Edita: FIDIO (Foro Indalo de Debate, Ideas y Opinión) C. I. F.: G04253035 Presidente del Consejo Editorial: Emilio Ruiz

Seguridad de Presidencia ‘prohíbe’ a Pedro Sánchez veranear en su casa de Mojácar


Emilio Ruiz

➤➤➤Desde el año 2001, cuando decidió comprarse una modesta casita en el pueblo, las vacaciones estivales del matrimonio formado por Pedro Sánchez y Begoña Gómez eran siempre en Mojácar. Ni siquiera la llegada de sus hijas Ainhoa, en 2005, y Carlota, en 2007, alteraron esta tradición familiar, si bien, conforme las niñas iban creciendo, eran cada vez más frecuentes las escapadas de la familia a otros lugares de la costa española e incluso al extranjero. Pero siempre tomando Mojácar como base de vacaciones.

Pedro Sánchez y Begoña Gómez, en el chiringuito Aku Aku, de Mojácar, en 2016

La vivienda del matrimonio Sánchez-Gómez en el pueblo del Indalo es poco pretenciosa, más bien modesta. Se puede decir que es un apartamento. A finales del siglo pasado el emblemático Hotel Mojácar, ubicado en el núcleo urbano del pueblo, cerró sus puertas al público, permaneciendo así varios años. El edificio fue adquirido por una constructora catalana, lo rebautizó como “Victoria Building” y lo convirtió en apartamentos para su venta. A Pedro Sánchez le costó 120.000 euros, más gastos. Durante el día el matrimonio y las niñas solían bajar a la playa, a algún chiringuito, principalmente al “Aku-Aku”, y con la fresca la salida era a alguna terraza del núcleo urbano del pueblo, donde departía unos aperitivos con algunas de las escasas familias mojaqueras con las que ha trabado amistad. Todo muy normal para una familia normal.
Cuando fue elegido, por primera vez, secretario general del PSOE no dejó de venir a Mojácar, pero en los alrededores del edificio ya empezaron a observarse ‘movimientos extraños’ de jóvenes bien vestidos y con gafas de sol
En 2014 la cosa cambió. La familia era una más de las miles que vivían y viven prácticamente en el anonimato en los veranos de Mojácar. Ni siquiera el acta de diputado de Pedro Sánchez hizo perder esa condición. Distinto fue cuando fue elegido, por primera vez, secretario general del PSOE. No dejó de venir a Mojácar, pero en los alrededores del edificio ya empezaron a observarse ‘movimientos extraños’ de jóvenes bien vestidos y con gafas de sol. Eran de los servicios de seguridad del Estado.

Edificio de apartamentos “Victoria Building”, de Mojácar, donde el presidente de Gobierno tiene su casa de verano (Foto: La Opinión de Almería)

Tras perder el anonimato, dos han sido las estancias más ‘sonadas’ de la familia Sánchez en Mojácar. La primera fue en 2014, recién elegido máximo dirigente socialista, cuando se vio a la pareja paseando por las calles del pueblo, acompañada de militantes socialistas. La segunda fue en 2016, tras perder las elecciones. La prensa nacional se preguntaba por su paradero. Fue ‘La Voz de Almería’ y quien esto suscribe quien informó en primicia que esos días Pedro Sánchez no estaba desaparecido, sino que estaba donde suele estar cuando se escapa de Madrid: en Mojácar. Una foto tomada en el “Aku Aku”, amparado tras una gorra, junto a su mujer, fue motivo de portada de todos los medios nacionales.
Pedro Sánchez y su familia ya no son dueños de sus decisiones. Es una de las servidumbres que hay que pagar por tener tan alta responsabilidad
Adiós, “Aku Aku”. En este verano de 2018 Pedro Sánchez ya no es un ciudadano anónimo. Ni un simple diputado. Ni solo el secretario general del  PSOE. Es, también, el presidente del Gobierno del Reino de España. En estas circunstancias, ¿podrá la familia Sánchez-Gómez disfrutar de su tradicional veraneo en Mojácar? ¿Podrá seguir siendo el “Aku Aku” su lugar de esparcimiento veraniego? ¿Seguirá María preparando las paellas que tanto gustan a las niñas? Va a ser que no. Pedro Sánchez y su familia ya no son dueños de sus decisiones. Es una de las servidumbres que hay que pagar por tener tan alta responsabilidad.

En España, la seguridad del presidente del Ejecutivo depende del Departamento de Seguridad de Presidencia del Gobierno, un órgano que se encarga de la seguridad del complejo de La Moncloa y sus edificios e instalaciones, así como de fijar las funciones y actuaciones necesarias para la seguridad del presidente y otras personas e instalaciones que determine el secretario general de la Presidencia del Gobierno, en coordinación con el Ministerio del Interior.​ Este departamento analiza los posibles lugares de vacaciones del presidente y su familia y elabora un informe sobre la idoneidad de esos lugares por motivos de seguridad.
Desde hace unas semanas encima de la mesa del despacho del presidente Sánchez hay un informe que, más que aconsejar, casi prohíbe las vacaciones familiares en su vivienda de Mojácar
Seguridad de Presidencia no elabora todos sus informes necesariamente a petición del presidente, sino que en la mayoría de las ocasiones lo hace de motu proprio, analizando diversos escenarios. Desde hace unas semanas encima de la mesa del despacho del presidente Sánchez hay un informe que, más que aconsejar, casi prohíbe las vacaciones familiares en su vivienda de Mojácar. Para llegar a esa conclusión, miembros del Departamento han rastreado la zona donde se ubica el antiguo “Hotel Mojácar” y han estudiado, uno por uno, todos los inquilinos del edificio. La conclusión es definitiva: la familia Sánchez tendrá que buscarse otro lugar de vacaciones.

Vacaciones sí, vacaciones no. Desde Moncloa no se dan pistas sobre el lugar de vacaciones del presidente del Gobierno y su familia. Se alumbra incluso la posibilidad de que Begoña y las dos niñas pasen juntas las vacaciones mientras Pedro Sánchez se queda en Moncloa haciendo viajes esporádicos para reunirse con ellas. La agenda del presidente es densa incluso en agosto, y los frentes abiertos, muchos. Por otra parte, también se dice en palacio que el presidente no quiere mandar señales alarmistas sobre la situación de España, que no es tan mala, y se tomará unos días de vacaciones, concretamente del 3 al 24 de agosto. Con vacaciones o sin vacaciones, algo parece cierto: el apartamento del edificio “Victoria Building” de Mojácar no será este año la morada veraniega de la familia Sánchez-Gómez.

Las vacaciones de los presidentes

Los servicios de seguridad de Presidencia del Gobierno nunca quieren correr riesgos con las vacaciones del inquilino del Palacio de La Moncloa. Por eso aconsejan a los presidentes que disfruten de sus vacaciones en fincas patrimonio del Estado. Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy pasaron, al menos una parte de las mismas, en un palacio propiedad de Patrimonio Nacional en Ayamonte (Huelva). Doñana es uno de los lugares preferidos de Seguridad.

Las vacaciones del presidente Suárez en Almería

La familia Suárez-Illana era una habitual de la costa almeriense en las vacaciones estivales. Tras su ascenso a la presidencia del Gobierno, Adolfo Suárez no quiso perder esa tradición. El viernes 13 de agosto de 1976, a las dos de la tarde, en un Mystere de Aviación Civil, llegaba al aeropuerto de Almería Adolfo Suárez procedente de Madrid. Le esperaban, además de las autoridades locales con el gobernador Roberto García Calvo al frente, su esposa, Amparo Illana, y unas amigas de la familia: la viuda del exsecretario general del Movimiento Fernando Herrero Tejedor y la esposa de Fernando Alcón, presidente de la Cámara de Comercio de Ávila.

Nada más aterrizar, el presidente, su esposa y las dos amigas subieron a un coche oficial camino del cortijo “Las Norias”, situado en el Cabo de Gata, propiedad de Entursa, la Empresa Nacional de Turismo, donde los Suárez y sus amigos disfrutaban de una vacaciones veraniegas. El resto de la familia ya estaba aquí desde hacía días. Pero éste les esperaba una tarde-noche festiva: su hija Mariam, su ojito derecho, había sido elegida Reina de las Fiestas del Cabo de Gata, y el presidente no quería perderse el acto de coronación. Fue una noche de emoción para la familia Suárez y para todo el Cabo.
Antes de la vuelta a Madrid, el presidente Suárez  tuvo palabras de consuelo para Guillermo Verdejo Vivas, exalcalde de Almería, padre de Francisco Javier Verdejo, muerto por los disparos de un guardia civil al que ‘se le disparó’ el arma cuando el joven reclamaba “Pan, Trabajo y Libertad” 
El jueves 19 de agosto Adolfo Suárez regresó a Madrid, no así su familia, que continuó en Almería disfrutando de las playas del Cabo. Poco antes de la vuelta el presidente tuvo unas palabras de consuelo para Guillermo Verdejo Vivas, exalcalde de Almería, padre de Francisco Javier Verdejo, muerto por los disparos de un guardia civil al que ‘se le disparó’ el arma cuando el joven reclamaba “Pan, Trabajo y Libertad” mediante una pintada en los muros del Balneario de San Miguel, del Zapillo.

Zapatero no llegó a estrenar su chalé de Vera

José Luis Rodríguez Zapatero compró su chalé adosado de la Urbanización “El Mirador de Vera”, en El Playazo, en 2007. Era la época del boom inmobiliario. Le costó 440.000 euros. Tuvo que ayudarse de una hipoteca con el Banco Santander. Estaba –en realidad, está- en una parcela de 320 metros cuadrados y tiene tres dormitorios, zona ajardinada de 177 metros cuadrados, porche cubierto de seis metros cuadrados y una terraza descubierta de 32. No llegó a estrenarlo. Cuatro años después lo vendió por 280.000 euros. Rodríguez Zapatero también fue víctima de la crisis inmobiliaria que él tantas veces negó.

Vivienda de la costa de Vera, adquirida en 2007 y vendida en 2011 por José Luis Rodríguez Zapatero. (Foto: La Opinión de Almería)
La zona del Levante almeriense ha sido desde hace tiempo un refugio de importantes figuras de la política nacional. El excomisario europeo Joaquín Almunia cuenta desde hace muchos años con un chalé adosado en la playa de Vera. El exsecretario de Estado Diego López Garrido también posee una vivienda en la zona. El más habitual de la costa veratense era Manuel Marín, el expresidente del Congreso de los Diputados. Otros vecinos ilustres de la zona veratense son el exministro y exsecretario general de la OTAN Javier Solana y José María Álvarez del Manzano, exalcalde de Madrid.