Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

El médico almeriense que se niega a operar


Juan Torrijos
Periodista

⏩La historia corre por las salas de los hospitales almerienses de boca en boca, llevada por un personal sanitario que no sale de su asombro. Confirmar nombre de galeno y hospital donde ha ocurrido no se ha podido hacer hasta ahora. Ha podido ser en Torrecárdenas, Poniente o Inmaculada, pero el silencio se ha hecho presente entre los altos cargos del SAS en Almería. Si no les contamos lo ocurrido, tal y como nos ha llegado a nosotros, podrían pensar que el médico en cuestión es un pasota y que se “chotea” de los enfermos.

El médico desistió ante la falta de experiencia de las enfermeras (Loa)

No es ese el argumento que ofreció el propio cirujano a los enfermos que tenía que operar, alguno incluso ya preparado en su camilla para entrar en quirófano. Cuentan que el médico reunió a los que esperaban ser operados y les dijo: Lo siento mucho pero no les voy a operar. Han puesto en el servicio de quirófano enfermeras nuevas que no han estado nunca, que no saben dónde está el instrumental y demás necesidades, por lo que ante lo pueda ocurrir, y al no fiarme, me van a permitir que les diga que no les voy a operar, el servicio del hospital les avisará para ser operados otro día.
Si las enfermeras eran nuevas en quirófano, si no sabían dónde estaba el instrumental, es de lógica pensar que el cirujano no se atreviera con ese personal contratado a iniciar las operaciones
Es posible que haya cambiado alguna expresión, que no sea literal a lo que manifestó el médico en aquella reunión con los operables, pero recoge el espíritu de lo ocurrido. ¿Estaba defendiendo el médico un mejor servicio a los enfermos? Algunos pensamos que así es. Si las enfermeras eran nuevas en quirófano, si no sabían dónde estaba el instrumental, es de lógica pensar que el cirujano no se atreviera con ese personal contratado a iniciar las operaciones. A las enfermeras no las podemos acusar de ser culpables de las anulaciones de las operaciones. Si las mandaron a quirófano, ellas aceptaron el trabajo y el puesto. Si te niegas puedes tener problemas en la bolsa de trabajo. Si a estos cuatro ciudadanos almerienses que no fueron operados les surge algún inconveniente, ¿a quién tendrían que denunciar las familias?

¿Quién contrata y selecciona el personal en nuestros hospitales, quién puso a unas enfermeras en un servicio de cirugía sin la preparación y el conocimiento necesario? Conociendo la historia con sus pormenores, no tenemos más remedio que dar la razón al médico que dijo “no les puedo operar, no tengo el personal de apoyo necesario y preparado”. ¿Y los señores del SAS, qué? Eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario