Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

La Semana de Teatro de Los Gallardos


Alonso Guerrero Cabezas
Miembro de la Junta Directiva de FEALTA ( Federación Almeriense de Teatro Aficionado)

➤➤Leyendo un artículo reciente  de Emilio Ruiz publicado en su blog en el que reclama para sí la paternidad y fundación  de la Semana de Teatro de  Los Gallardos  he sentido la necesidad de abundar sobre este asunto y tratar de marcar el encaje temporal y como se fueron gestando los primeros pasos de este certamen.

El germen de la actual Semana de Teatro fue la "Primera Semana de Promoción del Teatro", del año 1978

Coincido casi al cien por cien en la versión que da Emilio. La Semana como tal yo  considero que tiene su primera edición en el invierno de 1978 y se celebra en las antiguas cocheras de Autocares Rodríquez. Hubo antes, años 73 y 74, dos primeras manifestaciones que se celebraron en la Terraza Crespo que fueron más bien jornadas de teatro local, senior e infantil, y se hacían coincidir con las vísperas de las Fiestas  y cuyo formato era muy arriesgado pues estrenar en Julio con el curso acabado en Junio  no dejaba casi tiempo de ensayo al estar el elenco formado en su mayoría por estudiantes.

Fueron ambiciosas esas primeras representaciones montando El Médico a palos de Moliere, obras infantiles de textos clásicos y buen nivel.  El dinamizador de estas iniciativas y director de las obras fue Emilio Ruiz. Este formato tuvo algún aporte  foráneo pues se aprovechaba el difícil montaje escénico y recuerdo  la representación del grupo de Vera de Fernando  Guisado con su El Cianuro ¿sólo o con leche?. Con la perspectiva del tiempo yo creo que estas, llamémosle funciones,  fueron el germen de lo que vino después.

Y después vino a modo de precuela  lo esbozado al principio,  año 78, Semana de Promoción del Teatro. Organizan a nivel Institucional el Ayuntamiento y la Delegación de Cultura del Ministerio, aún no se había celebrado ni el Referendum autonómico. Aquí ya no dirige  Emilio cogiendo el testigo Pedro Ruiz Cabezas que desempeñaría esa función hasta la VII. 

Representación de 'La zapatera prodigiosa'

Buscando formatos se celebra en invierno y bajo techo en el lugar indicado, con el mérito que supone hacer de esa instalación un Teatro.  Los inicios son arrebatadores, nada menos que Bochica, bajo la Dirección de J. A. Barceló con la obra Los Mendigos, grupo  que venía de ganar el año anterior el Premio Nacional de Teatro Aficionado con La Dama del  Olivar. Completan el programa un par de obras locales de los Hermanos Quintero, una jornada de Teatro Infantil y Guiñol, locales , otra jornada de Coros y Danzas de Almería y dos grupos musicales de  folk, Cantares, y folk andino, Quiaqueños.  Se fusionarían poco después formando los míticos Salteños que aún siguen en activo.

Tras un paréntesis se retoma,  ya dando continuidad ordinal, la Segunda Semana de Teatro (año 1982), cuya celebración ya se realiza de forma ininterrumpida hasta la actual de  2018. He de hacer mención especial a la aparición como organizadora de la Asociación Cultural Cadímar que desde esta edición del 82 hasta que  desapareció fue la catalizadora de la Semana y de la totalidad de la actividad cultural del municipio y envidia de toda la provincia por su gestión, actividad y buen hacer, pero esa es otra historia.

Esta segunda edición vuelve a celebrarse en verano y se ubica ya definitivamente en el mes de agosto. En esa época había una tendencia a dar contenidos a ese mes para ambientar el retorno mayoritario de emigrantes habida cuenta que la mayoría se perdía las fiestas patronales de Julio. Incluso hubo varias fiestas del emigrante en agosto pero el intento no cuajó mas allá de dos o tres años. Y se cambia también de lugar de celebración y se utilliza el local  habilitado como Caseta Popular para las Fiestas , lo que era entonces la Terraza de Andrés Navarro, donde se celebran varias ediciones hasta la VI incluida pasando posteriormente  al recinto de  La Almazara donde se celebran otras dos  ediciones y ya posteriormente se ubican en el Cuartel viejo varias ediciones más para mudarse   definitivamente  a su actual ubicación en el Colegio Público.

Y desde entonces se celebran en esas instalaciones, entiendo que hasta que se inaugure el nuevo espacio escénico , circunstancia que parece ya muy próxima pues ya está finalizado y  se han adjudicado las obras de urbanización  del mismo que estaban pendientes para poder ser utilizarlo.

La Semana, como certamen dramatúrgico, entiendo yo que ha tenido tres fases. La primera correspondiente  a las ediciones del 78 ,  82 y 83  era un evento sin definir, fruto de la iniciativa de unos jóvenes interesados en el Teatro y continuadores de una tradición ancestral existente en el pueblo  y  en ella aunque primando el Teatro se  mezclaban otras disciplinas como cine, música, etc.

A partir de  la IV ya  se define un formato concreto que con el soporte fundamental de la obra de teatro local de los mayores  se estructura en una Semana completa con una  jornada de infantil de grupos locales haciendo cantera, la obra de los mayores, una obra siempre de teatro de calle y empiezan  a contratarse un mínimo de dos grupos de fuera que empiezan a aportar representaciones de otro tipo de Teatro, diferente a lo que aportaban los grupos locales.

Esta segunda fase  coincide con la organización a cargo de Cadímar que al disolverse da entrada a una tercera fase  en que la Asociación de mujeres asume la organización  y se forma más de un grupo local fruto de otras iniciativas En esa fase estamos y se caracteriza por obras de varios grupos  pero todos locales y una puesta en escena  mayoritaria de comedias.

En todo caso en las tres etapas hay que elogiar el hecho de que de un pueblo con la población que tiene haya un culto al Teatro sin comparación en localidades similares. Cómo generación tras generación el gusanillo del Teatro va calando en los gallarderos y se retira gente y acude otra en su relevo y surgen grupos nuevos y un año tras otro y van 38 ediciones se ofrece un producto de un género que permanentemente está en crisis  en este país. Tiene mucho mérito, más del que le damos nosotros mismos que ya lo vemos como habitual por la cercanía.

Quizas no seamos conscientes de donde viene la Semana y la potencialidad que tiene a nivel dramatúrgico. Visto desde fuera y aunque se me pueda tachar de parcial, el máximo explendor de este certamen lo alcanza en las  ediciones que organiza Cadímar , el periodo  que va desde el  año 82 al 86.  En ese tiempo es cuando la Semana se consolida, empieza a tener un nombre a nivel provincial, un desierto entonces donde  empezaba lo que hoy son las jornadas de Teatro  El Ejido,  lo que se hacía en la capital  y poco más;  el pueblo la asume como suya y como habitual cada verano.

No somos conscientes que por nuestro pueblo han pasado grupos de la Complutense representando a Cervantes, por aquí ha estado La Traiña en su explendor haciendo  Lorca. Natasa Nicolae vino dos años consecutivos y nos atrevimos a programar “El Manantial de la eterna juventud”, de Francisco Nieva, todavía considerada obra de vanguardia y la disfrutamos en el 84.  Nos atrevimos en su día con “Esperando a Godot”, de Samuel Becket, obra culmen del Teatro del absurdo, año 85, por el Teatro del Camaleón de Madrid.

Aquí se ha hecho Lorca con su Zapatera  Prodigiosa,  Moratín con su El Si de las Niñas. Hemos hecho a Miura, mucho de los Quintero,  a Moliere. En sus inicios antes de su fama mundial nos solia visitar Axioma con sus memorables montajes y un largo etcétera.  A  mi entender  debería recobrarse la senda de aquéllas ediciones de diferentes subgéneros teatrales. Hay material humano para ello, público educado en lo dramático y en esta época muchos más medios de todo tipo para conseguirlo.  Los inicios fueron con escenarios hechos con bidones del alquitrán que nos cedía José Ruiz. De ahí partimos, ese es el mérito

Para  hacer este artículo he manejado documentación, programas y fotografías que me han dado la idea de elaborar algo más completo y  de mejor formato y más extenso en el que aporte información de personajes que han sido claves para que el Teatro en Los Gallardos sea lo que es. No se entenderían las Semanas sin el Cabezas, Paco el Rubio, el Harillo en lo organizativo y búqueda de grupos, el Lanero, Isabel M. Haro y un larguísimo etcétera. Como muestra acompaño gráficamente   esta  reflexión con la foto de una representación de La Zatera Prodigiosa y un cartel de la primera semana. Pero hay más material que disfrutaremos próximamente. Prometido.