Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Pescadería-La Chanca y la prensa local

José Campoy Lozano
Presidente Chanpe AMH

Cada Asociación o proyecto colectivo tiene que adaptarse a su entorno, y encuadrarse en un todo. En este caso el todo es la ciudad de Almería, y nuestra parte el espacio o barrio de Pescadería La Chanca. Se puede desarrollar la vida cotidiana en la ciudad sin conocerlo o visitarlo. Pero entonces la pregunta es: ¿estamos conociendo la ciudad, su origen, su historia, las huellas que el paso de civilizaciones han dejado en él? ¿Y su actualidad, su particular topografía, el de la población y diversidad cultural que lo habita y puebla sus calles?
No se conoce Almería sin saber del pasado de Al-Haud, tan ligado a la antigua Almedina y al levantamiento de sus murallas que lo protegían de invasiones y cruzadas
No se conoce la ciudad sin saber del pasado de Al-Haud, tan ligado a la antigua Almedina y al levantamiento de sus murallas que lo protegían de invasiones y cruzadas. El disfrute actual de las ciudades se ha convertido en un museo abierto a pie de calle, en mostrar aquello que nos diferencia y nos define. Esta es la actividad principal de esta asociación, una actividad definida por propios y extraños como creativa y original, mostrar el barrio tan desconocido aún para almerienses y foráneos.

Pero una cosa lleva a la otra. Con la belleza del paisaje físico y humano hacemos más evidente aquello que hay que mejorar sí o sí: Patrimonio histórico, calles con buen firme, alumbrado y servicios al completo, limpieza urbana y edificación reglada y sostenible, respetuosa con los restos históricos dignos de conservar y con el paisaje.

Esta tarea nos lleva a enfrentarnos con las Administraciones próximas, local y autonómica, que no tienen nunca como objetivo prioritario ayudar a que esto sea una realidad, integrar de forma definitiva un barrio con su entorno, y una vecindad con la que tiene más próxima, el llamado centro histórico. Esto se demuestra en edificios de servicio colectivo que se cierran hasta el abandono, servicios municipales de limpieza y alumbrado que no están al completo instalados, centros educativos o de la tercera edad obsoletos y sin mantenimiento, y una nula promoción de los valores más positivos de la población y el barrio.

Muy al contrario, cuando las autoridades tienen ocasión, sus gestos son más de criminalizar y repetir tópicos y estereotipos de discriminación, y hacerse presentes más bien de forma electoral y en un tono de tutelaje, de superior a inferior que espera al político como un maná cada cuatro años, olvidando sus reivindicaciones justas y eternas.. Esto ha llevado quizás a una apatía en una parte de la población, que no confía o cree muy poco en la efectividad de la petición vecinal.
Es nuestra tarea diaria hacer de intermediarios entre vecinos y responsables políticos, ya sea un concejal o un delegado de Consejería o un Defensor del Pueblo. Y conseguimos menos de lo que deseamos pero algunas peticiones no caen en saco roto
No es lo que ocurre con nuestro colectivo, que recibe de forma pública y privada, desde domicilios y calles, bastantes peticiones que están sin contestar, sin atender y sin atención ni cita. Es nuestra tarea diaria, hacer de intermediarios entre vecinos y responsables, ya sea un concejal o un delegado de Consejería o un Defensor del Pueblo. Y conseguimos menos de lo que deseamos pero algunas peticiones no caen en saco roto. Se van logrando, eso si, a base de insistencia y constancia. Y siempre con un filtro o estudio previo, ya sea en un archivo inédito sobre el barrio, o en una petición más que justa de una familia que paga y sufre los servicios incompletos de la municipalidad.

Pero somos conscientes de que las peticiones y logros hay que sacarlas a la luz, difundirlas en un espacio que interese a la gente afectada, y cada vez más también a observadores de fuera de Almería, que nos encuentras originales y útiles. Por ello es tan importante nuestra prensa local, aquella que convierte el “día de la marmota” en una información que queremos día tras día devorar. Y comentar, e interactuar y estar siempre en espera de la próxima información que nos engancha, y más, cuando es más real.

Animamos por ello a toda la prensa local de Almería a seguir haciendo historia, a mostrar la actualidad de nuestro barrio, a patear sus calles, fotografiar y escuchar a nuestras gentes. Un saludo desde Pescadería la Chanca, la república marinera omeya del siglo X.