Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Las fiestas de Roquetas de Amat

Marcial Vázquez
Teleprensa

Nunca dejará de sorprenderme, aunque debería de estar acostumbrado, el grado de populismo y uso electoral que hace la derecha de la religión y de las fiestas. Porque en estos tiempos de crisis algunos están dispuestos a recortar en servicios sociales, subvenciones, personal, policía, etc. no con el objetivo de ahorrar, sino para poder seguir financiando a los párrocos municipales convertidos en comisarios políticos del PP, y para poder seguir realizando fiestas patronales coronadas por el despilfarro taurino en unas corridas de toros cuya mitad del aforo que consiguen es a través de invitaciones no solamente gratuitas sino en muchas ocasiones forzosas y mediante coacción.

Llega a mis manos el programa de las fiestas de Roquetas de Mar, que realmente tendría que llamarse programa de las fiestas de Roquetas de Amat, porque una vez examinado uno comprueba como de lo que realmente se habla en dicho librito no es de las fiestas -es algo secundario- sino de la grandeza de Gabriel Amat y su equipo de gobierno. Es cierto que en el rosario de salutaciones falta el líder roquetero del PSOE, pero no hay mejor servicio al amigo y socio, que también es alcalde del municipio, que no competir por su cargo para que nadie pueda tener la tentación, en las elecciones, de votar mayoritariamente al partido socialista.

Empieza, así, el amigo Gabriel, y nos dice la primera mentira morfológica:

“Las fiestas tendrán este año el realce que se merecen, a pesar de la difícil situación económica pero que el Ayuntamiento suple con más esfuerzo y más trabajo”, de lo que se deduce: o que Gabriel no conoce, realmente, el significado de “realzar”, o que los operarios municipales han trabajado gratis para preparar la logística de las fiestas. Porque unas fiestas solamente se pueden “realzar” o con más dinero o con la generosidad altruista de los trabajadores pertinentes. Seguimos. Segunda mentira:

“... que podamos disfrutar de los actos lúdicos y religiosos que se celebran del 23 al 26 de Julio”. Una vez más el alcalde virtual muestra un desconocimiento preocupante de su municipio, porque las fiestas duran 11 días, 11, y no 3 como nos dice. Tal vez la tour permanente por todos los pueblos almerienses a costa de Diputación le tenga confundido. Pero Gabriel no se conforma con estos despistes, y nos obsequia con el mayor posible:

“... sabemos que muchas familias atraviesan situaciones difíciles. Creo que estamos viviendo una de las peores épocas de los últimos años”. Y esto ya es intolerable. Ahora resulta que el omnipotente alcalde nos dice que “cree” que es una de las peores épocas, es decir, que no afirma que lo sea, sino que cree, como si pudiese caber la duda ante la realidad que todos estamos padeciendo. ¿Qué significado encierra esto? Que el año pasado, como gobernaba el PSOE, no creía, sino que afirmaba que estábamos peor que nunca. Pero ya este año, con más paro, mayor prima de riesgo, conflictos sociales encendidos, ya “cree” que es de las peores. Y porque le apuran, que si no era capaz de decirnos aquello de “España va bien”. Y como no podía terminar su discurso sin una pizca de humor, como buen andaluz que es, nos dice:

“...trabajo con más ganas e ilusión que el primer día, porque es ahora cuando hay que poner la carne en el asador y trabajar en beneficio de la sociedad en general”. Uno podría pensar que lo de la carne en el asador responde a que redactó la salutación sobre un mantel, y que eso de trabajar en beneficio de la sociedad en general responde a las tradicionales tomaduras de pelo con las que nos obsequia a diario la derecha.

Pasamos página. Y nos encontramos con el concejal de Deportes, el cual no quiere llevarle la contraria a su alcalde, y también nos obsequia con perlas intelectuales. Nos habla de la imaginación, algo que se debe aplicar a él mismo cuando nos cuenta lo siguiente:

“... nuestro párroco Ramón, que consigue que cada domingo la Iglesia del Puerto se llene de feligreses, y que los niños y más jóvenes estén cada día más cerca de ella”. Yo me pregunto, si Juan Rubí cumple dominicalmente con el mandato del Señor, ¿tanta es su devoción que realiza en su mente el milagro de los peces y los panes y multiplica y rejuvenece a las pocas filas que medio ocupan el recinto eclesial? Después de esto, eso sí, se entiende cuando más abajo nos habla de la recuperación del castillo de Santa Ana, cuando todo aquel que se ha molestado en consultar sus planos originales ha comprobado que no tiene nada que ver el castillo de ahora con el castillo que había.

Y ya, después de estos entremeses, viene el plato principal: el pregonero. Y no, no es Javier Arenas, que ya no necesitará pasear por Roquetas porque desde Madrid se vive mejor. La pregonera es Eloísa Cabrera, una elección claramente política, partidista, sectaria, de una mujer que nunca ha tenido vinculación alguna con el Puerto de Roquetas. Y como Eloísa no es muy original porque siempre se refugia en lugares comunes, empieza la salutación a lo Fátima Báñez:

“… tenemos que buscar soluciones a esta crisis económica y de valores, y queremos solicitar la intersección de Santa Ana y la Virgen del Carmen… para salir lo más antes posible de este momento”. Claro que sí, y te falta decir ¡porque siempre echa un capote!, aunque la expresión “lo más antes” es gramaticalmente incorrecta porque no existe “más antes”. Y como además de no ser original has llegado a donde estás no a base de capacidad sino de peloteo, menuda oda que le haces a Gabriel:

“... con la dirección de nuestro apreciado Alcalde nos hace, una legislatura más, ver y mirar la buena gestión en el servicio público a nuestros ciudadanos porque es lo único que sabemos hacer”. Algo, también, incorrecto, porque en tu caso sabes también hacer dos cosas más: mentir y faltar a tu palabra. Primero porque aseguraste que los gastos taurinos denunciados por IU eran falsos, y que en el caso de que superaran los 300 mil euros presentarías tu dimisión. Que yo sepa, aún no has dimitido. Y que yo sepa, 357 mil euros son una cifra mayor a 300 mil euros. Eres tan soberbia que tú misma te haces trampas porque sabes que siempre vas a ganar. Desprestigio, eso sí. Y ya, para rematar el misticismo del que haces gala, lo siguiente:

“... si, salud y trabajo, porque son ambos pilares necesarios para seguir viviendo como Dios quiere…”. Algo preocupante para tantos píos miembros del PP, como tú, que contradecís este mandato divino, porque ni le dais trabajo a millones de españoles, ni habéis respetado la garantía pública, universal y gratuita, para con su salud.

De la salutación del párroco, mejor no hacer comentarios. Cuanto más conozco a los curas, más me alejo de la Iglesia, pero más cerca estoy de Dios. Y de aquí al final del programa de las fiestas, cinco fotos donde retratan al alcalde y a la corporación municipal. No hay que gritar ¡Viva Roquetas de Mar!, sino ¡Viva Roquetas de Amat!

No hay comentarios:

Publicar un comentario