Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035

Rocío Carrasco gana la batalla de la opinión pública

Tania Artajo
@opinionalmeria

En la madrugada del 21 al 22 de marzo de 2021, media España enmudeció. Rocío Carrasco, la hija de Rocío Jurado, calificada hasta ese momento como una mala madre, una mala hermana y hasta una mala persona, no solo por ociosos tertulianos de la prensa del corazón, sino también por personas de su propia familia, dio un puñetazo en la mesa o un grito al cielo y salió del silencio en el que se había sumido voluntariamente desde hacía varios años.

Encuesta realizada en la red social Twitter

La docuserie Rocío, contar la verdad para seguir viva acababa de estrenar sus dos primeros episodios en Telecinco, en los que la hija de La Más Grande hablaba sobre su relación y separación de Antonio David Flores, así como de su distanciamiento de la familia materna, incluidos sus dos hijos. España entera se estremeció porque todo lo que nos habían contado hasta entonces era una mentira. Pero no una mentira cualquiera, sino una cruel mentira que desvirtuaba por completo la realidad.

Tras su confesión, lo que aparecía era una mujer maltratada, humillada y vilipendiada que no supo encontrar -o, más bien, no le quisieron dar- la comprensión y el cariño que necesitaba. Quedaba demostrado que no solo era una buena madre, sino que fue capaz de mostrar los límites y las renuncias a los que puede llegar una madre por el amor a sus hijos. El concepto de violencia vicaria pasó, a partir de entonces, del ostracismo a la actualidad.

En este año 2022, Rocío Carrasco ha completado sus vivencias con otra docuserie, En el nombre de Rocío, emitida también en Telecinco, en la que ha explicado las razones que la llevaron a romper el contacto con sus tíos y con el diestro José Ortega Cano, el que fue marido de su madre. En esta segunda docuserie, Rocío ha puesto a su madre y a su padre, Pedro Carrasco, en el lugar que merecían y no en el que algunos los habían colocado torticeramente.

A lo largo de todos estos meses, Rocío Carrasco ha recibido la respuesta malhumorada de todos y cada uno de los que la atacaron anteriormente, especialmente los componentes de la llamada "familia mediática", una familia que tradicionalmente ha hecho de Rocío Jurado y su legado su medio de vida.

Pero ahora ha sido distinto. A los ataques, antes, Rocío Carrasco respondía con el silencio o, en algunos casos, con el amparo judicial; ahora, no se ha callado. Incluso se lo ha advertido a su propia hija: "Mamá ya no se calla". Tras oír esta sentencia, la hija ha dejando de juguetear con las palabras amenazantes, como esas de "Si yo hablara, España hacía ¡pum!".

La joven Rocío Flores sigue aún hoy fiel a sus principios, por lo que respecta a su madre se refiere, pero su vida familiar -la que se labró al margen de la madre- se ha visto inmersa en un mundo tumultuoso. Hasta el punto de que, con Olga Moreno, su madrastra -"mi madre es Olga", llegó a decir-, ni siquiera se cruza palabra. 

La encuesta de Twitter es contundente: la mayoría de la gente cree que Rocío Carrasco no retomará la relación con su hija Rocío 

Han pasado 22 meses desde el estreno de la primera docuserie. ¿Cuál es la opinión, ahora, de la mayoría de la gente respecto a Rocío Carrasco? Es una situación radicalmente opuesta. La gente se ha visto dotada de argumentos y pruebas para forjarse una opinión. Y lo que nos habían contado era todo mentira.

El aprecio, ahora, por Rocío Carrasco se observa no solo en las redes sociales, sino también en sus apariciones públicas en televisión y en el contacto con la gente en la calle. La apertura del museo de su madre en Chipiona ha sido un éxito. Las giras de homenaje a su madre, con Anabel Dueñas, llena los platós.

Como ilustración de este artículo, publicamos la encuesta realizada por nuestro medio en su cuenta de Twitter. Del mismo modo, publicamos los resultados de otra encuesta sobre el posible reencuentro, o no, entre madre e hija. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario