se ha vivido por parte de una familia, de la que los medios hemos tenido alguna culpa. No toda, cierto es, pero quizás hemos dado demasiado pábulo a las denuncias presentadas. Y con nosotros, los medios, la justicia, que ha tardado años y años, que ha visto como pasaba un juez y otro y otro sin darle una solución definitiva a la investigación. Hora era que así fuera, y por ello nos alegramos. Y por la tranquilidad que la misma supone para una familia social y política.

No eran pocos en el PP los que esperaban la caída de Gabriel Amat en las manos de la justicia. Enhorabuena, señor Amat. La justicia lo pone en su sitio y canta su inocencia, y no podemos por menos que alegrarnos de que la tranquilidad llegue a su entorno más íntimo y cercano. Es de imaginar, supone uno, que la sentencia estaba dictada por la jueza antes de las municipales, y la pregunta se impone ¿por qué no la hizo pública antes? ¿No se atrevió, verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario