Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La nueva Ley de Costas: acientífica, ideológica y arbitraria

Enrique Ruiz Guerrero
Abogado
Responsable del Área de Medio Ambiente de IU-Almería

El Gobierno del PP ha vuelto a lapidar los avances ambientales que se habían producido en nuestro país, desprotegiendo el litoral y favoreciendo los interés privados sobre el uso general de toda la ciudadanía. El gobierno ha introducido cambios normativos para favorecer la seguridad jurídica y flexibilidad solo para favorecer a los especuladores e interés privados sobre uno de los elementos mas preciados en nuestro país, nuestras costas. Así se demuestra en el Consejo de Ministros que aprobó el Anteproyecto de Ley de Costas que modifica el actual texto de 1988 para adaptarlo a las nuevas circunstancias. Ni los mas escépticiscos imaginaban que este viernes 13 seria el día con más mala suerte para las costas del Estado español por suponer una vía para su completa depredación.

Así ha quedado de playa de Costacabana
La Ley de Costas de 1988 supuso un avance sin precedentes en la legislación ambiental y protección del dominio publico marítimo terrestre. Esta ley persigue el interés general donde el uso y propiedad de las costa estaba por encima de cualquier interés privado, estableciendo objetivos de ordenación del territorio para evitar apantallamientos y garantizar la preservación de los valores naturales de nuestra costa. Esta ley recoge el espíritu del art. 45 de la CE que establece que todos tienen derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuada para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo y los poderes públicos velaran por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el medio ambiente. Por ultimo, resaltar que la Ley de Costas cambió la función social de la propiedad, decretando la nulidad de asientos de propiedad privada del registro de la propiedad para incorporarlos al dominio publico marítimo terrestre.

A pesar de la ambiciones de la ley de Costas , nuestro litoral ha sufrido un deterioro irreversible con hoteles ilegales como el Hotel Algarrobico y urbanizaciones en primera linea de playa como Playas Macenas. Aunque se hayan producido estos episodios oscuros, donde se podría considerar un fracaso en la aplicación de la Ley de Costas, sigo defenfiendo que todavía es un instrumento fundamental para garantizar una adecuada conservación y gestión de nuestro litoral. La reforma de la ley de Costas cambia totalmente el concepto de dominio público marítimo terrestre llevándonos hacia la senda de la privatización encubierta. La principal medida que contiene este documento es la de ampliar las concesiones en otros 75 años, además de los 30 ya concedidos, y permitir la compra-venta, lo que equivale a tener en propiedad un espacio público prácticamente de por vida. Esto supondría una privatización encubierta de la costa y el sacrificio del Dominio Público Marítimo Terrestre a la especulación urbanística y a los intereses privados.

Entre otras medidas se reduce la protección en la singularidad natural de la costa, al no considerar como dominio público las dunas, formaciones arenosas y aprovechamientos de uso humanos que hayan quedados integrados de forma natural en el litoral. Esto supondrá no poder proteger lugares singulares como Los Bajos de Roquetas, San Juan de Terrenos  Ensena de San Miguel donde las antiguas explotaciones salineras han quedado integradas de forma natural en nuestras costas. Se introducen otras propuestas como aumentar la "flexibilidad" en las playas urbanas, no traerá sino nefastas consecuencias para el equilibrio de la franja litoral así como un efecto negativo sobre los usuarios de las playas. La gestión del litoral no puede ir enfocada a si son playas urbanas o naturales, sino que se debe estudiar caso por caso en función de la singularidad de la zona y de las presiones a las que estén sometidas.

En relación a los chiringuitos, soy el primero que defiende su singularidad y su aportación al turismo almeriense pero su ubicación se debe adaptar a las necesidades del uso general de las playas, oferta turística y conservación del medio ambiente.

Todavía me sorprende mas que el PP aproveche el informe AKOUEN para introducir esta reforma alegando motivos de seguridad jurídica, sin reconocer que el principal problema que ha originado toda esta situación ha sido el urbanismo depredador e insostenible en nuestro litoral en municipios como Roquetas de Mar. El citado informe es contundente con el urbanismo salvaje desarrollado en el Estado español y ninguna administración lo ha tomado en consideración en sus políticas urbanísticas.

Por lo tanto, debemos rechazar este proyecto de Ley de Costas y avanzar en modelos de gestión integral del litoral donde sea compatible la conservación de los valores naturales, aprovechamiento publico del litoral y una promoción económica que oferte un turismo de calidad y con empleo estable.

En definitiva que esta nueva de ley de costas es totalmente acientificada ( alejada de la realidad empírica), ideológica (rompe con el valor comunitario del litoral) y arbitraria .

1 comentario:

  1. Hola Enrique, vivo en Costacabana y es una indignación ver como todos los veranos, a vísperas de San Juan, echan arena de obra (se podría decir así) para lavarle la cara durante dos días y conformarnos para la noche de San Juan.
    Parece que la persona que decide echar arena no entiende como es el viento de Almería ni que poco a poco el agua está llegando al paseo marítimo.
    Sin ir más lejos, el invierno pasado una ducha quedó descolgada por el boquete que pegó la mar debajo de dicha ducha.

    En fin, todos los años el mismo gasto de dinero, en camiones, en arena, en personal... para que a la semana siguiente ya no sirva de nada.

    Este verano hemos hecho una "escalera" para poder bajar a la playa con una roca, porque es inhumano que una playa tan próxima a otra muy turística (Zapillo) esté en tal estado.

    Un saludo, y creo que hablo por todos los habitantes de Costacabana.

    ResponderEliminar