Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Jacinto Soriano revisa el papel de los intelectuales para construir un relato sin sectarismos desde 1936


Antonio Torres
Director de Canal Sur Radio y Televisión

El Diccionario de la España Franquista (1936-1975), de Jacinto Soriano, hijo de Uleila del Campo, intelectual y profesor de las universidades de París-Sorbonne y de Reims Champagne-Ardenne, se presentará en la biblioteca Francisco Villaespesa el próximo 4 de octubre con la presentación del catedrático Fernando García Lara.

Jacinto Soriano

Este libro de consulta se presentó en Francia, en su multiplicidad temática y en su diversidad de perspectivas, trata de recoger el estado actual de la investigación histórica sobre el Franquismo (1936-1975). Soriano quiere acabar con el sectarismo a ambos lados de la orilla para poder construir un relato de nuestro pasado coherente. Pretende contribuir a la revisión actual de la perspectiva histórica sobre esta etapa de la historia contemporánea de España. Revisión que tiene como objetivo romper el estratégico olvido con que se realizó la Transición a la democracia (1975-1978).

Son protagonistas almerienses del impagable trabajo los artistas Perceval y Pedro Gilabert, personaje que será objeto de un homenaje póstumo en los próximos días en Arboleas; el fotógrafo Carlos Pérez Siquier, los pintores Pedro Soler Valero y Ginés Cervantes, amigos personales del autor y los poetas Julio Alfredo y Domingo Nicolás, entre otros. Tiene un reconocimiento especial, el exiliado Agustín Gómez Arcos (Enix, 1933-París, 1998), dramaturgo, autor de Un pájaro quemado vivo y un personaje cuya obra es de lectura obligatoria en los liceos franceses.

Jacinto Soriano Sánchez (Uleila del Campo, 1939), hijo de “maestro nacional, procedente de La Cañada de San urbano, ejerció de maestro de escuela en Níjar durante el periodo 1962-64. Pidió la excedencia para acudir a la vendimia francesa y con pequeños ahorros se instaló en París haciendo de todo. Desde fregar platos a pintor. Llegó para una pequeña experiencia y se quedó durante más de medio siglo. Ya jubilado pasa medio año en Francia, donde reside su hija, abogada y todos los veranos en su Uleila natal, compartiendo experiencias con su amigo pintor, Pedro Soler, al que acompañó en Sorbas a la presentación de la revista El Afa. Sigue escribiendo y ofreciendo conferencias. Participó en el Mayo francés, en la ocupación del Teatro Nacional Odeón. El director del Instituto Español de Cultura, Manuel Sito Alba, personaje protegido por José María Pemán, lo fichó para el Liceo Español de París. Colaboró con la actriz Josita Hernán, protagonista en varias obras de García Lorca y de la exitosa película de 1939 La tonta del bote y con María Casares que triunfó en el exilio, donde residió desde su juventud, a raíz del exilio de su padre, Santiago Casares, que había sido ministro y jefe de Gobierno de la República, bajo la presidencia de Azaña.

Soriano se licenció y doctoró con una tesis sobre el teatro de Alfonso Sastre en la Sorbona. Acabó de catedrático de Civilización Ibérica. Jacinto es un hombre sabio, pegado a su tierra. En 1984, el entonces director de la Universidad Menéndez Pelayo, el catedrático Santiago Roldán. le ayudó para hacer posible en Uleila del Campo un encuentro internacional de intelectuales como el poeta cubano Severo Sarduy, Antonio Saura, el cineasta chileno Raúl Ruiz, el escultor Grau Garriga, Alain Cuni, Francisco Umbral, entre otros grandes que dejaron su impronta en Almería. Colaboró la Diputación de Almería por el compromiso del entonces presidente Antonio Maresca y el actual ministro de Cultura y Deporte José Guirao Cabrera. Soriano siguió colaborando con el sustituto de Roldán, Raúl Morodo, exembajador ante la UNESCO.

Soriano es autor de decenas de trabajos relacionados con el teatro y análisis sobre Valle Inclán y García Lorca, entre otros. Ha trabajado sobre los poemas de Alberti. En colaboración con Jean-Paul Duviols, publicó un detallado estudio sobre el panorama cultural de Francia (2004). El almeriense es una persona comprometida y muy reconocida en Francia. Su diccionario, confiesa, es la revancha de un descubrimiento.