Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Juan Cuadrado, dibujante del Indalo


Antonio Torres
Director de Canal Sur en Almería

➤➤➤El símbolo del Indalo representa a la provincia y en especial a Mojácar. Recientemente ha saltado a la actualidad por el malestar de emprendedores y ciudadanos preocupados por la falta de protección de la singular imagen rupestre que se da en otras partes del mundo. Hay preocupación por la comercialización que se hace desde fuera. El dibujante del Indalo, Juan Cuadrado, estuvo en la cárcel y fue persona clave de la cultura de la posguerra, estrecho colaborador del genio Perceval, quien también tuvo problemas con la censura de los años cuarenta por ser autor de dibujos en su etapa de residencia en Valencia, durante la República.

Juan Cuadrado Ruiz

Luis Fernández Revuelta lleva décadas promoviendo el turismo en distintos foros. Asegura que el símbolo de la provincia es el Indalo, sin duda, y nos ofrece la idea de llevarlo al menos a un rinconcito de las banderas provincial y de Almería capital. El Indalete fue la estrella de los Juegos Mediterráneos Almería 2005. El Indalo es una figura de origen ancestral que se encuentra en la Cueva de los Letreros, situada en la falda del Maimón, en Vélez Blanco. Se trata de una pintura rupestre del Neolítico tardío o Edad del Cobre.
Cuadrado había visto el arte rupestre en las cuevas de Los Letreros de Vélez Blanco y había traído dibujos del Indalo a las continuas reuniones convocadas por Perceval
El Movimiento Indaliano, impulsado por el pintor y escultor Jesús de Perceval, tuvo la genial aportación del pintor y arqueólogo Juan Cuadrado Ruiz (Vera, 1856-1952), miembro de una acomodada familia veratense. Su padre era registrador de la Propiedad. Estudió bachillerato en un colegio jesuita de Valencia, donde se aficionó al dibujo, los toros y al cine. Cuadrado había visto el arte rupestre en las cuevas de Los Letreros de Vélez Blanco y había traído dibujos del Indalo a las continuas reuniones convocadas por Perceval. San Indalecio y la adaptación de los brazos extendidos, sosteniendo un arco iris, es mucho más viejo y se puede encontrar en muchos lugares y en diferentes civilizaciones. Los indalianos tuvieron gran respaldo en Madrid porque reunieron a grandes artístas, a una buena gavilla de triunfadores, apoyados por el mandamás de la prensa franquista, el almeriense de Fiñana, Juan Aparicio, nacido en Guadix porque su padre ejerció de funcionario.

La fama del Indalo está enraizada en Mojácar, gracias a los viajes de los indalianos y a Jesús de Perceval, quien apoyó las campañas, impulsadas por el alcalde Jacinto Alarcón, para la llegada de los primeros turistas a la aislada y abandonada ciudad mojaquera antes de que se inaugurara el Parador de Turismo en 1966. Labor de imagen que proyectó el diplomático que se afincó en Mojácar Rafael Lorente, autor de Thalassa. Memorias de una Almería insólita, libro agotado y del que el hijo del diplomático prepara una reedición. Los hijos de Rafael y Enrique Lorente García-Mauriño, actualmente en Mojácar, consiguieron a finales del pasado siglo que el campeón mundial de ajedrez Anatoli Kárpov acudiera a Mojácar y celebrara una partida con el campeón de Gran Bretaña Michael Adams. Las piezas gigantes de ajedrez, algunas de 2,20, fueron diseñadas por Rafael Lorente hijo con el símbolo del Indalo.
La gran obra de Cuadrado fue el Museo Arqueológico Provincial, del que fue nombrado director en 1933 a instancias del arqueólogo Luis Siret
La gran obra de Cuadrado fue el Museo Arqueológico Provincial, del que fue nombrado director en 1933 a instancias del arqueólogo Luis Siret. Sigue vigente su investigación sobre la ciudad de Baria que yace en Villaricos. Ahí está el ejemplo de la exitosa exposición “Dioses, tumbas y gentes. Baria, ciudad fenicia y romana”, muestra organizada por la consejería de Cultura, con la colaboración de Michelín y el Ayuntamiento de Cuevas de Almanzora en el Museo Arqueológico. Cuadrado fue la primera persona que intervino en el acto de inauguración de Radio Almería, en agosto de 1934. Cuenta con una calle en Almería.

Hay un dato que no aparece en la biografía de Cuadrado y que ofrecemos en primicia. Fue condenado a seis años de cárcel y cumplió ocho meses. Se instruyeron diligencias impulsadas por un grupo de personas, chivatazos de la época, a las que dio forma el 19 de febrero de 1944 el coronel Gobernador Militar de Almería Baltasar Vega Mier. Le condenaron por ser protector de personas de izquierdas y por haber hecho durante la Guerra Civil trabajos de apoyo a Socorro Rojo Internacional y promoción de los dirigentes republicanos Azaña y Martínez Barrios.

La envidia persiguió a un hombre que se limitó a elevar el nivel cultural de la provincia. Una de las personas que declaró contra el director del Museo Arqueológico fue María Punzón Matarín, de 30 años, viuda, natural de Fiñana, excolaboradora de Cuadrado y que vivía en una pensión situada frente a la actual Casa Puga. El historiador Eusebio Rodríguez opina que Cuadrado podría ser el cerebro de los jóvenes condenados a muerte por el proceso de El parte inglés de la BBC. Cuadrado tenía su domicilio en el Paseo de Almería, 73, vecino de Encarnita Magaña (Tabernas, 1921-Tapia del Cementerio de Almería, 1942), única mujer fusilada en este proceso y en la posguerra almeriense. Después del proceso judicial, Cuadrado tuvo la confianza del sistema dictatorial y continuó colaborando con la Alcazaba.