Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Los logros sociales del coronavirus


Moisés S. Palmero Aranda
Educador ambiental y escritor

⏩⏩⏩ El cine y la literatura, además de entretener, nos ayudan a comprender el mundo. Todo lo que sucede ya ha sido contado de alguna u otra manera. Así que el argumento de un virus que amenaza la humanidad ya lo hemos vivido. De hecho, desde que saltó la amenaza del coronavirus, La Peste, de Albert Camus, se ha disparado en ventas.


A lo largo de la historia de la humanidad hemos padecido diferentes epidemias que han diezmado la población. La gripe española, la viruela y la peste mataron en Europa millones de personas. Eran otros tiempos, había poco conocimiento, poca ciencia y mucha insalubridad y miedo a los castigos divinos. Pero, recurriendo al refranero, no hay mal que cien años dure, ni mal que por bien no venga.
Fue tanta gente la que murió tras la peste, 75 millones de personas en el mundo, que faltaba mano de obra y, por  tanto, los salarios de los trabajadores subieron
Tras esas epidemias aprendimos mucho sobre cómo prevenir las enfermedades y, ante las nuevas condiciones planteadas, se reestructuraron las sociedades de la época. Fue tanta gente la que murió tras la peste, 75 millones de personas en el mundo, que faltaba mano de obra y, por  tanto, los salarios de los trabajadores subieron, igual que los alquileres de tierras bajaron porque los latifundistas no encontraban a nadie a quien alquilárselas. Los historiadores se atreven a decir que un nuevo mundo nació de la enfermedad.

En ese sentido, el de una nueva sociedad reconstruida tras la catástrofe, ha venido a mi memoria una película española de 2013, Los últimos días, dirigida por los hermanos Pastor.  Su argumento se basa en un virus que sin saber cómo surge e impide a la gente salir a las calles, por lo que quedan confinados en cualquier espacio que no esté al aire libre. Historias apocalípticas hemos visto muchas. En algunas el origen de la amenaza desaparece, dejándonos un aviso de lo que podría ocurrir; en otras, los humanos terminan reinventándose y adaptándose a las nuevas condiciones.
Aún no sabemos si el coronavirus será aviso o pandemia, pero lo que sí nos está dejando es una gran cantidad de evidencias de que otra sociedad es posible
Aún no sabemos si el coronavirus será aviso o pandemia, pero lo que sí nos está dejando es una gran cantidad de evidencias de que otra sociedad es posible. Es más, las teorías conspirativas lo ponen sobre la mesa. Parece todo programado para reestructurar el equilibrio económico mundial. No me gustaría que me entendieran mal y que me acusasen de frivolizar, pero este virus nos está dando que pensar.

Partimos de un virus, dicho por los científicos, poco peligroso, con una tasa baja de propagación comparado con otras gripes más agresivas. A pesar de que cada día nos detallan las muertes que se han producido y los contagiados, siguen siendo cifras ridículas si las comparamos con la población mundial.
Algunas empresas se están planteando el teletrabajo, con el consiguiente beneficio que habrá para conciliar la vida familiar y para reducir la contaminación
A pesar de su baja incidencia, nos ha dejado grandes logros sociales. Algunas empresas se están planteando el teletrabajo, con el consiguiente beneficio que habrá para conciliar la vida familiar y para reducir la contaminación. En ese sentido, con el cierre de las fábricas en China, se han reducido un 25 % los niveles de gases de efecto invernadero, evitando, a pesar de que Ayuso diga que la contaminación no mata a nadie,  la muerte de 3.500 chinos al mes.  Quizás para luchar contra el Cambio Climático habría que inventar al menos una cuarentena al año. E insisto, no es mi intención frivolizar.

Esos encierros forzosos, cada uno los habrá vivido a su manera, pero en muchos de los casos habrán conseguido tener tiempo para sí mismo, para su familia. Habrán vuelto a jugar a las cartas, al ajedrez, a leer, a hacer el amor en vez de estar corriendo de un lado para otro para llegar al puesto de trabajo, para mantener el engranaje del sistema productivo que nos desgasta como individuos y nos está llevando a la extinción. Además, sin perjuicio a sus derechos labores.

Está evitando que viajemos a ver partidos de fútbol a otros países, que se disputan porque el público ya no es fundamental para el negocio. Pierde emoción, pero no rentabilidad. Se han suspendido grandes ferias económicas, la celebración de maratones, pero no impide que los celebremos aquí, que podamos seguir reuniéndonos para celebrar las fiestas si el número de turistas no nos amenaza.

No sé qué pensarán ustedes, pero este coronavirus nos está marcando el camino para volver a dar un pasito atrás, para repensar y reconstruir nuestra sociedad. Nos invita a consumir y a gastar menos, a tener tiempo para nosotros, a recuperar nuestras tradiciones y disfrutar en nuestra tierra, con los nuestros, sin vender nuestras tradiciones al turismo. Y además protege a la infancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario