Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Andalucía necesita un profundo cambio

Elisabet Balaguer
Candidata de UPyD al Parlamento de Andalucía

Se celebra mañana el día de Andalucía mientras se ataca a UPyD desde las filas andalucistas, representantes de ese nacionalismo acomplejado que pretende equipararse al PNV o a CiU, ese nacionalismo excluyente y acaparador causante de gran parte de los males que aquejan a España, diciendo que queremos eliminar la autonomía de Andalucía.

Hagamos un somero balance de los más de 30 años de autonomía andaluza y veamos si se ha conseguido lo que se pretendía. Después de 30 años de autogobierno Andalucía soporta una tasa de paro del 31,23%; más del 50% de los jóvenes no pueden encontrar empleo, los más preparados tienen que emigrar no sólo a otras comunidades sino a otros países (incluso, desde la Junta, se les invita a emigrar). En Andalucía tenemos dos administraciones paralelas que, costando el doble, sirven como sólo una, como consecuencia de aprobar una normativa disparatada como la ley 1/2011 de la función pública, por la que se crea de facto una administración paralela que escapa al control riguroso de la Administración Pública y que soporta nada menos que a 26.000 empleados, controlando el 70% del presupuesto, a través de un entramado de entes y fundaciones dependientes de la Junta. Andalucía es noticia porque tiene una administración A y otra B en la que los partidos llevan colocando 30 años a familiares y amigos. El escándalo de los ERE fraudulentos es el perfecto colofón al balance de una administración autonómica caracterizada por el despilfarro, la ineficiencia y las prácticas abusivas. Con una falta de transparencia con ejemplos paradigmáticos como que el Parlamento andaluz haya rechazado las 24 solicitudes de creación de comisiones de investigación planteadas por los grupos de la oposición durante la presente legislatura.

Con este estado de cosas, desde el andalucismo oficial se nos tacha de “antiandalucistas”. Pues bien, desde UPyD proponemos la unión, la solidaridad entre territorios, y la igualdad de oportunidades para tener una Andalucía mejor.

Queremos un modelo de Estado federal cooperativo, donde una amplia descentralización igualitaria se integre en un Estado unitario fuerte. Un modelo que compagina la gestión descentralizada de ciertas competencias y el respeto a la riqueza de cada autonomía mientras que erradica el juego de las concesiones a costa del interés general y del chantaje permanente. Ése es el propósito del federalismo cooperativo, que el Estado tenga la autoridad y los recursos suficientes para reequilibrar hacia la igualdad el grado de desarrollo de las partes que lo componen, sin perjuicio de que esas mismas partes tengan recursos propios suficientes para las políticas que más les convengan, se trate de proteger el paisaje y la cultura autóctona o de potenciar la industria regional de alta tecnología.

Pero, mientras se llega a ese marco general de convivencia, Andalucía tiene problemas acuciantes que ha de atajar. Hay que realizar una reestructuración profunda de la Administración andaluza, empezando por la derogación de la Ley 1/2011 de Reordenación del Sector Público y continuando con la eliminación de organismos superfluos como las diputaciones, la fusión de ayuntamientos, la limitación de cargos públicos de carácter político, la supresión de agencias, empresas y fundaciones públicas innecesarias y de todas aquellas estructuras que no sirven para ofrecer un mejor servicio a los ciudadanos sino para crear redes clientelares que lastran el sector público andaluz.

Por todo ello, UPyD puede presumir con total claridad de ser el único partido que expone el mismo mensaje y tiene los mismos objetivos en cualquier punto de España.

UPyD abordará un plan decidido, valiente y profundo que permita situar a la Administración andaluza en los máximos estándares europeos de transparencia, como única forma de erradicar la corrupción política y la actual falta de seguridad jurídica que perjudica nuestra economía y sus posibilidades de desarrollo.

UPyD no va a pedir mayores cotas de autogobierno para Andalucía. Porque no es eso lo que se necesita para sacar a nuestra Comunidad del inmovilismo y la pasividad en que lleva tanto tiempo inmersa. Ni siquiera la alternancia es la solución al problema. En Andalucía lo que en realidad necesitamos es un profundo cambio del modelo territorial y de la Administración, y para ello proponemos medidas legislativas concretas y candidatos que llegan a las instituciones libres de polvo y paja, algo tan urgente como necesario.

2 comentarios:

  1. Un estado federal cooperativo. Menuda tontería. Esto es para mear y no echar gota. Vamos a ver que os inventáis, un estado confederal participativo ácrata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es ninguna tontería, Alemania sin ir mas lejos tiene un estado federal cooperativo y les va muy muy bien. Lo que no puede continuar es el fracaso de estado autonómico que tenemos, es inviable y lo único que produce es corrupción y desigualdades

      Eliminar